Verde y Azul

Primer revés para el proyecto de mina de uranio de Retortillo

El proyecto de mina de uranio en Salamanca ha recibido la negativa de la Diputación provincial a desdoblar una carretera necesaria para ejecutar las obras. Los vecinos esperan que este sea «el principio del fin» del controvertido proyecto.

La Diputación de Salamanca ha rescindido el convenio suscrito con la compañía Berkeley Minera España para desdoblar la carretera comarcal SA-322 que pedía la empresa para el proyecto de Retortillo, en dicha provincia. Así lo ha dado a conocer la plataforma Stop Uranio a través de las redes sociales.

«Tras haberlo solicitado hace meses sin recibir respuesta», Stop Uranio ya cuenta con el documento de la institución que plasma la rescisión del acuerdo de colaboración (que había sido firmado en septiembre de 2016), a través de un decreto con fecha de 9 de diciembre de 2020.

Vista aérea de la zona objeto del proyecto

«Este hecho significa un hito en el devenir del proyecto minero y un inconveniente mayúsculo en la pretensión de abrir la mina y planta de tratamiento de uranio de Retortillo, al ser la primera vez que una administración implicada en este asunto da marcha atrás y le da la espalda a la empresa minera», afirma este colectivo en su comunicado.

En el proyecto presentado por Berkeley «se hablaba de la necesidad de desdoblar la citada carretera», pues «su trazado cruza por la zona sur de la futura corta de Retortillo, por lo que es necesario su desvío en el tramo comprendido entre el pueblo de Retortillo y el Balneario de Retortillo».

Por ello, el nuevo trazado de la carretera permitiría «el aprovechamiento de zonas en el sur del proyecto para ubicación de escombreras e instalaciones mineras, a la vez que permitirá la explotación de la zona sur de la corta».

En vista de la situación, este colectivo vecinal considera que carece de viabilidad una nueva modificación del proyecto «excluyendo los terrenos afectados por la carretera».

Manifestación contra la mina. Fuente: Stop Uranio

«Hay que recordar que la concesión minera, otorgada por la Junta de Castilla y León en 2014, comprende terrenos de los municipios de Retortillo y Villavieja de Yeltes, pero la autorización de uso excepcional en suelo rústico se otorgó sólo para el municipio de Retortillo, por lo que la recurrimos en el Juzgado Contencioso Administrativo», recuerda la plataforma.

«En Stop Uranio confiamos en que el revés sufrido por la minera en su relación con la Diputación de Salamanca signifique el principio del fin del proyecto. Las administraciones pendientes de otorgar permisos, como la autorización de construcción de la planta de tratamiento de uranio por parte del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto demográfico, deben tomar nota y cerrar las puertas definitivamente a la multinacional», ha concluido.

Recientemente, el Ministerio de Transición Ecológica autorizó inicialmente el proyecto de la empresa Berkeley como instalación radiactiva. Todavía falta, sin embargo, la licencia definitiva, pendiente aún de una serie de trámites.

Dirigentes de la plataforma Stop Uranio, frente a las dependencias de la empresa.

La empresa fija su sede en España tras el Brexit

Por otra parte, Berkeley Energía ha comunicado que, tras consumarse el Brexit, el Estado miembro de origen de la compañía para la negociación de sus acciones en la Unión Europea dejará de ser el Reino Unido y pasará a ser España, mientras que la autoridad competente será la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CMNV).

La compañía señaló que la situación del Estado miembro de origen puede revisarse en caso de que se establezca algún acuerdo futuro entre el Reino Unido y la Unión Europea. No obstante, las acciones de Berkeley Energia, propietario del proyecto de la mina de uranio de Retortillo (Salamanca), seguirán cotizando también en las Bolsas de Valores de Australia y de Londres.

El pasado 1 de enero se rompieron definitivamente los lazos de Reino Unido con la Unión Europea, poniendo así fin a casi medio siglo de unión en el bloque europeo y cuatro años después de que los británicos votasen a favor del Brexit. Reino Unido ya había dejado oficialmente el club de los 27 el pasado 31 de enero, aunque con la entrada de 2021 sale también del mercado común y la unión aduanera.

 

Joan Lluís Ferrer

2 comentarios

  • Supina ignorancia. Si el uranio no se explota, desaparece? No. Sigue estando ahí. Si se explota hay utilidad y control sobre el mismo. Verde y comunista es el verdadero nombre de esta inutilidad de página.

  • La nuclear es la solución real al problema del calentamiento global y el cambio climático, este proyecto es bueno para la ecología global, quien no lo quiera ver es un sectario.