Verde y Azul
eólica nuclear

Por primera vez, la energía eólica supera a la nuclear en España

Ya se veía venir desde meses atrás, pero el total acumulado desde enero hasta los primeros días de diciembre confirman una buena e histórica noticia: la energía eólica ya es la principal fuente generadora de electricidad en España, desbancando por vez primera a la energía nuclear.

El margen de ventaja que está sacando la eólica a la nuclear ya no puede ser neutralizado pase lo que pase de aquí a fin de año. Por ello, con los datos en la mano, ya puede afirmarse que el panorama energético español vivirá en 2021 un momento histórico.

Esta situación se explica en gran parte por el aumento experimentado por la potencia eólica instalada en España, que ha sido de un 12% en el plazo de dos años.

Entre el 1 de enero y el 7 de diciembre las instalaciones eólicas de España han producido el 23,1% del total de energía del sistema eléctrico, superando así a la energía nuclear y a la de ciclo combinado, que precisa de gas (combustible fósil) para generar electricidad.

Fuente: REE

Los datos de Red Eléctrica Española (donde se puede ver en tiempo real la aportación de cada fuente a la tarta energética nacional) demuestra la solidez de la eólica. Hay momentos concretos en que la planta eólica de España supera los 17.000 Mw/h, lo que equivale a 17 reactores nucleares funcionando, según señalan los expertos al diario Nius, que ha anticipado la noticia.

Dado que la planta nuclear está llamada a ir cerrándose progresivamente, las perspectivas que aguardan a la energía eólica no pueden ser mejores. Junto con la fotovoltaica, la otra gran fuente limpia, las renovables en España están a punto de alcanzar el 47% de generación de energía, lo que constituirá un récord nunca visto hasta ahora en nuestro país.

De hecho, en el mes de mayo de este año las renovables ya alcanzaron el 50,7% de la generación de energía en España, lo que demuestra que, pese a que el acumulado del año bajará algo de esa cifra, la tendencia ya es imparable.

Foto: Pexels

Paralelamente, se produce también la buena noticia de la caída imparable del carbón como combustible para generar energía. Este material, el más contaminante de todos, ocupa ya un puesto marginal en España y está en franca regresión.

La energía eólica, sin embargo, se enfrenta a varios retos para que la alegría sea completa. En primer lugar, sigue siendo un claro causante de impacto paisajístico allí donde se implanta y no hay parque proyectado que no levante protestas. Y, al mismo tiempo, se trata de una tecnología que depende de algo tan imprevisible como la velocidad del viento, lo que motiva fluctuaciones la generación de energía.

Te puede interesar: La eólica ahorró la emisión de 210 millones de toneladas de CO2 en España en siete años

Hacer un comentario