Verde y Azul
animales también ríen

Los animales también ríen, descubren los científicos

Que los animales juegan entre sí está bien documentado en muchas especies. Durante esos juegos, los animales a menudo usan señales que facilitan interacciones comunicativas. Aunque hasta ahora los científicos se habían centrado en las señales de juego de tipo visual, ahora una nueva investigación ha demostrado que hay señales de tipo vocal entre muchas especies cuando juegan. Es decir, los animales también ríen, al igual que hacen los seres humanos.

En un artículo publicado en la revista Bioacoustics, la primatóloga y estudiante graduada de antropología Sasha Winkler y el profesor de Comunicación de la Universidad de California (EEUU) Greg Bryant, indican que las señales de juego vocal suelen pasar desapercibidas, aunque las vocalizaciones más fuertes, que sugieren una función de transmisión, están presentes en humanos pero también en otras especies.

De este modo, las vocalizaciones emitidas durante el juego en muchas especies, pero más notablemente en grandes simios, comparten características acústicas y funcionales con la risa espontánea de los seres humanos, según ambos investigadores.

Las vocalizaciones del juego en primates y otros mamíferos a menudo incluyen sonidos de jadeo, lo que respalda la teoría de que la risa humana evolucionó a partir de una señal auditiva de respiración dificultosa durante el juego.

La complejidad social humana permitió que la risa evolucionara de una vocalización específica del juego a una señal más práctica y reconocible, dentro un gran conjunto de otros comportamientos sociales dentro de grupos.

Esta revisión proporciona una base para análisis comparativos detallados de vocalizaciones de juego en diversas especies, que pueden arrojar luz sobre la forma y función de la risa humana y, a su vez, ayudarnos a comprender mejor la evolución de la interacción social humana.

Los zorros figuran entre las especies que ríen cuando juegan. Foto: Agencias

La pareja revisó la literatura científica existente sobre el comportamiento de juego de los animales, en busca de menciones de señales de juego vocal, o lo que podría considerarse risa.

Encontraron que este comportamiento de juego vocal está documentado en al menos 65 especies. Esa lista incluye una variedad de primates, vacas y perros domésticos, zorros, focas y mangostas, así como tres especies de aves, incluidos los periquitos y las urracas australianas.

«Este trabajo expone muy bien cómo un fenómeno que alguna vez se pensó que era exclusivamente humano resulta estar estrechamente relacionado con el comportamiento compartido con especies separadas de los humanos por decenas de millones de años», dijo Bryant.

Los investigadores buscaron información sobre si las vocalizaciones de los animales se registraron como ruidosas o tonales, fuertes o silenciosas, agudas o graves, cortas o largas, una sola llamada o un patrón rítmico, buscando características conocidas de los sonidos de juego.

Existe mucha documentación existente sobre el lenguaje corporal basado en el juego entre los animales, como lo que se conoce como ‘jugar con la cara’ en los primates o ‘jugar con los arcos’ en los caninos, anotaron los investigadores.

Dado que lo que constituye un juego en gran parte del reino animal tiene gestos y modos bruscos y también puede parecerse a una pelea, los sonidos de juego pueden ayudar a enfatizar la no agresión durante esos estados de exaltación física, añade el artículo.

Grupo de focas. Foto: Agencias

«Cuando nos reímos, lo que estamos haciendo es dar información a los demás de que nos estamos divirtiendo y también invitamos a otros a unirse», dijo Winkler. «Algunos estudiosos han sugerido que este tipo de comportamiento vocal se produce también en muchos animales que juegan y, como tal, la risa es nuestra versión humana de una señal de juego vocal evolutivamente antigua».

Si bien Winkler y Bryant dicen que sería fructífera una mayor observación e investigación sobre las vocalizaciones, también señalan que tales observaciones pueden ser difíciles de conseguir en la naturaleza, especialmente para los animales cuyos sonidos de juego pueden ser más silenciosos.

Prestar atención a otras especies en su comportamiento arroja luz sobre la forma y función de la risa humana, señalan los investigadores, y ayuda a comprender mejor la evolución del comportamiento social humano.

Artículo de referencia: DOI: 10.1080/09524622.2021.1905065

Te puede interesar: Los animales también guardan distancia social para evitar contagios

Joan Lluís Ferrer

10 comentarios