Verde y Azul
proyecto minero sevilla

Polémica por un proyecto minero en Sevilla que amenaza los acuíferos

Polémica en Andalucía en torno a un proyecto minero para la obtención de metales. La Junta y la empresa destacan la sostenibilidad de la iniciativa y su potencial de creación de puestos de trabajo, pero Ecologistas en Acción afirma que el caudal de agua que requerirá amenaza las reservas hídricas de Sevilla en épocas de sequía.

La Consejería de Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades concedió a principios de verano la autorización minera para desarrollar el nuevo proyecto de explotación subterránea y planta polimetalúrgica de Cobre Las Cruces (Sevilla), destinados a la producción de cobre, zinc, plomo y plata. El consejero Rogelio Velasco destaca que «se trata de una iniciativa estratégica de gran calado para el desarrollo de la industria andaluza, la innovación, la generación de empleo y la dinamización de los municipios donde se ubica».

Este proyecto minero y metalúrgico, denominado PMR (Polymetallurgical Refinery), tendrá un periodo de actividad de al menos 14 años, supondrá una inversión directa superior a los 500 millones y otra adicional de 177 millones para la construcción de instalaciones de energías renovables dirigidas al autoconsumo, ya que alimentarán de energía limpia esta nueva línea industrial. Además, el desarrollo previsto a lo largo de la vida del proyecto se estima que generará unos 450 millones en ingresos públicos.

El consejero andaluz junto a directivos de la empresa. Foto: Junta de Andalucía

De igual modo, el empleo previsto alcanzará los 1.200 puestos de trabajo durante la fase de construcción y en la fase de producción se generarán unos 900 empleos directos (480 propios de la empresa y 420 de contratas), así como unos 1.500 empleos indirectos e inducidos.

Junta de Andalucía: «Una mina del siglo XXI»

Velasco subrayó que el nuevo proyecto minero de Sevilla «será altamente sostenible y siguiendo todos los estrictos parámetros de seguridad». Asimismo, ha puesto de manifiesto «el elevado aprovechamiento sostenible de los recursos que contempla, así como la aplicación de innovadoras tecnologías que entroncan con la economía circular y con los ejes prioritarios que sustentan la política de la Junta en materia de minería». «Utilizará una tecnología muy avanzada referente a nivel internacional, que ejemplifica cómo se explota en una mina del siglo XXI», ha dicho.

Mientras se avanza en la puesta en marcha del nuevo proyecto minero, la compañía continúa con el aprovechamiento de mineral ya extraído hasta ahora. Cobre Las Cruces, filial de la multinacional First Quantum Minerals, desarrolla su actividad desde hace doce años sobre un yacimiento de cobre descubierto hace casi 30 años.

En este tiempo han producido más de 670.000 toneladas de cobre de máxima pureza mediante una explotación a cielo abierto y una planta hidrometalúrgica. Una vez agotado el mineral secundario que se ha venido explotando, la compañía plantea la continuidad de la actividad con el nuevo proyecto polimetalúrgico.

Vista de la explotación. Foto: CFC

Este proyecto minero en Sevilla se apoyará en una mina subterránea y en una nueva planta polimetalúrgica para la producción de los cuatro metales. Todo ese proceso se realizará con una tecnología que representa una innovación única en la minería mundial al completar el proceso ‘de la mina al metal’, es decir, desde la extracción del mineral hasta su transformación en metal, listo para su comercialización.

Este sistema, con el que Cobre Las Cruces ha estado hasta ahora produciendo el cobre más puro del mundo (99,999%), se ha perfeccionado y ampliado para procesar también el mineral polimetálico. Se trata de un material muy abundante en la Faja Pirítica andaluza, pero hasta ahora era muy complejo de procesar por la dificultad de separar sus componentes.

El nuevo proyecto prevé abastecerse de energías renovables como la solar o la bioenergía, tanto en la planta industrial como en las operaciones de transporte del mineral. “También en materia ambiental, se ha calculado una huella de carbono (emisiones CO2) un 90% inferior comparado con la cadena de producción de metal convencional, contribuyendo así al objetivo de descarbonización de la economía”, señalaba recientemente la Junta de Andalucía en un comunicado.

Los ecologistas dan la voz de alarma

Pero no todos lo ven igual. Los ecologistas han hecho sonar la alarma. La fuerte demanda de agua de la instalación puede afectar al abastecimiento de Sevilla.

