Verde y Azul
fecales brexit

Reino Unido autoriza verter aguas fecales sin depurar por culpa del Brexit

La escasez de ciertos productos químicos en el Reino Unido ante los problemas de suministro creados tras el Brexit, exacerbados por la pandemia, ha llevado a la Agencia Medioambiental británica a permitir vertidos de aguas residuales y fecales sin tratar cuando no sea posible cumplir los estándares legales.

En un aviso publicado en su página web, citado por la agencia Efe, la agencia pública informa a las empresas de que “podría no ser posible cumplir con (las condiciones) de su permiso” para llevar a cabo vertidos debido a “la nueva relación del Reino Unido con la Unión Europea”, el “coronavirus” y otros “fallos inevitables de la cadena de suministros”.

En esos casos, se permitirá a las compañías “verter efluentes sin cumplir las condiciones en su licencia”, anuncia el organismo, que exige contactar con la agencia para obtener un permiso especial por escrito antes de ejecutar los vertidos de aguas sin tratar.

Foto: Agencias

Esas autorizaciones se otorgarán si la empresa demuestra que ha dado “todos los pasos razonables” para obtener los productos químicos necesarios, aunque sin éxito.

Tras la ruptura de los lazos con la UE, el Reino Unido sufre una crisis por falta de mano de obra comunitaria y por las nuevas fricciones comerciales que se han creado entre ambos lados del canal de la Mancha, un escenario exacerbado por la pandemia de coronavirus.

La Confederación de Contratación y Empleo británica (REC, en inglés) estima que a finales de agosto había 1,66 millones de empleos vacantes en el Reino Unido, de los cuales unos 100.000 son puestos de transportistas.

Los problemas de logística y suministro por el Brexit han obligado a reducir su oferta a supermercados y cadenas de restaurantes, entre otros inconvenientes.

También han obligado al sistema público de salud a limitar los análisis de sangre a aquellos más urgentes por falta de materiales, según han revelado medios británicos.

Estación depuradora. Foto: pinterest

El vertido de aguas fecales sin depurar al medio marino o fluvial constituye un grave problema medioambiental, ya que supone un aumento notable de nutrientes, que provocan eutrofización de las aguas, lo que desencadena una serie de desequilibrios ecológicos.

La turbulencia ocasionada y los daños a especies animales y vegetales del medio acuático y marino reducen considerablemente la biodiversidad en aquellos lugares afectados por vertidos habituales de aguas fecales.

Te puede interesar: Andalucía mejora «lentamente» la eficacia de su depuración de aguas

Hacer un comentario