Verde y Azul
cerceta pardilla

Cerceta pardilla: liberados 740 ejemplares en humedales de toda España

La cerceta pardilla es la anátida más amenazada de toda Europa y también de España y por ello está siendo sometida a un intenso proceso de cría en cautividad. Esta semana se han liberado cientos de ejemplares en varios humedales españoles y también se han enviado algunas decenas a Sicilia. Elche, Valencia, Ciudad Real, Almería, Cádiz, Málaga y Sevilla son los lugares donde se han soltado cercetas.

Técnicos del proyecto LIFE Cerceta Pardilla, coordinado por la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO), ha puesto en libertad un total de 740 ejemplares de cerceta pardilla.

Los patos, criados en cautividad en los dos centros de recuperación de referencia de la especie en la Comunidad Valenciana y Andalucía, han sido liberados en zonas húmedas de estas regiones.

El objetivo de este proyecto LIFE es recuperar 3.000 hectáreas de humedales para revertir el riesgo de extinción de la cerceta, el pato más amenazado en Europa, que en España se encuentra en situación crítica.

Imagen de una suelta de cercetas. Foto: Agencias

En Andalucía se han liberado 440 individuos nacidos en cautividad en el centro de recuperación de fauna de la Cañada de los Pájaros, situado junto al Espacio Natural de Doñana.

De estos ejemplares, un total de 360 se han reintroducido en la misma Reserva Natural Concertada de la Cañada de los Pájaros, que constituye una importante área de refugio, alimentación y nidificación para las aves acuáticas, entre las que destaca la cerceta pardilla.

El resto de sueltas en Andalucía han tenido lugar en Punta Entinas-Sabinar, Fuente de Piedra, Laguna de Medina y las Marismas de Trebujena.

En la Comunidad Valenciana, el centro de recuperación de fauna La Granja, de El Saler, situado en Valencia y dependiente de la Generalitat Valenciana, ha liberado 300 individuos nacidos en la primavera de 2020 en este centro de referencia en cría en cautividad de la cerceta pardilla.

Los ejemplares se han soltado en el Parque Natural de El Hondo y el Paraje Natural Clot de Galvany, en Elche; el Marjal de los Moros en Sagunto; así como en la Reserva Natural Complejo Lagunar de Alcázar San Juan, en Ciudad Real.

Con el objetivo de facilitar la adaptación a su nuevo hábitat, se ha llevado a cabo una liberación ‘blanda’, que consiste en colocar jaulones de presuelta en lugares estratégicos de los humedales, donde permanecen en grupos de 20 ejemplares durante una semana antes de la suelta.

Para su seguimiento en el medio, los ejemplares liberados están marcados con anillas. Algunos de ellos también llevan emisores de seguimiento GSM, que emiten señal por telefonía móvil y que permiten tenerlos localizados en todo momento.

Los ejemplares liberados en primavera en la Comunidad Valenciana suelen realizar desplazamientos muy cortos, incluso algunos de ellos podrían reproducirse en las mismas localidades donde han sido reintroducidos.

Al final del verano comenzarán a  desplazarse, en algunos casos, a lugares más lejanos, como Murcia y Andalucía, según los datos recogidos en años anteriores. Algunos han llegado a trasladarse durante el invierno a zonas húmedas de Argelia y Marruecos.

Treinta de los 300 ejemplares criados en el centro de recuperación de El Saler han sido cedidos a Italia para su liberación en el pantano de Sicilia sudoriental, en el marco de la colaboración del LIFE Cerceta Pardilla con el proyecto LIFE ‘Marbled duck, Pantani della Sicilia sud orientale’ con el objetivo de reforzar las poblaciones italianas de cerceta pardilla e impulsar el intercambio de resultados.

La cría en cautividad es una acción recomendada en la Estrategia Nacional para la Conservación de la especie y una herramienta imprescindible para reforzar las poblaciones de especies amenazadas. Desde el LIFE Cerceta Pardilla se ha puesto en marcha un programa con el que se prevé alcanzar al menos 1.000 ejemplares liberados, doblando los datos actuales.

En Murcia también se iniciará un programa de reforzamiento de poblaciones a partir de los individuos criados en el centro de recuperación de fauna La Granja, de El Saler.

En situación crítica en España: solo 45 parejas

La cerceta pardilla es una de las siete especies en situación crítica en España. Hasta mediados del siglo XX, la cerceta pardilla abundaba en los humedales costeros mediterráneos, especialmente en Doñana. Pero en las últimas décadas su declive ha sido tan drástico que esta especie de interés comunitario está en peligro crítico.

El número de parejas reproductoras en España, que es casi su único lugar de distribución en Europa, se situó el año pasado en únicamente 45 parejas y con una clara tendencia a la regresión.

Un técnico ambiental sostiene una cerceta pardilla. Foto: Miteco

La pérdida y degradación del hábitat es su mayor amenaza y hace peligrar la supervivencia de la especie. Los humedales sufren el impacto de la sequía, la contaminación, la proliferación de barreras artificiales y otras amenazas causadas por actividades humanas.

Durante los próximos cinco años, el LIFE Cerceta Pardilla emprenderá un conjunto de acciones para mejorar el estado de humedales de la Comunidad Valenciana como la Albufera de Valencia y el Parque Natural de El Hondo en Alicante; las marismas del Guadalquivir en Andalucía y en zonas húmedas de Murcia, como la laguna de la Morera.

Todos estos humedales pertenecen a la Red Natura 2000, la mayor red de espacios protegidos del mundo, fundamental para la supervivencia del pato más amenazado de Europa.

Entre las acciones previstas en el proyecto, se trabaja en la adquisición de una superficie de 141 hectáreas mediante la compra de tres fincas situadas en zonas consideradas en la Estrategia de Conservación de la cerceta como lugares críticos, es decir, áreas vitales para su supervivencia y recuperación.

El programa de cría en cautividad y refuerzo de poblaciones se acompañará de acciones que permitan mejorar el conocimiento de la especie mediante su seguimiento en el medio natural o estudios genéticos. También se impulsará la participación de sectores relevantes para su conservación, como los regantes o los cazadores, así como la sensibilización y la educación ambiental de la sociedad.

En el LIFE Cerceta Pardilla, que coordina la Fundación Biodiversidad del MITECO, participan como socios el propio ministerio, a través de la Confederación Hidrográfica del Segura y Tragsatec; la Junta de Andalucía, a través de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible y la Agencia de Medio Ambiente y Agua; la Generalitat Valenciana; el Gobierno de la Región de Murcia, así como las organizaciones SEO/BirdLife y la Asociación de Naturalistas del Sureste. Cuenta con la contribución del Programa LIFE de la Unión Europea y de la Dirección General del Agua.

Te puede interesar: Situación crítica para la cerceta pardilla: solo quedan 45 parejas

Te puede interesar: El viaje a Marruecos de una cerceta pardilla

 

 

Hacer un comentario