El nuevo proyecto de mina subterránea de Cobre Las Cruces dejará a Sevilla sin reservas de aguas subterráneas en tiempos de sequía, ya que se pretende modificar el Plan Hidrológico del Guadalquivir para extraer hasta seis millones de metros cúbicos de aguas subterráneas protegidas, ha alertado en un comunicado Ecologistas en Acción.

El pasado 19 de agosto se publicó en el Boletín Oficial de la Provincia de Sevilla la petición definitiva de la empresa minera Cobre Las Cruces de una concesión de aguas públicas para su proyecto minero denominado proyecto PMR, que consta una cantidad máxima de aguas públicas de 4.360.000 m3/año, de las que 3.330.000 m3/año serán de aguas subterráneas.

Instalaciones de la empresa. Foto: CPC

Según Ecologistas, las autorizaciones ambientales unificada e integrada que otorgó la Junta de Andalucía en diciembre de 2020 se contempla un uso de hasta seis millones m3/año de aguas subterráneas.

En 2004 se autorizó la mina a cielo abierto de Cobre Las Cruces con una condición de obligado cumplimiento: quedaba prohibida cualquier afección, en cantidad y calidad, a las aguas subterráneas del entorno minero, porque constituyen una reserva estratégica destinada a abastecer de agua al área metropolitana de Sevilla en épocas de sequía.

Por eso, la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) sólo autorizó entones a CLC usar 180.000 m3/año de esas aguas subterráneas, que además tenía que compensar mediante el cierre de varios pozos del entorno minero.

Daños en el acuífero

Sin embargo, Cobre las Cruces “nunca ha cumplido esa obligación y ha dañado el acuífero de manera continuada y reincidente, y con conocimiento permanente de las autoridades de la CHG”, ha denunciado Ecologistas.

De hecho, en mayo de 2008 la CHG tuvo que paralizar la actividad minera por contaminar con arsénico el acuífero, y en 2016 sus tres máximos dirigentes fueron condenados por esos hechos, por delitos contra el medio ambiente y de daños continuados al dominio público.

Desde 2009 hasta 2019, CLC consumió 1.000.000 m3/año por encima de la autorización, es decir, 5,5 veces más de lo autorizado, ante la “pasividad cómplice de la propia CHG“, según esta organización ecologista.

En 2018 realizó la primera rampa de minería subterránea y los daños al acuífero se dispararon, y en enero de 2019 se produjo un derrumbe masivo de la escombrera norte hacia el interior de la corta minera, en parte, como consecuencia de la detracción masiva e ilegal de aguas subterráneas.

Hace unos años hubo un derrumbe masivo en la mina. Foto: Ecologistas en Acción

Ahora, el nuevo proyecto minero PMR de CLC -minería subterránea y nueva Planta de Beneficio- ha solicitado que le autoricen -durante 15 años más- extraer hasta 6 millones de m3/año de lo que ahora denominan “aguas de mina”, y un consumo de 3.330.00 millones m3/año de esas aguas subterráneas para el nuevo proceso industrial.

Ecologistas augura que, “dada la trayectoria infractora de CLC, finalmente extraerán anualmente unos 30 millones m3/año del acuífero, es decir, 180 veces más de lo que se comprometieron a extraer cuando se les autorizó su proyecto minero en 2004” y esa cantidad equivale al consumo de los 700.000 habitantes de Sevilla durante un año.

 

Nota de la Junta de Andalucía sobre el proyecto: https://www.juntadeandalucia.es/presidencia/portavoz/economiayempleo/161572/TransformacionEconomica/Mineria/Mina/CobrelasCruces

Nota de Ecologistas en Acción sobre el proyecto: https://www.ecologistasenaccion.org/178471/el-nuevo-proyecto-de-cobre-las-cruces-sin-reservas-de-aguas-subterraneas-en-tiempos-de-sequia/

Web de la empresa: https://www.cobrelascruces.com/

Te puede interesar: Extremadura: continúa la ‘guerra del litio’ por la mina para baterías

Joan Lluís Ferrer

Joan Lluís Ferrer Colomar (Ibiza, 1967) es licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco (UPV-EHU). Desde 1988 ha ejercido el periodismo en prensa, radio y televisión en Bilbao, Catalunya y Baleares. Especializado en información ambiental, desde 2019 coordina la sección Crisis Climática en los periódicos de Prensa Ibérica. Desde 2020 dirige Verde y Azul, el canal de medio ambiente de Prensa Ibérica y Grupo Zeta.

Hacer un comentario