Verde y Azul

Grafeno, la solución al problema del plástico

Sol Giménez / Foto: Rafa Arjones
  • Applynano, empresa del Parque Científico de la Universidad de Alicante compuesta únicamente por investigadoras, mezcla nanomateriales con plásticos para mejorar su durabilidad y lograr propiedades antirrayado, antibacterianas o conductivas.
  • Trasladar al mercado las valiosas aplicaciones del grafeno es su objetivo: «No se puede eliminar el plástico de forma radical, pero sí podemos alargar su vida y facilitar su reciclaje»

El grafeno es un nanomaterial es capaz, entre otras cosas, de mejorar la durabilidad de otros materiales, y entre sus propiedades están el antirrayado, la conductividad eléctrica, la disipación del calor o ser antibacteriano. Es decir, que está llamado a revolucionar varios sectores industriales, aunque muchas empresas aún no han encontrado la fórmula adecuada para utilizarlo y sacarle su máximo rendimiento.

Aquí es donde entra en juego Applynano. En esta empresa son expertas en el proceso de mezclado del plástico y otros polímeros con la dosis exacta de óxido de grafeno para conseguir la aplicación deseada. Además, van a empezar a producir su propio óxido de grafeno a escala industrial para suministrarlo a sus clientes. De un kilo al mes tienen previsto pasar a 200 kilos al año. Esta producción abaratará su precio, que era otro de los impedimentos para la industria.

grafeno
Adelia López maneja el instrumental para mezclar los nanomateriales con los polímeros. Foto: Pilar Cortés

Todo ello desde su nueva ubicación en una nave del Parque Científico donde ya disponen del espacio y el instrumental necesario para hacerlo. El escribir expertas no ha sido una errata. Las cinco personas que conforman Applynano son mujeres, algo realmente inusual en el mundillo de las empresas de base tecnológica y startups.

Iluminada Rodríguez lleva las riendas de la empresa después de que su director de tesis, el catedrático de Ingeniería Química de la UA Ignacio Martín, le propusiera montarla. De hecho, Martín continúa como socio y asesor científico, puesto que él fue quien fundó la línea de investigación en nanomateriales y polímeros en la Universidad. Junto a Rodríguez trabajan otras tres ingenieras químicas, ella y dos más doctoras, y una química: Noelia Arnáiz, Blanca Calderón, María Dolores Romero y Adelia López.

Es significativo porque de las 22 empresas vinculadas al Parque Científico de la Universidad de Alicante, sólo dos están dirigidas por mujeres. Tampoco el Parque Científico de la Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche está mucho mejor en este sentido: de las 74 empresas vinculadas, el 13% las lideran mujeres y las trabajadoras representan el 36% del total.

En el caso atípico de Applynano no ha sido una situación buscada, asegura Iluminada Rodríguez. «Simplemente eran las que mejor encajaban en los puestos que íbamos creando. Y también han trabajado hombres, pero uno se fue para poder hacer su tesis doctoral y otro estaba ligado a un proyecto de investigación que ya ha finalizado», puntualiza la CEO de la empresa.

«Aparte del mezclado vamos a fabricar hasta 200 kilos al año de nuestro propio óxido de grafeno»

Rodríguez realizó su tesis sobre óxido de grafeno. Junto a Ignacio Martín llevaba años trabajando con nanomateriales de carbono y con polímeros, y en 2015 empezó a funcionar la empresa dentro de la facultad.

«En el mundo de la industria del plástico y del resto de polímeros, los nanomateriales pueden resolver una serie de problemas, pero no se ha implantado su uso porque las empresas no saben muy bien cómo utilizarlo. Las mezclas que hacían no tenían el resultado deseado», explica Rodríguez. De ahí que vieran un nicho de mercado precisamente en lo que ellos sabían hacer tras años de investigación. Es más, durante este tiempo Applynano ha trabajado ayudando a empresas en sus proyectos de I+D de mezclado de polímeros con nanomateriales que mejoren las propiedades de sus productos sin necesidad de modificar su línea de producción.

Ahora, varias de ellas ya tienen prototipos y otras se encuentran en la fase de prueba industrial, por lo que, «si todo sale bien, el grafeno por fin llegará a nuestra sociedad en breve de una manera palpable y real», destaca Rodríguez.

grafeno material del futuro

Los nanomateriales de carbono, como el grafeno, los nanotubos de carbono o el grafito, que son con los que trabajan en Applynano, tienen distintas aplicaciones. En función de lo que busque el cliente, se utilizan unos u otros en distintas proporciones. Algunos clientes buscan una mayor durabilidad en sus materiales, otros evitar el rayado de los recubrimientos.

También puede haber zonas de suelos en determinadas industrias que necesiten conductividad para evitar el peligro de descargas eléctricas. En Applynano han desarrollado una resina con óxido de grafeno que se aplica como recubrimiento. En el caso de los materiales compuestos con fibra de vidrio de carbono que se utilizan en aviones o palas eólicas, con el tiempo pueden aparecer defectos, continúa Rodríguez. «Se fabrican con fibra y resina. Con el tiempo la resina puede agrietarse, pero, si a esa resina le añadimos nanomateriales, además de mejorar la adherencia con la fibra de vidrio, se retrasa el tiempo en el que aparecen las grietas», señala.

«No se puede eliminar el plástico de forma radical, pero sí podemos alargar su vida y facilitar su reciclaje»

En pinturas, la mezcla con óxido de grafeno es capaz de disipar el calor evitando el sobrecalentamiento de los equipos industriales. «Otra línea de trabajo es añadir este nanomaterial para conseguir aumentar las propiedades barrera, es decir, limitar la entrada de agua y humedad hacia el interior de un envase o embalaje», añade. El óxido de grafeno tiene también propiedades antibacterianas que podrían utilizarse, por ejemplo, para fabricar platos de ducha, apunta la CEO de Applynano.

usos del grafeno
Las componentes de Applynano. Foto: Rafa Arjones

Hablamos de plásticos, un material que el mundo se ha propuesto reducir al máximo por los problemas medioambientales de genera y contra el que existe una verdadera cruzada. En este sentido, Iluminada Rodríguez cree que hay que ser realistas. «Los plásticos son buenos para muchas cosas y, si miramos alrededor casi todo está hecho con plástico, no se puede eliminar de manera radical». No obstante, es consciente de que «generan un problema en el medio ambiente. Lo que hay que hacer es un uso más racional con reciclaje y reutilización, pero también sacarles un mayor partido, que duren más. Si conseguimos un material con mayor durabilidad, se consumirá menor cantidad de plástico», defiende.

«Muchas veces el problema es que para hacer una pieza de plástico se utilizan combinaciones de diferentes tipos de plásticos para sumar propiedades de ambos. Esto dificulta su reciclabilidad, por lo que uno de los retos es usar sólo un tipo de plástico y hacerlo igual de resistente, de flexible o la propiedad que se necesite y eso se puede lograr sustituyendo un tipo de plástico por grafeno facilitando así que después se pueda reciclar sin problema», concluye esta ingeniera química.

Your Header Sidebar area is currently empty. Hurry up and add some widgets.