Verde y Azul
moda fibras sintéticas

Las grandes marcas de moda, ‘adictas’ a fibras sintéticas de combustibles fósiles

Una nueva investigación de la Fundación Changing Markets ha descubierto que las marcas de moda más grandes del mundo están contribuyendo a la contaminación por plásticos y a la crisis climática a través de su continua dependencia de las fibras sintéticas hechas con combustibles fósiles.

El informe, titulado Sintéticos Anónimos: La adicción de las marcas de moda a los combustibles fósiles, analiza casi 50 grandes marcas de moda. Entre estas, evalúa 46 de las marcas supuestamente más transparentes del mundo, desde aquellas de moda rápida (fast fashion) hasta las de lujo, incluidas Zara, Primark, H&M y Nike, sobre la presencia de materiales a base de combustibles fósiles en sus colecciones y su compromiso de alejarse de ellos.

Adicionalmente, la investigación analiza 12 marcas detalladas en el informe, donde se examina en profundidad más de 4.000 productos, revelando que marcas como H&M y ASOS engañan habitualmente a los consumidores al implementar tácticas de lavado de imagen verde (greenwashing).

Se constata asimismo que otras empresas ocultan el hecho de que sus colecciones llamadas «eco-conscientes» a menudo contienen tanta fibra sintética como sus líneas principales. Por ejemplo, la colección consciente de H&M contiene una proporción aún mayor de textiles sintéticos que la de la colección principal.

El informe también ha desvelado que, si bien algunas marcas se están comprometiendo a dejar de usar poliéster virgen, no lo hacen con las fibras sintéticas en general.

Acumulación de ropa. Foto: Agencias

La mayoría de las marcas tienen como objetivo abordar el problema de la moda fósil reemplazando el poliéster virgen con botellas de plástico PET de un solo uso que están siendo infrarrecicladas. Usar botellas de PET forma parte del manual de soluciones falsas de la industria de ‘usar y tirar’, porque es un camino directo hacia el vertedero, la incineración o la contaminación de mares y océanos.

La evaluación de las marcas ha descubierto que: 

-Según el análisis de las tiendas online, el 45% de la colección sostenible ‘Join Life’ de Zara contenía sintéticos.

-El grupo de Zara, Inditex, ha sido catalogado como uno de los que más usa sintéticos por peso, comparable con el gigante deportivo Nike, en respuesta al cuestionario realizado por la Fundación Changing Markets.

-El 59% de las declaraciones de sostenibilidad de las marcas de moda europeas no estaban fundamentadas o eran engañosas.

«Las grandes marcas de moda son adictas al uso de textiles sintéticos producidos de petróleo y gas. Es perturbador ver todo el lavado de imagen verde que estas grandes marcas de la moda realizan, vendiendo productos cuyas descripciones no solo engañan al consumidor, sino que les hacen creer que al comprar estas prendas «más sostenibles» de alguna manera están salvando el mundo», afirmó Ximena Banegas, de Changing Markes.

La «falsa solución» de utilizar plástico reciclado

Más de las tres cuartas partes (85%) de las empresas planean alcanzar estándares de sostenibilidad con la solución falsa de utilizar botellas de plástico recicladas, según el informe. La cadena H&M, por ejemplo, informó que el 90% de su poliéster reciclado proviene de botellas de plástico de un solo uso.

«Confían en la falsa solución de infrarreciclar botellas de plástico de un solo uso», señalan los autores del estudio.

Las fibras sintéticas representan más de dos tercios (69%) de todos los materiales utilizados en textiles. Se espera que esta cifra alcance casi las tres cuartas partes en 2030, de las cuales el 85% será poliéster, un material producido a partir de combustibles fósiles como el petróleo y el gas fracturado. La producción de fibras sintéticas supone en la actualidad el 1,35% del consumo mundial de petróleo, lo que supera el consumo anual de petróleo de España y asciende a 1.290 millones de barriles de petróleo al año.

