Verde y Azul

El Amazonas perdió dos campos de fútbol de selva cada minuto en 2020

Los dos años que Jair Bolsonaro lleva en el Gobierno de Brasil han provocado récords de deforestación. En 2020 desaparecieron 8.426 kilómetros cuadrados de bosque y en 2019 fueron 9.178 (casi la misma superficie de Asturias)

La deforestación destruyó el equivalente a más de dos campos de fútbol por minuto en la Amazonía brasileña en 2020, otro año devastador para un recurso considerado vital para frenar el cambio climático, según datos oficiales del Gobierno que acaban de divulgarse.

La agencia espacial brasileña INPE identificó 8.426 kilómetros cuadrados de selva amazónica perdidos por la deforestación en 2020, utilizando su programa de monitoreo DETER, que analiza imágenes de satélite para rastrear la destrucción mensualmente. Ese fue el segundo año más devastador para las selvas brasileñas desde que se lanzó el programa en 2015.

La deforestación avanza sin control. Fuente: rainforest.com

La cantidad de bosque destruido solo fue mayor en 2019, cuando la cifra fue de 9.178 kilómetros cuadrados. Los ambientalistas subrayaron que esta situación coincide con los primeros dos años en el cargo del presidente de extrema derecha Jair Bolsonaro, quien recortó fondos para programas ambientales y presionó para abrir tierras amazónicas protegidas a la agroindustria y la minería.

«Los dos años de la administración Bolsonaro han sido los peores dos años de deforestación registrados en el programa DETER», dijo Marcio Astrini del Observatorio Climático Brasileño, una coalición de grupos ambientalistas. «Eso no es una coincidencia. Es el resultado de las políticas de destrucción ambiental del gobierno actual», dijo en un comunicado.

Camiones transportando árboles talados. Foto: Mongobay

La agencia espacial brasileña también opera otro programa de monitoreo basado en satélites conocido como PRODES que analiza la deforestación una vez al año con mayor detalle. Ese análisis, publicado en noviembre, fue aún más alarmante: descubrió que la deforestación aumentó un 9,5 por ciento anual en los 12 meses hasta agosto de 2020, destruyendo 11.088 kilómetros cuadrados de la Amazonía brasileña, un área más grande que Jamaica.

La destrucción en Brasil, el mayor exportador mundial de carne de res y soja, está siendo impulsada principalmente por agricultores, ganaderos y especuladores de tierras que excavan árboles y los queman para dar paso a cultivos y pastos. Eso también ha provocado un aumento de incendios forestales destructivos.

El número de incendios en la Amazonía brasileña aumentó un 16 por ciento el año pasado, a un total de más de 103.000. Los incendios también devastaron los humedales del Pantanal al sur, un paraíso de biodiversidad que vio como una cuarta parte de su superficie se incendió el año pasado.

Joan Lluís Ferrer

1 comentario