Verde y Azul
ganga

La ganga, un ave desconocida y en peligro por el cambio agrícola de España

Son dos aves tan desconocidas como amenazadas. La ganga ortega y la ganga ibérica se encaminan hacia la extinción si continúa el actual ritmo de reducción de sus poblaciones. Ya solo quedan unos pocos miles de ejemplares de cada especie, y ello es debido a los cambios que experimenta el tipo de explotación de secano en España, con parcelas cada vez más extensas y uniformes.

El cambio del modelo agrícola de España está provocando el retroceso de la ganga en todo el país. La ganga es un ave que en nuestro país está representada por dos especies prácticamente primas-hermanas: la ortega (Pterocles orientalis) y la ibérica (Pterocles alchata). Ambas llevan miles de años poblando las zonas más áridas de España; sin embargo, fueron unas desconocidas hasta al menos 1980.

Estas especies suelen aprovechar los medios agrícolas de secano tradicionales, donde se pasan el día buscando pequeñas semillas de las que alimentarse. Sin embargo, la profunda modificación del campo español está causando su declive a pasos agigantados.

Según los últimos datos del censo de estas aves, que ha sido realizado por la Sociedad Española de Ornitología (SEO/Birdlife), la población de ganga ibérica en nuestro país ha disminuido un 27% mientras que la de ganga ortega ha caído en un 43%. Esta última es una cifra tan alarmante que la comunidad científica alerta de que podría suponer su extinción en pocos años.

Las gangas son aves propias de desiertos y estepas de África y Asia, pero su evolución las ha ido desplazando hacia la Península. Las causas de su declive tienen que ver especialmente con las modificaciones que han experimentado los paisajes agrícolas de secano y los eriales en las últimas décadas.

Ejemplar de ganga ortega. Foto: Pinterest

Y es que las pequeñas aves, de apenas 65 centímetros de envergadura, tienen una dieta basada en pequeñas semillas que encuentran a su paso escondidas en la tierra. Esta dieta, además, requiere un consumo regular de agua que les hace desplazarse a diario a bebederos que deben ser seguros.

España está sufriendo una disminución significativa de la superficie y el mosaico de secanos, barbechos y eriales en el que estas aves medraban. Ahora es cada vez más difícil encontrar linderos, que desaparecen víctimas de las concentraciones parcelarias, los cultivos son más uniformes y se han suprimido las rotaciones.

Además, allá donde se ha podido se ha optado por instalar regadío y se ha generalizado el uso de herbicidas e insecticidas, que privan directamente a las aves de su sustento.

También influye el abandono de la ganadería extensiva. Y, más recientemente, la expansión de proyectos fotovoltaicos, eólicos y de macrogranjas porcinas en zonas de interés para las especies también suponen una amenaza para su conservación.

7.000 ejemplares de cada especie

El último censo nacional de ganga ortega y ganga ibérica, realizado por SEO/BirdLife en colaboración con las comunidades autónomas y el Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (IREC), revela que España cuenta con una población de 7.656 gangas ibéricas y 7.000 ortegas. Se estima que en 2005 el país contaba con 9.500 gangas ibéricas y 10.500 ortegas, lo que significa que en apenas tres lustros la ganga ibérica ha disminuido un 27% y la ganga ortega un 43% (51-54% considerando su progresión en los próximos años).

La ganga ibérica se encuentra distribuida principalmente por la meseta sur de la Península, donde se encuentra el 62% de los individuos, es decir 4.745. Debido a su preferencia climática, el número de ejemplares disminuye conforme se desplazan hacia el norte.

Así, en el valle del Ebro se encuentran el 16,1% de los individuos (1.234), en Extremadura el 12,5% (955), en valle del Guadalquivir un 6,1% (464) y un 3,4% (257). El núcleo poblacional de la meseta sur, formado casi en su totalidad por la comunidad de Castilla-La Mancha, alberga actualmente el 62% de la población española y más de la mitad de la población total de ganga ibérica de los países de la Unión Europea.

La estimación a escala nacional para 2019 (7.656 individuos) es un 19% menor que la de 2005 (9.477 individuos), lo que indica una población en declive. También se observa una contracción en su área de ocupación de un 27%.

Ganga ibérica. Foto: Pinterest

De ahí que el coordinador del último censo de gangas considere que la ibérica debe mantenerse con la denominación de vulnerable a escala estatal, en base a los criterios internacionales de Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Pero la más afectada es la ganga ortega. Según el último censo, la población total española se estima en 6.927 en 2019, distribuidas principalmente en los núcleos poblacionales de Canarias (31,8%; 2.205 individuos), la meseta Sur (14,9%; 1.030 individuos), los páramos del sistema ibérico (14,0%; 973 individuos), el valle  del Ebro (13,0%; 903 individuos), Extremadura (12,3%; 855 individuos), los núcleos de Andalucía (10,0%; 700 individuos) y la meseta norte (3,8%; 262 individuos). Entre 2005 y 2019, la población total de ganga ortega ha disminuido en un 34%.

Sin embargo, si se elimina la población de ganga ortega de Canarias, que tan solo disminuyó en un 2%, destaca que la población de España peninsular disminuyó en un 43% (-51-54% si se considera su progresión lineal). Dentro de la Península, se han producido fuertes descensos en la meseta norte, el valle del Ebro y los páramos del sistema ibérico (Castilla y León, Aragón, Navarra, La Rioja y Cataluña) y en la meseta sur (Castilla-La Mancha, Madrid), declives moderados en Extremadura, mientras que las poblaciones parecen más estables en los núcleos poblacionales de Andalucía y Murcia (Valle del Guadalquivir, penillanuras subbéticas y sureste semiárido).

Por esta razón, y en base al tamaño poblacional actual, Del Moral considera que debe pasar a catalogarse como ‘en peligro de extinción’.  Por otra parte, como señala SEO/Birdlife, debería reconsiderarse su catalogación de acuerdo con los tamaños de población estimados y las tendencias observadas, en cada comunidad autónoma.

Te puede interesar: Hasta 42 especies de aves están en declive en España

Fotos: Pinterest

Verónica Pavés

1 comentario