Verde y Azul
plástico lácteo

Descubren un plástico lácteo más resistente que el convencional

En la carrera por hallar un sustituto al plástico convencional, con sus mismas cualidades de uso pero sin sus inconvenientes ambientales, cada vez son más los experimentos que ofrecen resultados prometedores. Los científicos han descubierto ahora que el secreto puede estar en las proteínas lácteas. Una nueva espuma plástica de alto rendimiento desarrollada a partir de proteínas de suero lácteo puede soportar el calor extremo mejor que muchos termoplásticos comunes hechos de petróleo.

Un equipo de investigación de Suecia ha anunciado recientemente que el material descubierto puede utilizarse, por ejemplo, en catalizadores para automóviles, filtros de combustible o espuma de embalaje. Y no solo eso: en realidad mejora su rendimiento mecánico después de varios días de exposición a altas temperaturas, informó Europa Press.

En un informe en Advanced Sustainable Systems, investigadoras e investigadores del KTH Royal Institute of Technology en Estocolmo afirman que este descubrimiento abre la puerta al uso de materiales de espuma a base de proteínas en entornos potencialmente difíciles, como la filtración, el aislamiento térmico y la absorción de fluidos.

Los componentes básicos de este material son las nanofibrillas de proteínas, o PNF, que se autoensamblan a partir de proteínas de suero hidrolizadas, un producto del procesamiento del queso, en condiciones específicas de temperatura y pH.

De izquierda a derecha, materiales de suero, poliuretano, poliestireno, polietileno y plástico lácteo / Foto: EP

A lo largo de las pruebas realizadas, las espumas mejoraron con el envejecimiento. Después de un mes de exposición a una temperatura de 150° C, el material se volvió más rígido, más resistente y más fuerte, señala en un comunicado el coautor del estudio, Mikael Hedenqvist, profesor de la División de Materiales Poliméricos de KTH.

«Este material solo se vuelve más fuerte con el tiempo», dice. «Si comparamos con los materiales de espuma comerciales a base de petróleo hechos de polietileno y poliestireno, se derriten instantáneamente y se descomponen en las mismas condiciones duras».

Las proteínas suelen ser solubles en agua, lo cual supone un reto al desarrollar materiales a base de proteínas. A pesar de ello, el material demostró ser resistente al agua después del proceso de envejecimiento, que polimerizó la proteína, creando nuevos enlaces covalentes que estabilizaron las espumas.

La espuma también resistió sustancias aún más agresivas, como tensioactivos y agentes reductores, que normalmente descomponen o disuelven las proteínas. La reticulación también hizo que la espuma no se viera afectada por el combustible diesel o el aceite caliente.

Plástico convencional triturado para reciclaje. Foto: Agencias

Este material de origen lácteo, asimismo, mostró una mejor resistencia al fuego que el poliuretano termoestable de uso común. «Este material biodegradable y sostenible puede ser una opción viable para su uso en entornos agresivos donde la resistencia al fuego es importante», señala Hedenqvist.

Entre los posibles usos de este elemento figura el de servir de soporte para metales catalíticos que operan a temperaturas más altas, como catalizadores de platino para automóviles. Es posible que el material también funcione como filtro de combustible, señalan los investigadores.

Otras posibilidades son utilizarlo como espuma de embalaje y en aplicaciones de aislamiento acústico y térmico donde pueden producirse temperaturas más altas y donde existe el riesgo de un entorno agresivo.

Te puede interesar: Crean la primera mascarilla natural y compostable del mundo

Hacer un comentario