Verde y Azul

El mundo ha perdido el 71% de sus tiburones desde 1970 por la sobrepesca

Más de 35.500 especies están en peligro de extinción en todo el mundo, de las que el 33% son tiburones y rayas, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). Además, en su última actualización, este organismo ha declarado el tiburón perdido (Carcharhinus obsoletus) como una especie ‘en peligro crítico’, es decir, que probablemente ya se haya extinguido, ya que se observó por última vez en 1934.

Los escualos, aunque en nuestro imaginario colectivo (gracias, en parte, a la contribución del cine) aparecen como una especie vengativa y peligrosa, lo cierto es que se encuentran en una situación de extrema vulnerabilidad, amenazados desde hace más de medio siglo con la desaparición.

Foto: Pinterest

Así concluye el estudio Medio siglo de declive mundial de los tiburones y las rayas oceánicos publicado recientemente en la revista científica Nature, y que es la primera síntesis del estado de estas especies a nivel mundial.

Este informe alerta que, desde 1970 hasta la actualidad, los océanos han perdido el 71% de la población global de estos animales, principalmente a causa de la sobrepesca, frente a la que son ciertamente susceptibles, primero por su alto consumo en países asiáticos por su carne, sus aletas, el aceite de su hígado o sus branquiespinas, pero también por su interés como trofeos en la pesca y el buceo recreativos.

Incluso en los países occidentales, el consumo de platos preparados con aleta de tiburón es responsable de la muerte de miles de tiburones todos los años, puesto que a menudo son pescados únicamente para cortarles la aleta con fines gastronómicos. De este modo, privado de ese elemento fundamental, el animal se ve abocado a la muerte.

El consumo de aletas de tiburón es una de las causas de la muerte masiva de esta especie. Foto: ycwb.com

Además, son especies que crecen y se desarrollan despacio y tienen pocas crías, por lo que si se capturan sin control, la especie no tiene tiempo suficiente para recuperarse.

Este análisis refleja que durante estos últimos 50 años, mientras la presión pesquera se duplicaba, la captura de tiburones y rayas se triplicaba, provocando un riesgo de extinción “excepcionalmente elevado, mucho mayor del que, por ejemplo, puede sufrir una especie de ave, mamífero o rana”, según alerta Nicholas Dulyy, doctor y catedrático de la Simon Fraser University, en Canadá.

La pesca desmesurada y sin regulación alguna de los tiburones y rayas ha generado que disminuyan “de forma vertiginosa” pese a ser especies que en el pasado eran abundantes, y que ahora están clasificadas en las dos categorías con mayor riesgo de la Lista Roja de la UICN, en “peligro” y “en peligro crítico”

Un ejemplo de ello es el marrajo dientuso (Isurus oxyrinchus), una especie con gran valor comercial, ahora “en peligro”, o el tiburón oceánico (Carcharhinus longimanus),  «en peligro crítico» de extinción.

Cada año desaparece una buena parte de la población mundial de tiburones. Foto: ycwb.com

“Aunque nuestra intención inicial era utilizar el estudio como un informe de evaluación útil, ahora tenemos la esperanza de que también sirva como una llamada urgente de advertencia», manifiesta el autor principal del estudio y postdoctorando de la Universidad Simon Fraser Nathan Pacoureau, quien además recalca la importancia de estas especies para mantener el equilibrio de los ecosistemas sanitarios.

Medidas urgentes

Los investigadores critican que los gobiernos «se han quedado cortos» a la hora de cumplir su papel en la protección de las especies amenazadas y acabar con el comercio internacional no sostenible, con al sobrepesca de estas especies.

Ante los resultados de este estudio, la presidenta de The Ocean Foundation Shark Advocates International, Sonja Fordham, asegura que aunque los datos son preocupantes existen precedentes en los que se ha logrado conservar las especies de ciertos tiburones amenazados, como es el caso del gran tiburón blanco y el tiburón martillo.

Aún así, la fundadora de esta institución alerta de que «se acaba el tiempo» por lo que urge aplicar «en todo el planeta» medidas  destinadas a frenar la desaparición de estas especies.

También te puede interesar: El cambio del clima intensifica la presión sobre los cetáceos

También te puede interesar: Áreas marinas: ¿protección real o ficticia?

Ana I. Montañez

Hacer un comentario