Verde y Azul
hormigas península ibérica

“La Península Ibérica tiene casi 300 especies de hormigas, la mitad de las conocidas en Europa”

El apasionante mundo de las hormigas tiene ya un nuevo libro llamado a convertirse en imprescindible para quienes quieran introducirse en la vida de estos insectos. El autor de esta publicación es el entomólogo de la Estación Biológica de Doñana José Manuel Vidal Cordero, que ha publicado ‘Las hormigas’, dentro de la colección del CSIC-Catarata ¿Qué sabemos de? Estos pequeños organismos constituyen, según señala Vidal, «uno de los mejores ejemplos de organización social avanzada dentro del reino animal». La Península Ibérica constituye un paraíso con casi 300 especies.

Las hormigas actúan en realidad como un superorganismo, compuesto por millares de individuos. “Podemos encontrar un paralelismo con lo que sucede con las células que forman el ser humano”, explica el entomólogo.

“Una hormiga por sí sola no es nada, necesita a todos los componentes de la colonia. Esto es algo que sucede con los organismos que viven en sociedades. Las hormigas son uno de los mejores ejemplos de eusocialidad, término que alude al nivel más alto de organización social dentro del reino animal, si bien existen otros animales que también viven en sociedades, como algunos insectos, crustáceos e incluso otros mamíferos (no homínidos)”, añade.

Por otra parte, «la cantidad total de materia viva de estos individuos es mucho mayor que la de cualquier otro grupo de insectos, mantienen numerosas relaciones con animales y plantas, y su tipo de vida ha propiciado una gran variedad de comportamientos, pero las hormigas siguen siendo grandes desconocidas para la ciudadanía, más allá de verlas como organismos agresivos y molestos que entran sin permiso en nuestra despensa», comenta Vidal.

45 especies endémicas en la Península Ibérica

La familia Formicidae comprende alrededor de 13.500 especies conocidas en todo el mundo, sin contar las más de 750 especies de hormigas fósiles identificadas. Solo en la península Ibérica se han registrado cerca de 300 especies de hormigas, de las cuales 45 de ellas son endemismos. En toda Europa hay registradas 600 especies aproximadamente, lo que da idea de la riqueza de España en este campo.

Foto: Pexels/Egor Kamelev

En cuanto a su distribución, las zonas tropicales son más ricas en especies, pero lo cierto es que, menos en la Antártida, podemos encontrarnos ejemplares de hormigas en cualquier lugar.

Las hormigas juegan un papel clave en la regeneración y el funcionamiento de los ecosistemas. Se alimentan de semillas y su autor explica que «de su consumo a la dispersión solo hay un paso, ya que no todas las semillas llegan al hormiguero».

Además, al igual que las abejas y las mariposas, también contribuyen a la polinización, de modo que se han descrito casos de polinización por hormigas en más de 40 especies de plantas.

Por otro lado, sus hábitos carroñeros y de depredación las convierten en eficaces sistemas de limpieza de la naturaleza, porque retiran los cadáveres de animales de pequeño porte y participan en las primeras etapas de descomposición de seres vivos de mayor tamaño.

El investigador destaca también que, como resultado de la recolección de alimento, muchas especies de hormigas generan suelos más ricos en sodio, calcio, magnesio, fósforo, zinc, hierro y manganeso y que los montículos de desperdicios que generan brindan condiciones favorables para las primeras etapas de la descomposición de la materia orgánica por parte de bacterias y hongos.

Foto: Agencias

Asimismo, contribuyen a airear el suelo y en los procesos de descomposición de la materia.

La publicación detalla las funciones de las hormigas calificadas como ‘ingenieras de los ecosistemas’.

Según el investigador, «cada obrera parece estar especializada en una tarea en concreto, sin embargo, dichas labores cambian a lo largo de su vida».

El autor describe en el libro la jerarquía social de las colonias de hormigas y las distintas funciones que desempeñan; analiza su sistema de comunicación, así como las falsas creencias sobre ellas y algunos de sus comportamientos más curiosos.

«Hay hormigas que bucean, otras que construyen balsas con sus propios cuerpos, y unas que pasan su vida como nómadas. Algunas especies son agricultoras, otras ganaderas, y otras que ejercen como jardineras. Incluso algunas se comportan como verdaderas kamikazes. No hay más que abrir las páginas de este libro para dejarse sorprender por esta familia», explica el autor.

Hormigas y cambio climático

Sin embargo, también alerta de que su conocida capacidad de adaptación puede verse alterada por el cambio climático y el aumento de las temperaturas del planeta, más perjudicial en ellas al tratarse de seres ectotermos, es decir, cuya temperatura corporal varía con la temperatura ambiental.

Vidal (@jmvidalcordero) cree que, como ocurre con otros insectos, como por ejemplo las mariposas, el cambio climático puede propiciar el desplazamiento de especies, tanto latitudinal como altitudinalmente; es decir, hacia los polos y hacia lugares de mayor elevación, por el cambio climático.

En España, este fenómenos puede ocasionar la desaparición de aquellas especies de hormigas que desde la última glaciación viven recluidas en cimas de montañas y que no podrías desplazarse más al norte ni subir más en altitud.

“No hay que olvidar que el cambio climático también puede favorecer la instalación e especies exóticas, convirtiéndolas en invasoras, cuando desencadenan una cascada de efectos que pueden repercutir negativamente en la salud de los ecosistemas”, añade.

En la Península Ibérica hay ya varias especies de hormigas exóticas invasoras, como es el caso de la hormiga argentina, que llegó a Europa hace tiempo, pero su expansión a lo largo de los años “ha sido increíble”. Es una especie “frente a la que muy pocas especies autóctonas son capaces de plantar cara. Desplaza a las comunidades de especies nativas e incluso es interruptora de procesos naturales clave, como por ejemplo, la dispersión de semillas de ciertas especies de plantas.

Te puede interesar: La ‘hormiga loca’: llega otra especie invasora a España

Joan Lluís Ferrer

Joan Lluís Ferrer Colomar (Ibiza, 1967) es licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco (UPV-EHU). Desde 1988 ha ejercido el periodismo en prensa, radio y televisión en Bilbao, Catalunya y Baleares. Especializado en información ambiental, desde 2019 coordina la sección Crisis Climática en los periódicos de Prensa Ibérica. Desde 2020 dirige Verde y Azul, el canal de medio ambiente de Prensa Ibérica y Grupo Zeta.

1 comentario

  • Un article genial, molt interessant i que engresca a mida que el vas llegint. Moltes gràcies per explicar que i han més formigues que les del jardí o els nostres camins.