Verde y Azul

Contaminación lumínica: nueva amenaza para la naturaleza y el hombre

UNA NUEVA FORMA DE POLUCIÓN SE APODERA DEL PLANETA: EL EXCESO DE LUZ ARTIFICIAL, QUE ‘BORRA’ EL CIELO ESTRELLADO, AMENAZA LA SALUD DE LAS PERSONAS Y ALTERA LA BIOLOGÍA DE ANIMALES Y PLANTAS.

El exceso de luz artificial es un problema que hasta hace veinte años apenas suponía motivo de serio de preocupación. Pero las alarmas se han disparado y la contaminación lumínica se está convirtiendo en una auténtica plaga en todos los rincones de España y el planeta. No solo es un problema para el medio ambiente, sino también una amenaza para la salud humana y, por supuesto, arruina la práctica de la astronomía.

Los focos con una potencia excesiva, con luz blanca cegadora (en vez de la ámbar, menos agresiva), mal orientados y emitiendo luz hacia el cielo ‘borran’ las estrellas, motivo por el cual los astrónomos de toda España tienen cada vez mayores dificultades para observar la Vía Láctea u objetos lejanos con sus telescopios. Pero esto, según afirma el astrofísico de la Universidad de Exeter (Reino Unido) Alejandro Sánchez de Miguel, es «una anécdota» comparado con los efectos que causa el exceso de luz artificial sobre las especies naturales y sobre el hombre.

Un estudio dirigido por Sánchez de Miguel estudió las emisiones de luz artificial  entre 1992 y 2017 y descubrió que en ese periodo la contaminación lumínica en España puede haber aumentado hasta un 300%. «El problema es más grave de lo que creíamos», afirma el astrofísico.

Esta ‘explosión lumínica’ ha sucedido coincidiendo con la generalización de las luces Led, que ofrecen una potencia de iluminación mucho mayor y a menor coste económico. No todas las Led son malas, pues también las hay de luz cálida más tenue. El problema, afirman los expertos, lo representan las luces Led blancas, de altas temperaturas (3.500 o 4.000º K) que no solo alumbran, sino que deslumbran y tienen un espectro más amplio y parecido a la luz solar.

Diferentes grados de contaminación lumínica.

La gama de impactos es enorme. Los animales nocturnos (aves, mamíferos, insectos) dependen de la oscuridad para vivir y un exceso de luz altera por completo sus hábitos y los pone en peligro, lo que, a la larga, repercute también en el ser humano. Muchas especies pueden ser cazadas por sus depredadores con más facilidad al haber más luz y perder la oscuridad como aliada natural; las tortugas marinas caminan por error tierra adentro, hacia los hoteles, creyendo que es el sol del amanecer; las aves marinas quedan cegadas y caen al suelo a centenares en las inmediaciones de algunas instalaciones fuertemente iluminadas, los lobos tienen más fácil atacar al ganado u otras presas; otros animales ven imposibilitada su capacidad de apareamiento y reproducción…

Los insectos, por su parte, atraídos por esos focos mueren masivamente, causando así otro problema ecológico a las especies que dependen de ellos. De este modo, los mosquitos portadores del Virus del Nilo y otras enfermedades peligrosas se dirigen también hacia la luz y tendrán así a su alcance a sus potenciales víctimas humanas.

Incluso la producción agrícola puede verse afectada, según ha demostrado un estudio publicado en la revista Nature. La luz artificial distrae a los polinizadores nocturnos, lo que redunda en una reducción de la producción de frutas.

Investigadores de Suiza descubrieron que la luz artificial en la noche interrumpió la cadena de polinización y redujo las visitas de los polinizadores nocturnos a las flores en un 62%, lo que se tradujo en una caída del 13% en la producción de frutas, y ello pese a que la polinización diurna continuó sin cambios.

El problema puede llegar a ser grave, porque el suministro mundial de alimentos depende de la polinización, recuerda la autora principal del estudio, Eva Knop.

Daños en la salud humana

El astrofísico de la Universidad de Éxeter señala además que la contaminación lumínica no solo afecta al descanso del ser humano (sus ciclos biológicos, como el de otros animales, están diseñados para descansar en la oscuridad), sino que también pueden inducir enfermedades graves: «Hay estudios que muestran una asociación entre niveles elevados de exposición a luz azul durante la noche y un mayor riesgo de padecer cáncer de mama y de próstata», explica.

Estudios del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISG) señalan, tras haber analizado el caso de numerosos pacientes, que aquellos individuos expuestos a mayores niveles de luz presentaban un 60% más de posibilidades de sufrir cáncer colorrectal. La causa no es directamente la luz, sino cómo ésta altera el reloj interno del organismo, es decir, sus ritmos circadianos.

