Verde y Azul

Rechazo ecologista a la reintroducción del pigargo en España

El anuncio de la reintroducción del pigargo europeo en Asturias ha provocado un frontal rechazo del movimiento ecologista. Los conservacionistas consideran que el dinero público debe destinarse a otras especies en peligro de extinción o en situación vulnerable. De ahí que varios grupos hayan reclamado la paralización del proyecto para reintroducir esta ave rapaz de gran tamaño, parecida a un águila, desaparecida en España en el siglo XIX.

“A la luz del gran número de especies asturianas en peligro o vulnerables a la extinción que en su gran mayoría no cuentan con suficiente protección ni disfrutan de inversión alguna de dinero público en medidas de conservación, resulta sorprendente e inesperada la noticia de que se vayan a invertir recursos públicos en la reintroducción del pigargo”, señala la Coordinadora Ecoloxista d’Asturies.

El pigargo euroasiático (Haliaeetus albicilla) es una especie no amenazada y en aumento a lo largo de su enorme área de distribución que se extiende por Europa central y occidental y la mayor parte de Asia. Es un águila de gran tamaño, que se alimenta de peces, aves y mamíferos”, añade la Coordinadora.

Lorena Juste y Ernesto Álvarez con dos pigargos. Foto: María Villoria / La Nueva España

Este colectivo considera que esta especie no debería ser objeto de medidas específicas de conservación, “más cuando el dinero disponible es limitado, y varios cientos de especies están en peligro o vulnerables a la extinción en Asturias, como es el urogallo, la especie ahora más amenazada”.

Quebrantamiento de la legalidad vigente

Los ecologistas consideran que ha habido también un quebrantamiento de la legalidad vigente, ya que el proyecto de reintroducción incumple presuntamente la exigencia legal de participación y audiencia públicas que recoge la ley de 2006 por la que se regulan los derechos de acceso a la información, de participación pública y de acceso a la justicia en materia de medio ambiente.

Este requisito es además expresamente señalado en el artículo 55. ‘Reintroducción de especies silvestres autóctonas extinguidas’, de  la Ley del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, del año 2007.

Dos ejemplares de pigargo. Foto: Europa Press

Estas apreciaciones han llevado a la Coordinadora Ecoloxista d’Asturies a enviar a la Consejería de Medio Rural y Cohesión Territorial del Gobierno de Asturias un escrito con cinco peticiones:

1.La inversión de dinero público en medidas de conservación para todas las especies del ‘Catálogo Regional de Especies Amenazadas’ y el ‘Catálogo Español de Especies Amenazadas’ (en los que, obviamente, no figura el pigargo).

2.La continuación (con vistas a lograr su aprobación final) de la tramitación iniciada en 2017 del nuevo listado y catálogo, con la inclusión de las especies recopiladas y presentadas al Gobierno de Asturias en el marco del periodo de participación pública por la Coordinadora Ecoloxista d’Asturies.

3.La paralización del proyecto de reintroducción del pigargo, redestinando todos los recursos y medios públicos a medidas de conservación de especies asturianas en peligro o vulnerables a la extinción.

4.El cumplimiento de la exigencia legal de participación y audiencia públicas del proyecto para la reintroducción del pigargo.

5.La prohibición de la liberación al medio natural de pigargos y el retorno de los individuos a Noruega.

Objetivo, establecer una población reproductora en España

El ‘Proyecto Pigargo’ ya está en marcha, tras la llegada a Asturias, el pasado lunes, de nueve ejemplares desde Noruega, que ya están en jaulones en las inmediaciones de la localidad de Pimiango, en el municipio de Ribadedeva.

Las aves se aclimatarán al medio para ser posteriormente liberadas. El MITECO monitorizará los movimientos de estas aves gracias a la colocación de emisores GPS, que permitirán obtener información sobre su actividad cuando, aproximadamente en otoño, sean liberadas definitivamente.

La idea es liberar en Asturias hasta veinte ejemplares durante, al menos, los próximos cinco años. El objetivo, que se establezca en el futuro una población reproductora de la especie en España.

Ejemplar de pigargo europeo. Foto: Andreas Weith

El proyecto está impulsado por la entidad conservacionista GREFA y el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO), con la participación de los gobiernos del Principado y Cantabria, así como el Ayuntamiento de Ribadedeva.

Una iniciativa similar a la que ahora comienza en Asturias ha permitido que en Escocia ya vuele un buen número de parejas. Este mismo año, han sido enviados también a Irlanda más de veinte ejemplares.

Grandes expectativas en Noruega con el ‘Proyecto Pigargo’

“Sabemos que las autoridades de Noruega y los expertos de ese país tienen grandes expectativas puestas en el proyecto que ahora se inicia en España”, asegura Ernesto Álvarez, presidente de GREFA.

El pigargo europeo está incluido en el ‘Listado de especies extinguidas en todo el medio natural español’. Es un ave que puede alcanzar una envergadura de hasta 2,5 metros y una longitud de más de 90 centímetros.

Habita humedales diversos, desde orillas rocosas en el mar hasta grandes ríos y marismas. Presenta una dieta también muy amplia, aunque por lo general basada en peces, que atrapa vivos, moribundos o muertos. También consume aves marinas, mamíferos, carroñas y descartes pesqueros.

Se localiza en gran parte de Europa y el norte de Asia, alcanzando también por el oeste Islandia y Groenlandia. En las últimas décadas, la especie se encuentra en paulatino aumento y expansión en el oeste de Europa.

Los últimos registros de avistamientos en España se situaban hasta hace poco entre finales del siglo XIX y mediados del XX, aunque en este siglo ha habido tres citas homologadas, todas ellas de ejemplares inmaduros, en Mallorca, Cantabria y Navarra.

Información sobre el pigargo europeo: https://seo.org/ave/pigargo-europeo/

Te puede interesar: El gran pigargo europeo volverá a volar en España

 

Ramón Díaz

Ramón Díaz Alonso (Llanes, Asturias; 1962). Trabaja desde 1990 en La Nueva España, primero como corresponsal en la comarca oriental de Asturias, después como responsable de la edición del oriente de Asturias y desde 2017 en la sección de Asturias, especializado en información política, de infraestructuras y ambiental. Colabora desde enero de 2021 con Verde y Azul, el canal de medio ambiente de Prensa Ibérica y Grupo Zeta. Es coautor de varias publicaciones de la Asociación Asturiana de Periodistas y Escritores de Turismo (ASPET).

1 comentario

  • Me parece indignante que no se vea bien por parte de estos colectivos la reintroduction de una especie que habitó España hace algunos siglos. Por el mismo motivo podían haber protestado por la reintroduccion del bisonte europeo y no lo hicieron. La biodiverdidad se enriquece con ello y el futuro lo agradecerá. No tiene nada que ver la reintroduccion del pigargo con la protección de otras especies amenazadas. Y el dinero mejor gastado es el que se destina a ello en vez de a subvencionar colectivos que viven de ello.