Verde y Azul

Extremadura: continúa la ‘guerra del litio’ por la mina para baterías

Una auténtica ‘guerra’ se ha desatado en Extremadura alrededor de un proyecto para abrir una mina de litio para la fabricación de baterías eléctricas en la dehesa de Las Navas, en Cañaveral (Cáceres). Los defensores respaldan el plan de Lithium Ibérica al considerar que implicará actividad y empleo. Los detractores auguran graves riesgos para la salud de los vecinos, un enorme impacto ambiental y la “destrucción” del desarrollo sostenible en Cáceres. La plataforma ‘No a la mina de Cañaveral’ ha recogido hasta el momento 30.800 firmas en contra del proyecto. Y sigue sumando.

La compañía calcula que invertirá en Las Navas 318 millones de euros y que extraerá 35.000 toneladas de hidróxido de litio al año, de las que saldrán 2,3 toneladas de litio. Ha prometido crear 400 empleos, entre el proyecto extractivo y la planta de transformación asociada que se levantará también en los terrenos de la mina.

Lithium Iberia también prevé la apertura de una fábrica de cátodos para las baterías en la provincia de Cáceres y otra de celdas en la de Badajoz, con lo que estima que la inversión total se acercaría a los 1.000 millones de euros. La industria del coche eléctrico será una de las principales destinatarias de estos elementos.

La empresa ya cuenta con los estudios y sondeos previos en Las Navas e inició en enero una nueva fase administrativa al solicitar el pase a concesión de explotación de la mina. Su objetivo es conseguir el visto bueno de la Junta de Extremadura a finales de este año. La compañía prevé dos años de preparación de labores y 19 años de explotación, seis de ellos a cielo abierto y los 13 restantes bajo tierra.

Los empresarios de Monfragüe, en contra del proyecto minero

La Asociación de Empresarios de Monfragüe (ENDEMO) han sido los últimos en manifestarse sobre el proyecto: han mostrado su frontal rechazo a la mina, e incluso a los dos permisos de investigación, ya concedidos por la Junta de Extremadura y que afectan a los términos municipales de Cañaveral, Pedroso de Acim, Portezuelo, Pedroso de Acim, Torrejoncillo, Casas de Millán, Portezuelo y Holguera.

Vista del parque de Monfragüe. Foto: parquedemonfragüe.com

ENDEMO sostiene que el proyecto de Lithium Ibérica no es compatible con su objetivo de fomentar  “el ecoturismo, la economía verde y el desarrollo sostenible de la Reserva de la Biosfera de Monfragüe y su área de influencia, como medio para lograr una situación social más justa para sus habitantes”.

“Es un proyecto destructivo junto a la Reserva de la Biosfera de Monfragüe, que generaría multitud de daños irreparables en la zona, como tenemos consciencia de que ha ocurrido en otros lugares con proyectos similares”, resalta el colectivo.

En opinión de ENDEMO, el proyecto minero afecta “de manera negativa, especialmente, al tejido turístico empresarial de la zona. Y genera un “impacto negativo” en la Vía de la Plata, que discurre por la zona, y que es “un reclamo turístico del que se sustentan varios negocios, ya que el área minera se proyecta junto a dicha vía histórica, afectando así a la economía asociada a la misma”.

“El proyecto afecta gravemente a las reservas hídricas de las que se abastecen los municipios del área, así como los negocios asociados a ellos, tanto turísticos como de otros sectores. Además esto podría suponer el despoblamiento de los municipios y el éxodo rural de la zona”, alertan los empresarios.

Creen que las “nubes de polvo contaminante en suspensión” generadas podrían afectar al sello de calidad ‘Destino Turístico Starlight’ (que reconoce la calidad del cielo nocturno para astroturismo) de la Reserva de la Biosfera de Monfragüe, afectando así a la oferta turística y a los negocios asociados a la observación astronómica.

“Animamos al resto de asociaciones relacionadas con el turismo de naturaleza, el ecoturismo o el desarrollo sostenible, así como a otros colectivos empresariales afectados, a pronunciarse en favor de la conservación de los potenciales verdes de la Reserva de la Biosfera de Monfragüe afectados por este proyecto y de la creación de un modelo económico realmente sostenible en la comarca”, concluye la asociación.

Apoyo municipal al plan de Lithium Ibérica

“Queremos trabajo y el litio es necesario”, señalaba recientemente el alcalde de Cañaveral, Jacinto Sánchez, al referirse al proyecto minero. Subrayaba asimismo que el pueblo, que en su día tuvo varias instalaciones industriales, sufre el impacto del despoblamiento y la emigración desde los años setenta del siglo pasado. Y cree que la mina ayudará a revertir esa situación.

