Verde y Azul

Oceana reclama a la UE que prohíba la pesca de arrastre en áreas protegidas

La organización conservacionista Oceana ha reclamado al Parlamento Europeo que apoye la prohibición de la pesca de arrastre, el sistema pesquero más dañino y menos selectivo, en todas la áreas marinas protegidas (AMP) de la Unión Europea. Se trata de una medida que protegería los fondos marinos, pero que, según alerta el sector afectado, comprometería una actividad económica que genera miles de empleos y representa el 40% de las extracciones pesqueras.

La pesca de arrastre comercial tiene un efecto devastador sobre la biodiversidad en las zonas donde se ha utilizado. Los grandes buques arrastreros comerciales han diezmado históricamente los ambientes marinos y han disminuido las poblaciones de peces a unos niveles en los que, a menudo, no pueden recuperarse.

El impacto en las formas de vida asentadas en el fondo marino, conocidas como comunidades bentónicas, es devastador y el principal culpable son los buques de arrastre con plumas (barras metálicas) de hasta 12 metros, con muchas de dichas plumas a menudo desplegadas al mismo tiempo. Por otro lado, esta arte de pesca es clave para garantizar el consumo de pescado, a precios razonables, a millones de personas en todo el mundo.

Desde el punto de vista ambiental no hay duda: la pesca de arrastre de fondo esquilma, captura o destroza todo a su paso, según todos los expertos. Destruye los fondos marinos donde crecen gran cantidad de algas, plantas, como la Posidonia oceanica y otros organismos, ya que el arte está en contacto directo con el fondo marino mientras es arrastrado y cada vez se usan artes que escarban más en el lodo.

Sistema general de la pesca de arrastre

El arrastre de fondo es además un arte de pesca poco selectivo, con altas tasas de capturas accidentales o by-catch, que frecuentemente son devueltas muertas al mar como descartes, debido a su bajo interés comercial o por tratarse de juveniles.

Según diversos estudios, se descarta entre el 15% y el 70% de lo capturado dependiendo de la especie, pero este porcentaje aumenta a medida que disminuye la profundidad a la que se pesca. Además, la técnica es considerada perjudicial por los graves efectos que induce sobre la cadena trófica y la destrucción de hábitats submarinos.

La pesca con artes de arrastre es una de las más extendidas por todo el mundo. Un 40% de las capturas mundiales se realizan mediante técnicas que entran en contacto con el fondo oceánico.

Los fondos donde trabajan las flotas de arrastre suponen una porción relativamente pequeña del océano, según destacan desde el sector pesquero.

«En general, son áreas seleccionadas, que han sido altamente productivas durante décadas y que lo seguirán siendo si se controla adecuadamente el esfuerzo pesquero que se realiza sobre las mismas», según defienden desde Cepesca, la confederación que engloba 36 asociaciones de armadores de pesca, 725 empresas pesqueras, 781 buques,con cerca de diez mil trabajadores.

No obstante, Nicolas Fournier, director de campaña para la protección marina en Oceana Europa, subraya que «prohibir el arrastre en áreas protegidas resulta obvio, fundamentalmente porque nuevos datos muestran que además de ser una pesca altamente destructiva, también libera enormes cantidades del carbono almacenado por el fondo marino. En Europa necesitamos urgentemente una «protección real» de nuestras zonas protegidas, y hacer una transición hacia pesquerías de bajo impacto y bajas emisiones de carbono«.

«Incompatible con las áreas marinas protegidas»

Para Oceana, la pesca de arrastre es intrínsecamente incompatible con el concepto de «área protegida» y el Parlamento Europeo debe pedir a la Comisisión Europea y a los Estados Miembros esta prohibición para cumplir con sus ambiciosos objetivos de protección de los océanos».

La Estrategia Europea de Biodiversidad 2030 es fundamental para que la Unión Europea pueda abordar la pérdida continua de biodiversidad en los mares europeos1, cumplir con la ambición del Parto Verde Europeo (European Green Deal) y convertirse en líder global en protección de los océanos.