El problema aumenta de año en año. La solución  es fácil, pero las presiones del sector de los fabricantes de alumbrado no ayudan. Los expertos recuerdan que bastaría con no instalar luces blancas, sino de tono ámbar y solo allí donde realmente hace falta. «Orientar siempre los focos hacia abajo (no en horizontal y, mucho menos, hacia arriba) y no tenerlos encendidos toda la noche son otras cuestiones básicas», informan desde Cel Fosc, una entidad de ámbito nacional que lucha contra la contaminación lumínica.

Instalación emisora de contaminación lumínica.
Instalación emisora de contaminación lumínica. AGENCIAS

Sin embargo, no parece que el problema vaya a solucionarse. El Gobierno español, a través de su Ministerio de Industria, tramita un decreto ley de eficiencia energética y control de la contaminación lumínica que, pese a su nombre, «aumentará la contaminación lumínica», afirman tanto desde Cel Fosc como desde otras entidades científicas y técnicas.  A finales de septiembre terminó la presentación de alegaciones a esta norma, que ha sido duramente criticada desde amplios sectores, que ven cómo en otros países europeos, como Francia, se estimula el apagado del alumbrado en las horas centrales de la noche, mientras que el decreto español en trámite, en cambio, prohibirá tal práctica y obligará a mantener encendidas las farolas, «aun en aquellas zonas de nula actividad nocturna», señala Cel Fosc.

 


Críticas a una ley del gobierno que «matará la noche»

Los expertos se movilizan para evitar la aprobación de un decreto-ley de Industria que potencia la iluminación

El decreto-ley que tramita el Ministerio de Industria para potenciar la eficiencia energética y reducir la contaminación lumínica conseguirá todo lo contrario del propósito que proclama, según los científicos, astrofísicos y astrónomos. Ello será así, afirma el astrofísico Alejandro Sánchez de Miguel, porque la norma «prohibirá fuentes de luz más sostenibles». «El decreto obliga a sustituir lámparas instaladas recientemente más sostenibles por otras menos sostenibles y mucho más caras», afirma.

Pone como ejemplo la propia ciudad de Madrid, que recientemente «bajó su intensidad lumínica un 50% de forma muy barata, a 50 euros la farola, pero el nuevo decreto considera que hay poner una cosa nueva que cuesta 500 euros y, además, es peor, porque causa más contaminación lumínica», señala.

«En España será ilegal apagar el alumbrado público por la noche» con este decreto

La norma, por tanto, como denuncia Cel Fosc, potencia las luces LED blancas de alta intensidad, que son justamente las que deberían evitarse, y prohíbe aquellas que alumbrarían igual, pero sin causar tanta contaminación lumínica.

Otro ejemplo de lo «absurdo» que es este decreto (algunos expertos sospechan que ha sido redactado directamente por los fabricantes) es que se prohibirá apagar el alumbrado público por la noche, aunque sea a altas horas de la madrugada y cuando no hay ninguna actividad nocturna.

«En Francia hay 12.000 municipios, entre ellos Estrasburgo, que apagan total o parcialmente su alumbrado público a partir de las once o las doce de la noche. Esto se quiere convertir en ilegal en España. No se podrá apagar el alumbrado de aldeas pequeñas o totalmente abandonadas», afirma Alejandro Sánchez de Miguel, que ha trabajado en el Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC), aparte de su actual labor en la Universidad de Exeter (Gran Bretaña).

Se da la circunstancia que, desde 2007, la normativa española obliga a las administraciones pública a reducir el impacto de la contaminación lumínica, pero los expertos afirman que es enunciado es «muy genérico» y no permite una aplicación real de ese principio.

Sí a las Led «buenas»

En todo caso, «los investigadores queremos que se pongan luces Led, pero Led de las buenas, que reduzcan la contaminación lumínica», refiriéndose a las de potencia moderada y tonos ámbar, señala Sánchez de Miguel.

Para él, el argumento de que la luz aumenta la seguridad ciudadana «es algo que no ha podido ser comprobado» por ningún estudio. De hecho, alude a una investigación realizada en Chicago (EEUU), ciudad con una elevada criminalidad, en la que se analizó la evolución del número de delitos producidos durante situaciones de apagón a lo largo de varios años. El resultado fue que no se apreció ninguna variación durante esos apagones.

Del mismo modo, recuerda que los estudios científicos demuestran que las carreteras iluminadas suelen ser, pese a la creencia general, menos seguras que las no iluminadas, puesto que invitan a circular a mayor velocidad.

Cel Fosc, por su parte, que ha presentado alegaciones al decreto, lamenta que el decreto imponga valores mínimos de consumo y emisión de luz, en vez de imponer máximos para estimular el ahorro. Además, critica que se obligue a instalar alumbrado en los accesos a las glorietas a lo largo de 200 metros en cada uno de sus accesos. Del mismo modo, señala que la vaguedad y laxitud con que están redactados los límites y condicionantes que deberá respetar alumbrado son tantos que, en realidad, el decreto invita a su incumplimiento.

Te puede interesar: «El Gobierno obligará a tener encendido el alumbrado público toda la noche»


Joan Lluís Ferrer

Hacer un comentario