Verde y Azul

Impuesto a coches contaminantes en la Comunitat Valenciana a partir de 2023

La Generalitat Valenciana se ha puesto manos a la obra en la lucha contra la crisis climática con la aprobación del anteproyecto de Ley del Cambio Climático y Transición Ecológica de la Comunitat Valenciana, que concreta las acciones para garantizar la transición ordenada hacia una economía no contaminante. Elevar el consumo de energía renovable, reducir drásticamente el nivel de emisiones, impuesto a coches contaminantes y ayudas a sectores limpios son algunos de los ejes de la nueva normativa en tramitación.

La Ley de Cambio Climático marca como objetivo, de acuerdo con las líneas fijadas por la Unión Europea, reducir un 40% las emisiones de CO2 en 2030 y declarar la neutralidad de emisiones en 2050, cuando solo se podrá emitir lo que la naturaleza pueda absorber.

En materia de consumo de energía, el objetivo se fija en una reducción del 35,4% en 2030 y se establece como objetivo que el 42% de la energía consumida en 2030 sea procedente de fuentes renovables.

Impuestos a coches contaminantes a partir de 2023

A partir de 2023, los vehículos de nueva matriculación tendrán un gravamen que variará en función de los gases contaminantes que emitan. Asimismo, se prevé un impuesto a las superficies comerciales de más de 2.500 metros, según el volumen de coches que acudan.

En relación al primer borrador, desaparece el gravamen inicialmente previsto para los grandes comercios de más de 1.300 metros situados fuera de las ciudades. Solo pagarán aquellos que superen los 2.500 metros, los cuales pagarían por cada vehículo que acceda a sus instalaciones.

Este proyecto normativa surge de la Ley de Cambio Climático aprobada en las Cortes Españolas hace pocos meses y que fija objetivos de emisiones y sostenibilidad energética parecidos a los que prepara la Generalitat.

Asimismo, se establece la elaboración de una Estrategia Valenciana de Transición Justa que se completará con los Convenios de Transición Justa y el Plan de Acción contra la Pobreza Energética.

El texto también aborda el impulso de la implantación de actividades económicas y de creación de puestos de trabajo verdes y la potenciación de la educación ambiental.

Además, la nueva ley tiene en cuenta las características del territorio valenciano en materia de consumo, combustibles, recursos naturales y oportunidades al alcance para definir estrategias adaptadas de lucha contra al calentamiento global en torno a cuatro ejes: energía; urbanismo y territorio, movilidad y fiscalidad verde.

Las energías verdes deberán desplegarse considerablemente. Foto: Agencias

La vicepresidenta y portavoz del Consell, Mónica Oltra, explica que la elaboración de esta ley, «así como la Declaración de Emergencia Climática, aprobada por el Consell en 2019, responde a la necesidad de definir un marco a medio y largo plazo para garantizar una transición ordenada de nuestra economía hacia una economía baja en carbono, competitiva, innovadora, eficiente en el uso de recursos y resiliente con el clima, que es lo que nos exige el Acuerdo de París, con el que nos hemos comprometido».

A este respecto, la vicepresidenta reitera que «no hay ninguna duda de que la principal causa del calentamiento global son las emisiones de efecto invernadero producidas por diferentes actividades humanas derivadas de nuestro modelo de sociedad, como la producción industrial, la generación de energía eléctrica mediante fuentes no renovables o el uso de combustibles fósiles».

El Mediterráneo, punto vulnerable

«Por tanto, -insiste Oltra- se hace necesaria una transformación profunda del modelo energético, productivo y de autoconsumo y, de otra, la prevención y adaptación a los impactos del cambio climático que actualmente ya se están apreciando».

Por su parte, la consellera de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica, Mireia Mollà, apunta que «el calentamiento registrado en el Mediterráneo es superior al del planeta y resulta perentorio impulsar marcos legislativos como la Ley de Cambio Climático y Transición Ecológica».

La Comunitat Valenciana ha aprobado ya el anteproyecto de ley de cambio climático

En este sentido, Mollà indica que «el anteproyecto legislativo establece objetivos de reducción de emisiones, fija los instrumentos para no dejar a nadie atrás y establece un fondo verde finalista que prevé tres tipos de gravámenes«. Una vez el Consell ha dado su conformidad al texto normativo, este se remitirá al Consell Econòmic i Social y al Consell Jurídic Consultiu para que emitan los informes pertinentes.

Jorge Olcina, director del Laboratorio de Climatología de la Universidad de Alicante, añade una cuestión más. «La pandemia del covid ha supuesto un shock que nos ha avisado de forma brusca de la necesidad de cambiar nuestro discurso en la relación del ser humano con su medio, con su territorio. La apuesta por la sostenibilidad es un camino sin vuelta atrás. Lo que se haga en los próximos años, mejor meses, para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos es la hoja de ruta que se debe mantener en las próximas décadas».

Para Olcina, » el cambio climático ya no es una creencia. Tenemos datos científicos que lo avalan. Los datos están ahí: el decenio 2010-20 fue sido el más cálido de la historia reciente, desde 1850 con un aumento 1,2 grados ya, por lo que solo quedan 0,8º C de margen según el Acuerdo de París, que busca mantener el aumento de la temperatura global promedio por debajo de los dos grados por encima de los niveles preindustriales, y perseguir esfuerzos para limitar el aumento a 1.5 °C, reconociendo que esto reduciría significativamente los riesgos y efectos del cambio climático.

Te puede interesar: Las 10 claves de la Ley de Cambio Climático en España

Hacer un comentario