Verde y Azul
mascarillas mar

El mar devolverá a las playas en 2025 las mascarillas tiradas

Ya se suponía que habría una proliferación masiva de residuos plásticos (mascarillas y guantes, sobre todo) en el medio ambiente debido a la pandemia del COVID, pero un nuevo estudio, publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, es el primero que cuantifica con detalle la magnitud de este problema y cómo evolucionará en los próximos años. Los resultados son totalmente preocupantes. La covid ya ha producido ocho millones de toneladas de basura, parte de la cual ha ido directamente al mar.

La pandemia de COVID-19 ha provocado un aumento de la demanda mundial de plásticos de un solo uso, como mascarillas o guantes. Los residuos resultantes, algunos de los cuales acaban en los ríos y los océanos, están intensificando la gravedad de un problema de plástico mundial que ya está fuera de control.

Dirigido por un equipo de investigadores de la Facultad de Ciencias Atmosféricas de la Universidad de Nanjing, en China, y del Instituto de Oceanografía Scripps de la Universidad de California, en Estados Unidos, el estudio utiliza un modelo numérico de plástico oceánico recientemente desarrollado para cuantificar el impacto de la pandemia en los vertidos de plástico procedentes de fuentes terrestres.

Los investigadores descubrieron que se han generado más de ocho millones de toneladas de residuos plásticos asociados a la pandemia en todo el mundo, y que más de 25.000 toneladas han entrado en el océano mundial.

Dentro de tres o cuatro años, se espera que una parte importante de estos desechos plásticos oceánicos llegue a las playas o al lecho marino. Una parte más pequeña irá a parar a mar abierto, para acabar atrapada en los centros de las cuencas oceánicas o en los giros subtropicales, que pueden convertirse en parches de basura, y en una zona circumpolar de acumulación de plástico en el océano Ártico.

Foto: Agencias

Los investigadores incorporaron datos desde el inicio de la pandemia en 2020 hasta agosto de 2021, y descubrieron que la mayor parte de los residuos plásticos mundiales que entran en el océano proceden de Asia, y que los residuos hospitalarios representan la mayor parte del vertido terrestre. El estudio revela la necesidad de una mejor gestión de los residuos médicos en los países en desarrollo.

«Cuando empezamos a hacer cuentas, nos sorprendió descubrir que la cantidad de residuos médicos era sustancialmente mayor que la cantidad de residuos de los individuos, y que gran parte de ellos procedía de países asiáticos, aunque no es allí donde se produjeron la mayoría de los casos de COVID-19″, afirma Amina Schartup, coautora del estudio y profesora adjunta de Oceanografía de Scripps.

«Las mayores fuentes de exceso de residuos fueron los hospitales de zonas que ya tenían problemas con la gestión de residuos antes de la pandemia; simplemente no estaban preparados para manejar una situación en la que hay más residuos», añade.

Ideado por el equipo de investigación, el modelo MITgcm-plástico de la Universidad de Nanjing (NJU-MP) utilizado en este estudio funciona como «una realidad virtual», explica Yanxu Zhang, autor correspondiente y profesor de la Facultad de Ciencias Atmosféricas de la Universidad de Nanjing, que señala que el modelo se construyó basándose en las leyes de movimiento de Newton y la ley de conservación de la masa.

«El modelo simula cómo se mueve el agua del mar impulsada por el viento y cómo los plásticos flotan en la superficie del océano, se degradan con la luz solar, se ensucian con el plancton, se posan en las playas y se hunden en las profundidades –detalla Zhang–. Puede utilizarse para responder a preguntas del tipo ‘qué pasaría si’, por ejemplo, qué ocurriría si añadimos una determinada cantidad de plásticos al océano».

Foto: OA

El estudio destaca los ríos y las cuencas hidrográficas más importantes que requieren una atención especial en la gestión de los residuos plásticos. Los investigadores descubrieron que la mayor parte de los residuos plásticos mundiales de la pandemia llegan al océano desde los ríos.

Los ríos asiáticos representan el 73% del total de los vertidos de plásticos, siendo los tres principales contribuyentes los ríos Shatt al-Arab, Indus y Yangtze, que desembocan en el Golfo Pérsico, el Mar de Arabia y el Mar de China Oriental. Los ríos europeos representan el 11% de los vertidos, con contribuciones menores que de otros continentes.

Otra parte acabará en el Ártico o en los océanos

Aunque se espera que la mayor parte de los plásticos asociados a la pandemia se asienten en las playas y en el fondo marino, es probable que una cantidad menor acabe circulando o asentándose en el océano Ártico, que, según los autores del estudio, parece ser un «callejón sin salida» para los desechos plásticos que se transportan a él debido a los patrones de circulación del océano.

«Hay un patrón de circulación bastante consistente en el océano, y por eso podemos construir modelos que reproduzcan cómo se mueve el océano; en este punto es sólo oceanografía física», apunta Schartup, cuya investigación se centra normalmente en la comprensión del mercurio en los océanos.

«Sabemos que si los residuos se liberan de los ríos asiáticos en el Océano Pacífico Norte, algunos de esos desechos probablemente acabarán en el Océano Ártico, una especie de océano circular que puede ser un poco como un estuario, acumulando todo tipo de cosas que se liberan de los continentes», prosigue.

El modelo muestra que cerca del 80% de los residuos plásticos que transitan por el Océano Ártico se hundirán rápidamente, y se prevé la formación de una zona circumpolar de acumulación de plásticos para 2025.

Foto: Agencias

El ecosistema del Ártico ya se considera especialmente vulnerable debido a la dureza del entorno y a su gran sensibilidad al cambio climático. Según los investigadores, los posibles efectos ecológicos de la exposición a los plásticos acumulados en el Ártico añaden otra capa de preocupación.

Para combatir la afluencia de residuos plásticos a los océanos, los autores instan a mejorar la gestión de los residuos médicos en los epicentros, especialmente en los países en desarrollo.

También piden que se conciencie a la población mundial sobre el impacto medioambiental de los equipos de protección individual (EPI) y otros productos de plástico, y que se desarrollen tecnologías innovadoras para mejorar la recogida, la clasificación, el tratamiento y el reciclaje de los residuos de plástico, así como el desarrollo de materiales más respetuosos con el medio ambiente.

«De hecho, el plástico relacionado con el COVID es sólo una parte de un problema mayor al que nos enfrentamos en el siglo XXI: los residuos de plástico –advierte Zhang–. Para solucionarlo se necesita mucha renovación técnica, transición de la economía y cambio de estilo de vida».

Te puede interesar: 2020 termina con 1.500 millones de mascarillas lanzadas al mar

Hacer un comentario