Verde y Azul

Encuentran restos del asteroide que mató a los dinosaurios

Los científicos acaban de darlo por definitivo: fue un asteroide el que mató a los dinosaurios. Aunque ya había sólidos indicios de ello, ahora se ha encontrado el polvo de ese asteroide en el fondo del cráter que provocó en la península de Yucatán. La presencia de iridio ha sido clave para zanjar la discusión. Además, se ha determinado que la extinción de los grandes reptiles ocurrió en los veinte años siguientes a este impacto.

Los investigadores creen haber zanjado la controversia sobre el motivo que mató a los dinosaurios, vinculando definitivamente su extinción con un asteroide que se estrelló contra la Tierra hace 66 millones de años. Ello ha sido posible tras hallarse una pieza clave: polvo de asteroide dentro del cráter de impacto.

La muerte por un asteroide en lugar de una serie de erupciones volcánicas o alguna otra catástrofe global ha sido la principal hipótesis desde la década de 1980, cuando los científicos encontraron polvo de asteroide en la capa geológica que corresponde en el tiempo con la extinción de los dinosaurios. Este descubrimiento permitió imaginar el polvo del asteroide vaporizado y las rocas del impacto rodeando el planeta, bloqueando el sol y provocando una muerte masiva a través de un invierno global oscuro y sostenido. Luego, todo este material regresaría a la Tierra para formar la capa enriquecida en asteroide, material que es visible hoy.

En la década de 1990, la conexión se fortaleció con el descubrimiento de un cráter de impacto de Chicxulub, de 125 millas de ancho, debajo del Golfo de México. Ese cráter tiene la misma edad que la capa de roca en la que se encuentra.

La nueva investigación cierra el caso, afirman los investigadores, pues han logrado hallar polvo de asteroide que lleva la huella química adecuada dentro de ese cráter y, además, en la ubicación geológica precisa que tenía en el momento de la extinción.

«El círculo ahora finalmente está completo», dijo Steven Goderis, profesor de geoquímica en la Vrije Universiteit Brussel, quien dirigió el estudio publicado en Science Advances ayer mismo, 24 de febrero.

Lugar del cráter que dejó el impacto

El cráter dejado por el asteroide que acabó con los dinosaurios se encuentra en la península de Yucatán y se llama Chicxulub por un pueblo cercano. Parte del cráter está ahora en alta mar y parte en tierra; está enterrado debajo de muchas capas de roca y sedimentos. Una misión de 2016 dirigida por el Programa Internacional de Descubrimiento de los Océanos extrajo núcleos de roca de la parte del cráter situada en alta mar.

El iridio, la prueba definitiva

El estudio es el último de una misión del Programa Internacional de Descubrimiento del Océano 2016 codirigida por la Universidad de Texas en Austin que recolectó una gran cantidad de núcleo de roca del cráter enterrado bajo el lecho marino. La investigación de esta misión ha ayudado a llenar los vacíos sobre el impacto, sus secuelas y la recuperación de la vida tras este fenómeno.

El signo que permite identificar el polvo de los asteroides es el elemento iridio, que es raro en la corteza terrestre, pero está presente de forma abundante en ciertos tipos de asteroides. Un pico de iridio en la capa geológica ya permitió alumbrar en su día la hipótesis de los asteroides. En el nuevo estudio, los investigadores encontraron un pico similar en una sección de roca extraída directamente del cráter. En el cráter, la capa de sedimento depositada en los días o años posteriores al impacto es tan espesa que los científicos pudieron fechar con precisión el polvo en tan solo dos décadas después del impacto.

«Ahora estamos en un nivel de coincidencia que geológicamente no sucede sin causalidad», dijo el coautor Sean Gulick, profesor de investigación de la Escuela de Geociencias de UT Jackson, que codirigió la expedición de 2016 con Joanna Morgan del Imperial College de Londres. «Queda eliminada cualquier duda», añadió.

Sección de la roca del núcleo del cráter, donde se han hallado los restos.

El polvo es todo lo que queda del asteroide de 11 kilómetros de ancho que se estrelló contra el planeta hace millones de años, provocando la extinción del 75% de la vida en la Tierra, incluidos todos los dinosaurios no aviares.

La extinción de los dinosaurios se produjo en 20 años

Los investigadores estiman que el polvo levantado por el impacto circuló en la atmósfera durante no más de un par de décadas, lo que, señala Gulick, ayuda a calcular cuánto tiempo tardó en producirse la extinción.

«Si realmente vas a poner un reloj en extinción hace 66 millones de años, fácilmente podrías argumentar que todo sucedió en un par de décadas, que es básicamente el tiempo que tarda todo en morir de hambre», ha declarado.

Las concentraciones más altas de iridio se encontraron dentro de una sección de 5 centímetros del núcleo de roca recuperado de la parte superior del anillo de pico del cráter, que es un punto de gran elevación en el cráter y que se formó cuando las rocas rebotaron tras chocar y luego colapsaron por la fuerza del impacto.

«Combinamos los resultados de cuatro laboratorios independientes en todo el mundo para asegurarnos de que lo hicimos bien», dijo Goderis.

 

Artículo de referencia: https://advances.sciencemag.org/content/7/9/eabe3647

Te puede interesar: Las extinciones masivas tuvieron que ver con el CO2

Joan Lluís Ferrer

Hacer un comentario