El Parlamento tiene una oportunidad única de expresar su oposición a los «parques de papel» (es decir, que solo existen sobre el papel) ante la Comisión Europea, que actualmente está preparando su Plan de Acción sobre los océanos (que se publicará después del verano) y la próxima Ley de Restauración (que estaría preparada a finales de año).

Barcos de arrastre en Santa Pola: Foto: Matías Segarra

El pasado 20 de mayo, Oceana junto con otras ONGs lanzó una petición a los Comisarios Sinkevičius y Timmermans para que propongan un Plan de Acción ambicioso, que como primer paso prohíba la pesca destructiva en todas las áreas marinas protegidas de la Unión Europea. La petición ya ha sido firmada por más de 100.000 personas a los pocos días de su lanzamiento.

Los fondos marinos de la Unión son los más arrastrados del mundo, más de 5 veces la media mundial. Cada año la pesca de arrastre en aguas europeas impacta una superficie similar a un tercio del continente. Las artes de arrastre de fondo son ampliamente utilizados en la Unión Europea, incluso en áreas marinas protegidas, los estudios indican una mayor intensidad del arrastre dentro de los límites, que fuera de las zonas protegidas.

De hecho, un estudio reciente de Oceana demostró que las artes de pesca destructivas, incluido el arrastre de fondo, afecta al 86% de la superficie designada bajo la Red Natura 2000 marina.

Además, otro estudio diferente publicado en Nature demostró que cada año el arrastre libera enormes cantidades de carbono desde el fondo a la columna de agua, una cantidad equivalente a lo que genera la industria de la aviación. Reducir la huella producida por la pesca de arrastre protegería las reservas de carbono del lecho marino, al tiempo que aumentaría la capacidad de resiliencia del océano para combatir el cambio climático.

Desafortunadamente, los océanos están en problemas: los científicos informan que la cantidad de pescado capturado en los océanos comenzó a disminuir, por primera vez en la historia registrada, hace solo unas décadas. Afortunadamente, sabemos cómo arreglar las cosas.  Gestión pesquera basada en la ciencia, que establece límites de captura basados ​​en la ciencia, reduce la captura discrimitada y protege el hábitat – está ayudando a los océanos a recuperarse y recuperarse donde está establecido. Oceana se dedica a abogar por una gestión pesquera basada en la ciencia y a restaurar los océanos del mundo.

Por otro lado, las pesquerías europeas están atravesando una crisis ambiental, económica y social que afecta a miles de personas que han vinculado sus medios de vida con la conservación del mar y los océanos. Además de las consecuencias sobre el medio marino del uso de este tipo de redes, la pesca de arrastre genera toneladas de capturas accidentales al año.

Foto: Matias Segarra

Lo que está claro es que hay que actuar ya, porque ya se ven los efectos de la sobreexplotación que afectan de manera negativa al rendimiento de las pesquerías. Hay que cambiar el modelo de pesca reduciendo la capacidad pesquera «hay muchos barcos en el mar y poco pescado» y eliminando aquellas pesquerías más destructivas por aquellas que causen menos impacto y sean más selectivas. La solución al problema, según ecologistas y científicos, es apoyar una reforma de la Política Pesquera Común (PPC) justa que beneficie a aquellas pesquerías más sostenibles, como la pesca artesanal.

Greenpeace considera que la nueva PPC debe poner fin a la sobrepesca, a la pesca destructiva, como el arrastre, y apoyar a sectores artesanales y sostenibles que contribuyen al bienestar social, económico y ecológico de las comunidades costeras. Creo que deberíamos dejar de pescar en tanta cantidad, e intentar pescar mejor, utilizando, como he dicho antes, artes más selectivas para evitar que se dañe el fondo marino.

Entre otras cosas, asegura, se deberían utilizar formas de pescar con las que no se tenga un contacto directo con el fondo del mar, para evitar que repercuta de forma negativa. Eso si, hay cosas que si que requieren un trato inmediato como es el consumo de combustible.

Mas informacion en https://oceana.org/what-we-do

Te puede interesar: Áreas marinas: ¿protección real o ficticia?

 

Hacer un comentario