La ropa se utiliza cada vez menos veces. Foto: Reuters

«Las fibras sintéticas baratas no solo son dañinas porque permiten ropa de baja calidad que termina desperdiciada, sino que también perpetúan la dependencia de la industria de la moda de la extracción de combustibles fósiles durante la actual emergencia climática», indica el estudio.

Las 15 marcas que obtienen peores calificaciones son aquellas con mínima o ninguna transparencia sobre el uso de sintéticos, ni ninguna información numérica sobre el uso de sintéticos en sus sitios web, incluidos Primark, Patagonia, Nike y Gap.

Lavado de imagen verde

Las marcas europeas de ropa se sitúan como algunas de las peores marcas en lo que respecta a greenwashing o lavado de imagen verde, con una media del 59% de las declaraciones de las empresas europeas sin fundamento o potencialmente engañosas para los consumidores.

De todas las marcas analizadas, el gigante de la moda rápida Zara y la marca de lujo Gucci hicieron la menor cantidad de declaraciones consideradas engañosas; mientras que, en el otro extremo del espectro, el 96% de las declaraciones de H&M y el 89% de las afirmaciones de ASOS incumplieron la guía de alguna manera.

La Colección Consciente de H&M no solo utiliza más sintéticos que en su colección principal, sino que casi una quinta parte de los artículos están hechos de materiales 100% sintéticos, incluido el 94% de las chaquetas femeninas de esta colección.

Establecimiento de confección. Foto: Agencias

El papel del consumidor

Ni una sola de las marcas se situó como líder en su enfoque hacia las fibras sintéticas; junto con el lavado de imagen verde expuesto en el informe, esto sugiere que la industria tiene un largo camino por recorrer para contribuir a abordar la crisis climática y plástica de una manera significativa.

El informe insta a las marcas a abordar su adicción a los sintéticos derivados de combustibles fósiles, a comprometerse con objetivos climáticos ambiciosos e invertir en soluciones verdaderamente circulares.

«Antes de realizar cualquier compra, los consumidores deben pensar dos veces acerca de las prendas que consumen y cuestionar la integridad de las tiendas en las que compran», señala Changing Markets.

Por último, adelantándonos a la próxima estrategia textil de la UE, el informe pide a los legisladores que tomen medidas para abordar la gran cantidad de ropa de baja calidad producida por la industria de la moda rápida y garantizar que las marcas sean más transparentes y responsables sobre sus cadenas de suministro y el final de la vida útil de sus productos.

Además, se necesitan medidas para acabar con el lavado de imagen verde, que de acuerdo con la investigación se encuentra completamente descontrolado en la industria.

Resumen del informe en español: http://changingmarkets.org/wp-content/uploads/2021/06/CM-EX-SUM-FINAL-SPANISH-SYNTETHIC-ANONYMOUS-WEB.pdf

Informe íntegro (en inglés): http://changingmarkets.org/wp-content/uploads/2021/06/SyntheticsAnonymous_FinalWeb.pdf

Te puede interesar: ‘Fast-fashion’: la moda que mata el planeta

Te puede interesar: «La moda ecológica es algo más cara, pero dura más y es más sana»

Joan Lluís Ferrer

Joan Lluís Ferrer Colomar (Ibiza, 1967) es licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco (UPV-EHU). Desde 1988 ha ejercido el periodismo en prensa, radio y televisión en Bilbao, Catalunya y Baleares. Especializado en información ambiental, desde 2019 coordina la sección Crisis Climática en los periódicos de Prensa Ibérica. Desde 2020 dirige Verde y Azul, el canal de medio ambiente de Prensa Ibérica y Grupo Zeta.

1 comentario

  • Estando de acuerdo con el fondo de la cuestión, no puedo dejar de señalar el problema terminológico: combustibles fósiles son por un lado el carbón y el gas natural y por otro lado los derivados procesados del petróleo que se usan para quemar y conseguir energía: gasolina, gasoil…
    Los productos sintéticos derivados del petróleo no son combustibles fósiles como tal porque no sirven para el objetivo anterior.
    Este tipo de confusiones entre términos no solo quitan rigor, sino que parecen deliberadamente escogidos para crear confusión. Un poco de precisión, por favor