Verde y Azul

Barcelona, Murcia y Vitoria, ciudades que luchan a favor del clima

Barcelona, Murcia y Vitoria se encuentran entre las 33 ciudades de Europa que más destacan por su lucha contra las emisiones de efecto invernadero, al haber sido incluidas en la lista 2020 CDP Cities A List, que elabora la organización CDP, financiada por la UE y sin ánimo de lucro.

Para figurar en la Lista A de dicha entidad las ciudades deben cumplir varios requisitos, entre ellos: revelar públicamente sus datos y tener un inventario de emisiones de toda la ciudad, haber establecido un objetivo concreto de reducción de emisiones, tener publicado un plan de acción climática, haber completado una evaluación sobre riesgos climáticos y un plan de adaptación para abordar los peligros derivados de la crisis del clima ahora y en el futuro.

En toda Europa, el número de urbes que se van sumado a este exclusivo club a favor del clima no deja de crecer, lo que constituye un indicador positivo. En el año 2015 sólo el 9% de las ciudades europeas de la lista A tenían un objetivo de cero emisiones, mientras que en la lista de 2020 ya son el 42% las que se plantean ese objetivo. Del mismo modo, en 2015 el 60 por ciento de las ciudades europeas de dicha lista no tenían siquiera objetivos de reducción de emisiones, pero ahora todas ellas los tienen.

A pesar de la pandemia del coronavirus, el 39% de las ciudades europeas son nuevas en la Lista A de este año. Dinamarca tiene el número más alto (6), seguido de Suecia (5), Finlandia (4), España y Portugal (3 cada una).

El aumento de la energía renovable es uno de los principales objetivos de este conjunto de urbes y ya tiene 10 ciudades en el viejo continente que trabajan para que su energía sea 100% renovable para el año 2050 e incluso antes. Capitales como Copenhague, Turku y Estocolmo ya han alcanzado el 50% de este objetivo. Barcelona quiere multiplicar por cinco la generación de energía solar local para 2030.

El caso de Barcelona

En Barcelona, la franja costera podría ver un incremento de 30 centímetros en el nivel medio del mar en 2050. Además, en 2018 la capital sufrió 30 días de mucho calor, lo que supone un incremento del 40% sobre la media. Sus dirigentes, sin embargo, están tomando medidas para lidiar con este incremento de olas de calor y de precipitaciones inusuales mediante la construcción de más espacios verdes, instalación de tejados solares y refugios climáticos, así como el incremento en la permeabilidad de la tierra.

Cinco años después de que se firmara el Acuerdo de París, los últimos datos científicos sobre el clima confirman que las emisiones globales deben reducirse a la mitad para el año 2030 y alcanzar el cero neto para 2050, a fin de evitar un cambio climático catastrófico.

Por ello, las ciudades juegan un papel decisivo en la consecución de estos objetivos, dada la elevada concentración de acciones humanas que tienen lugar en estos espacios, especialmente por lo que se refiere a emisiones a la atmósfera. CDP considera vital que se sume el máximo número posible de núcleos urbanos a su lista de ciudades sostenibles para acelerar la recuperación del planeta.

Joan Lluis Ferrer

Hacer un comentario