Verde y Azul

Avances en la reducción global de plásticos, pero aún insuficientes

El mundo occidental está realizando progresos en la lucha contra el plástico, pero éstos son lentos e insuficientes. Así lo aseguran la Fundación Ellen MacArthur y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), que han publicado el segundo Informe de Progreso sobre el Compromiso Global de la Nueva Economía del Plástico. El estudio muestra que, si bien se han logrado avances entre 2018 y 2019, se debe hacer mucho más, y a mayor velocidad, para lograr los objetivos de 2025. La gran asignatura pendiente sigue siendo la reducción de los plásticos desechables, recortando su fabricación.

Los autores señalan que los principales avances se han registrado en dos áreas clave: la incorporación de contenido reciclado en los envases de plástico y la eliminación gradual de los elementos más problemáticos, como los envases de PS y PVC, pigmentos de negro de humo indetectables y bolsas de plástico de un solo uso y pajitas.

Sin embargo, la parte negativa es que ha habido un progreso «limitado» en el aumento de la reciclabilidad de los envases de plástico y en la reducción total de envases de un solo uso. El cambio hacia envases reutilizables es insuficiente y los esfuerzos para su eliminación se concentran solo en un conjunto relativamente pequeño de materiales y formatos.

También hay diferencias significativas en la tasa de progreso entre los productores. Mientras que algunos han dado grandes pasos hacia adelante, otros han mostrado poco o ningún progreso con respecto a los objetivos cuantitativos, señala el estudio de la citada fundación y de PNUMA.

La directora de la división de Economía del PNUMA, Ligia Noronha, declaró que el informe «muestra que los gobiernos líderes están tomando medidas«, sobre todo en lo relativo a los problemas más destacados en el campo del plástico, «pero también a través del despliegue de políticas más integrales, combinando la responsabilidad ampliada del productor, incentivos fiscales y políticas de contratación pública». Por ello, Noronha hizo un «llamamiento a todos los gobiernos para que sigan este ejemplo, trabajando en un marco de acción internacional y basándose en la visión de una economía circular para el plástico».

Principales resultados

  • El contenido reciclado en envases de plástico creció un 22% interanual, hasta un 6,2% en promedio para los productos envasados y los productores minoristas.
  • El 31% de los productores de artículos envasados y minoristas, 18 en total, ahora tienen objetivos establecidos para reducir el plástico virgen en los envases o reducir los envases de plástico por completo.
  • Los esfuerzos de eliminación siguen centrados en un conjunto relativamente pequeño de materiales y formatos, y se entregan principalmente mediante la sustitución por otros plásticos o papel, o aligerando (a menudo reduciendo el grosor, por ejemplo), en lugar de reducir la necesidad de envases de un solo uso. en total.
  • Los envases reutilizables aumentaron marginalmente con respecto al año anterior (en 0,1 puntos porcentuales) y se mantienen bajos en 1,9% para los productos envasados y los signatarios minoristas, mientras que hay un aumento adicional en la actividad piloto de reutilización.
  • Se han reportado inversiones sustanciales para lograr los objetivos de 2025, lo que eleva el monto total comprometido públicamente por los signatarios del Compromiso Global a más de USD 10 mil millones.

Sander Defruyt, líder de New Plastics Economy en la Fundación Ellen MacArthur, declaró: “Este informe muestra un progreso alentador hacia la visión de una economía circular para el plástico en algunas áreas, particularmente en el uso de plástico reciclado. Pero, en el futuro, será crucial ver también avances importantes en el replanteamiento de los envases que se comercializan».

El principal reto sigue siendo reducir el plástico presente en las estanterías de los supermercados y en todo tipo de usos cotidianos. Más que reciclar, alerta el informe, es preciso dejar de producir este material. «Hacemos un llamado a la industria para que aumente rápidamente los esfuerzos para reducir los envases de un solo uso y eliminar los tipos de envases que no tienen un camino creíble para hacer que el reciclaje funcione en la práctica y a escala», señaló Defruyt. «Sabemos que la industria no puede realizar el cambio por sí sola y pedimos a los responsables de la formulación de políticas que establezcan las condiciones propicias, los incentivos y el marco internacional para acelerar esta transición”, añadió.

Además, la Fundación Ellen MacArthur y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente han realizado cuatro llamamientos a la acción que son vitales para erradicar la contaminación plástica:

Llamamiento a las empresas para:

  • Tomar medidas audaces sobre los tipos de envases que no son reciclables en la actualidad, ya sea desarrollando y ejecutando una hoja de ruta creíble para hacer que el reciclaje funcione, o innovando de manera decisiva para evitarlos.
  • Establecer objetivos de reducción ambiciosos, reconociendo que la acción voluntaria de la industria por sí sola no puede producir cambios en la escala y al ritmo necesarios,

Llamamiento a los gobiernos para:

  • Establecer políticas y mecanismos, que proporcionen fondos dedicados y estables para la recolección y clasificación, a través de contribuciones justas de la industria, como EPR, sin las cuales es poco probable que el reciclaje se amplíe.
  • Establecer una dirección global y crear un marco de acción internacional, a través de la Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, basándose en la visión de una economía circular para los plásticos.

Joan Lluis Ferrer

Hacer un comentario

Your Header Sidebar area is currently empty. Hurry up and add some widgets.