Verde y Azul
estorninos

¿Por qué los estorninos vuelan en grandes bandadas en invierno?

Con la llegada del frío aparecen también las características bandadas de estorninos que alegran los cielos españoles. Esas grandes acumulaciones de aves, que forman nubes ondulantes, dinámicas, en armónico movimiento, parecen comportarse como si fueran un solo organismo. Nadie que las haya visto puede evitar sentirse fascinado. Pero ¿por qué actúan así? No se trata de algo caprichoso, sino de una estrategia de supervivencia.

Los estorninos son aves que habitan en bosques, terrenos agrícolas, cultivos arbóreos, parques, jardines y núcleos urbanos; es decir, prácticamente en todas partes. De hecho, están presentes en casi toda la Península ibérica.

En España hay dos especies diferentes: el estornino negro (Sturnus unicolor) y el estornino pinto (Sturnus vulgaris). Mientras que el primero vive en la Península durante todo el año, el segundo es invernante.

Como explica José María de la Peña, de la Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirdLife), al ser muy gregarias, ambas especies forman enormes bandadas durante el invierno cuando el alimento escasea.

Estornino pinto. Foto: Thomas Belka/Birdphoto

En esas grandes nubes de estorninos puede haber hasta decenas de miles de aves volando de forma simultánea y perfectamente sincronizada, como si de un gigantesco ballet aéreo se tratara.

Además, en muchos casos, esas agrupaciones contienen tanto estorninos pintos como negros (mientras que el primero tiene motas claras, el otro es totalmente oscuro).

Estornino negro. Foto: Shutterstock

“Además de convertir la búsqueda de alimento en una tarea menos tediosa, los bandos sirven a los estorninos para evitar o despistar a los posible depredadores que merodeen por la zona. Y es que resulta mucho más fácil detectar cualquier amenaza, pues son miles de ojos pendientes de cualquier intruso”, señala De la Peña.

Los depredadores tienen muy difícil hacerse con un estornino en estas condiciones, porque las formaciones en las que vuelan no siguen una dirección constante, sino que realizan buscos giros, cambios de orientación, se ahuecan por un lado u otro y se reagrupan inesperadamente… Es así como consiguen desorientar al cazador, incluso si se trata de los veloces halcones, pues no logran concentrarse en un ave en concreto.

Se trata de una estrategia muy parecida a la que siguen los bancos de peces en el mar, añade De la Peña.

Estas grandes bandadas se forman únicamente en invierno, que es cuando los estorninos no tienen que cuidar de sus pollos y pueden dedicar más tiempo a su propia supervicencia.

Miles de estorninos en vuelo. Foto: Pinterest

¿Pero cómo logran mantener unidas esas formaciones, incluso moviéndose tan rápido? El mismo ornitólogo nos ofrece la respuesta: Uno de los factores que emplean estas aves es la comunicación en pleno vuelo. Y es que los estorninos vuelan haciendo mucho ruido, de modo que informan al resto de miembros de la bandada sobre cuál es su posición. Es la forma que tienen para no chocar entre sí ni obstaculizarse.

El otro mecanismo que emplean para su coordinación es la luz y la oscuridad. “Durante el vuelo en grupo, siempre tienden a seguir las siluetas oscuras de sus compañeros y evitan las zonas con claros por donde ven luz. Esto es lo que crea esos movimientos rápidos y permite los cambios bruscos de dirección”, añade.

Ahora bien, no siempre vuelan de este modo, porque para que se forme una agrupación de estas características ha de haber, en primer lugar, suficiente número de estorninos. Será más fácil ver estas bandadas en los hábitats adecuados y cerca de sus nidos.

En este vídeo puedes ver cómo vuelan estas bandadas.

En cuanto a su estado de conservación en España, ni una especie ni otra presentan ninguna situación de amenaza, según SEO, e incluso sus poblaciones están en expansión en nuestro país. Su facilidad para adaptarse a casi cualquier hábitat las hace especialmente versátiles e inmunes a los impactos que sí amenazan a muchas otras especies.

Foto principal: Pinterest

Te puede interesar: La ganga, un ave desconocida y en peligro por el cambio de la agricultura en España

Joan Lluís Ferrer

Joan Lluís Ferrer Colomar (Ibiza, 1967) es licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco (UPV-EHU). Desde 1988 ha ejercido el periodismo en prensa, radio y televisión en Bilbao, Catalunya y Baleares. Especializado en información ambiental, desde 2019 coordina la sección Crisis Climática en los periódicos de Prensa Ibérica. Desde 2020 dirige Verde y Azul, el canal de medio ambiente de Prensa Ibérica y Grupo Zeta.

Hacer un comentario