Verde y Azul
secuoyas gigantes

Los incendios matan a la quinta parte de las secuoyas gigantes de California

La secuoya gigante (Sequoiadendron giganteum) es el organismo vivo más grande del mundo. Puede superar los 100 metros de altura y los 10 de diámetro. La conocida como ‘The President’ tiene 3.200 años de edad. Los incendios forestales registrados en California en 2019 y 2020 abrasaron a un número sin precedentes de ejemplares, estimado entre 7.500 y 10.400. Estas pérdidas representan del 13% al 19% de las 75.000 secuoyas gigantes de más de 1,2 metros de diámetro existentes en el mundo.

Solo en el parque nacional Sequoia y en los alrededores del bosque nacional Sequoia, en California, donde viven los mayores ejemplares del planeta, los incendios arrasaron un tercio de las arboledas, lo que provocó la muerte de entre 2.261 y 3.637 ejemplares.

Las secuoyas gigantes solo son autóctonas en unas 70 arboledas esparcidas a lo largo del lado occidental de la cordillera de Sierra Nevada. Están consideradas en peligro de extinción por la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza (UICN).

“Incendios tan intensos como para arder lo suficientemente calientes y lo suficientemente altos para matar tantas secuoyas gigantes (árboles que alguna vez se consideraron a prueba de fuego) ponen un signo de exclamación sobre el impacto del cambio climático”, ha señalado el periodista Brian Melley en un artículo que ha publicado en phys.org y en apnews.com.

Las llamas queman un árbol en el bosque nacional Sequoia, el pasado 19 de septiembre. Foto AP / Noah Berger

El pasado sábado publicaba un nuevo mensaje en su cuenta de Twitter: “Los modelos climáticos de 2013 predijeron que las secuoyas gigantes no se verían amenazadas por incendios forestales durante 50 años. Dos años después, los primeros gigantes fueron incinerados. En los últimos dos años, se han quemado hasta una quinta parte de los árboles más grandes del mundo”.

Un gigante con 31 metros de perímetro

La lucha por salvar a estos gigantes noches. Se han movilizado más de 200 bomberos y decenas de helicópteros y aviones. En septiembre, el habitante más célebre del parque nacional Sequoia, el árbol conocido como ‘General Sherman’, fue envuelto por bomberos en mantas de aluminio para protegerlo del fuego. Y lo han rociado con gel retárdate de poliacrilamida, similar al de los pañales para bebés.

Este gel es más espeso y pegajoso aún que el retardante utilizado habitualmente en las tácticas de extinción de incendios aéreos. La teoría era que se adheriría mejor al dosel de la arboleda y podría reactivarse con agua justo antes de que llegaran las llamas si se secaba. Nunca antes se había experimentado esta medida. Funcionó.

Pese a que no es el árbol más alto (mide ‘solo’ 83,3 metros de altura, lejos de los 115,5 metros de ‘Hyperion’, habitante del parque nacional Redwood), esta secuoya esta considerada como el árbol individual con mayor cantidad de biomasa del planeta. El mayor ser vivo de la Tierra.

Trabajos para proteger a ‘General Sherman’. Foto: National Park Service

’General Sherman’ es el árbol más grande del mundo en volumen, según el Servicio Nacional de Parques de los Estados Unidos. Sus dimensiones son extraordinarias. Su perímetro alcanza los 31 metros y su diámetro casi 11 metros. Su corteza tiene un grosor de un metro. Tiene dos billones de hojas. Su peso se estima en unas 2.000 toneladas. Y su edad está entre 2.300 y 2.700 años.

Pero ‘General Sherman’ no fue el único árbol protegido contra el fuego por los bomberos. También cubrieron otros ejemplares, los más famosos del parque. Las mantas de aluminio pueden resisitir al fuego durante períodos cortos de tiempo.

Más de 7.400 incendios este año en California

El daño en algunas zonas es de tal calibre que las autoridades se están planteando, por primera vez en la historia, plantar plántulas. Pero se necesitarán cientos de años para que reemplacen a los árboles perdidos.

Estos gigantescos árboles se han adaptado a lo largo de los siglos para soportar incendios de baja intensidad. Paradójicamente, necesitan el fuego para reproducirse. Las secuoyas gigantes producen piñas del tamaño aproximado de un huevo. Contienen las semillas en su interior que pueden permanecer verdes y sin abrirse durante décadas en el árbol. Solo un incendio forestal aumenta lo suficiente la temperatura como para liberar las semillas.

Pero los científicos afirman que las secuoyas gigantes, sometidas a la sequía, cada vez son menos capaces de resistir los ’superincendios’. Además, si el fuego arde con mucha intensidad las semillas mueren y los árboles no se pueden regenerar.

California ha sufrido solo este año más de 7.400 incendios forestales. Arrasaron más de 800.000 hectáreas. Los expertos achacan estas quemas al cambio climático, que provoca temperaturas muy elevadas y sequías prolongadas. Los rayos hacen el resto.

Además, California ha visto sus incendios más grandes en los últimos cinco años. No obstante, las muertes de árboles podrían haber sido peores si las fuertes lluvias y la nieve del 25 de octubre no hubieran apagado el fuego.

Mientras, los científicos alertan de que el cambio climático ha hecho que Occidente sea mucho más cálido y seco en los últimos 30 años. Y continuará haciendo que el clima sea cada vez más extremo y los incendios forestales más frecuentes y destructivos.

Ficha de la secuoya gigante de la UICN: https://www.iucnredlist.org/species/34023/2840676

Te puede interesar: El mundo prepara ‘Arcas de Noé’ para salvar especies amenazadas por el clima

Foto principal: unsplash

Ramón Díaz

Ramón Díaz Alonso (Llanes, Asturias; 1962). Trabaja desde 1990 en La Nueva España, primero como corresponsal en la comarca oriental de Asturias, después como responsable de la edición del oriente de Asturias y desde 2017 en la sección de Asturias, especializado en información política, de infraestructuras y ambiental. Colabora desde enero de 2021 con Verde y Azul, el canal de medio ambiente de Prensa Ibérica y Grupo Zeta. Es coautor de varias publicaciones de la Asociación Asturiana de Periodistas y Escritores de Turismo (ASPET).

Hacer un comentario