Imagen de la dehesa de las Navas. Foto: Plataforma no a la Mina

La compañía ya ha invertido en Las Navas cinco millones de euros en dos años. Para extraer litio abrirá un gigantesco hoyo en la dehesa de unas 24 hectáreas. Los promotores de la mina reconocen que tendrá impacto medioambiental, pero piden aguardar unos meses a que se presenten los planes de explotación y restauración y el informe ambiental para determinar su alcance.

La plataforma contraria al proyecto cree que la “megamina” de litio para baterías se pretende abrir en una dehesa “de alto valor ecológico, en la que habitan “muchas especies incluidas en el Catálogo de Especies Amenazadas de Extremadura, algunas de ellas, incluso, en peligro de extinción”.

Es una zona que sirve de “enlace y corredor ecológico” entre varios espacios protegidos: la Reserva de la Biosfera de Monfragüe, la ZEPA Monfragüe y las Dehesas del Entorno y la ZEC Monfragüe, a unos tres kilómetros al noreste de la zona de explotación de la mina, y la ZEPA Canchos de Ramiro y Ladronera, a menos de 1 kilómetro al sudoeste de la misma. La mayoría de estos espacios integran de la Red Natura 2000, y por tanto están protegidos por la normativa europea.

“El proyecto provocaría la destrucción de hábitats y la contaminación de la cuenca de los ríos Alagón y Tajo, adonde irían a parar los residuos tóxicos de la mina. Además, afectaría negativamente y de manera directa a los vecinos de la localidad de Grimaldo, debido a que la zona de interés para la explotación estaría a unos 250 metros del núcleo urbano”, alerta la plataforma.

Destrucción de ecosistemas de alto valor ecológico

El colectivo critica que el objetivo de la mina sea la extracción de litio destinado a baterías, “para que los beneficios, una vez más, beneficien a la industria del automóvil a costa de la destrucción de ecosistemas de alto valor ecológico en un nuevo ejemplo de desarrollo no sostenible”, que a su juicio afectaría al sector turístico y al patrimonio natural y paisajístico.

Subraya, asimismo, que la mina está proyectada para extraer “litio, cesio y tántalo, los cuales son altamente tóxicos, cancerígenos y perjudiciales para la salud”.  Y que generaría “graves impactos sobre la vegetación, arrasando más de 2.000 encinas y alcornoques”, así como a “especies de fauna y flora protegidas, transformando de manera irreversible todo el entorno”.

extremadura baterías
Mina a cielo abierto. Foto: Pexels

Descarta que se vayan a crear 400 empleos: “La realidad es que sólo serían unos pocos empleos y de baja cualificación, y no se compensarían a largo plazo los daños sobre la agricultura y ganadería de la zona, ya que una vez cesada la actividad quedaría prácticamente desértica y el territorio sería improductivo durante décadas”.

Una última alerta: la posible “destrucción de los recursos hídricos”. “La explotación de la mina necesitaría, según el proyecto, 400.000 metros cúbicos de agua al año, que según los promotores provendrían de la EDAR y del embalse de Cañaveral, de las aguas de escorrentía procedentes de la lluvia y arroyos de la zona, así como de un pozo que se realizaría al este de Grimaldo, pudiendo ocasionar, en este último caso, la extinción de los ya escasos recursos hídricos de lo que se abastece esta localidad, haciendo imposible la habitabilidad de la misma”.

Según la plataforma, la distancia de la “macromina” de Las Navas a los pueblos de la zona sería:

­–Grimaldo a menos 600 metros al Este.

–Pedroso de Acím a unos 2 kilómetros al Sureste.

–Holguera a unos 2 kilómetros al Norte.

–Cañaveral a unos 4 kilómetros al Sur.

–Casas de Millán a unos 3 kilómetros al Sureste.

–Portezuelo a unos 7 kilómetrosal Suroeste.

–Torrejoncillo a 8 kilómetrosal Noroeste.

Recogida de firmas contra la mina de Cañaveral: https://www.change.org/p/no-a-la-mina-de-las-navas-ca%C3%B1averal

Sitio web de la plataforma “No a la mina de Cañaveral”: https://www.facebook.com/Plataforma-No-a-la-Mina-de-Ca%C3%B1averal-340890547296234/

Te puede interesar: La otra cara de las baterías eléctricas: la ‘guerra del litio’ sacude Cáceres

 

Ramón Díaz

Ramón Díaz Alonso (Llanes, 1962). Trabaja desde 1990 en La Nueva España, primero como corresponsal en la comarca oriental de Asturias, después como responsable de la edición del oriente de Asturias y desde 2017 en la sección de Asturias, especializado en información política, de infraestructuras y ambiental. Colabora desde enero de 2021 con Verde y Azul, el canal de medio ambiente de Prensa Ibérica y Grupo Zeta. Es coautor de varias publicaciones de la Asociación Asturiana de Periodistas y Escritores de Turismo (ASPET).