Verde y Azul
reducción de emisiones

Cumbre del clima: esta es la reducción de emisiones que anuncia cada potencia

La cumbre del clima que se desarrolla esta semana de forma virtual y reúne a 40 líderes mundiales convocados por el mandatorio norteamericano, Joe Biden, está acelerando los compromisos mundiales para salvar el clima. A lo largo de las sucesivas intervenciones y reuniones, ha ido perfilándose qué porcentajes de reducción de emisiones se establece para las próximas décadas.

Esta es la postura que actualmente mantienen las principales potencias emisoras de gases de efecto invernadero a la atmósfera:

Unión Europea. De momento, sigue siendo el motor de las políticas de descarbonización en el planeta. Su presidenta, Ursula von der Leyen, anunció hace pocos días que el objetivo de la UE es llegar a una reducción del 55% de las emisiones en el año 2030 (es decir, dentro de nueve años) y alcanzar la plena descarbonización en 2050. Von der Leyen ha animado al resto de potencias a asumir este mismo reto.

Gran Bretaña. El país que dirige Boris Johnson se ha mostrado especialmente ambicioso y ha elevado hasta nada menos que un 78% de recorte para el año 2035 la meta climática de su país. El gobierno británico ya había anunciado antes un 68% de reducción.  El país ha de acoger a final de año la COP26 en Glasgow para seguir avanzando en la agenda climática mundial.

Estados Unidos. El presidente Joe Biden ha realizado el anuncio ‘estrella’ de esta cumbre, al anunciar una reducción de emisiones de entre el 50% y el 52% para 2030 en relación con las que se emitían en 2005. Se trata de un objetivo menos ambicioso que el de la UE, pero así y todo supone duplicar los recortes que preveía la Administración Obama, que eran de entre el 26% y el 28%.

Rusia. Es otro de los grandes contaminantes del planeta, pero su presidente, Vladimir Putin, sigue sin fijar un porcentaje concreto. En la cumbre se ha limitado a anunciar que en los próximos treinta años será menos contaminante que la UE, pero sin poner cifras.

China. El país sigue con sus esfuerzos de descarbonización, aunque no con la rapidez que necesita el planeta. Su presidente ya había anunciado antes de la actual cumbre que China alcanzará la neutralidad climática en 2060, lo que, por efecto dominó, llevó a Japón y Corea del Sur a realizar anuncios similares días después. Está previsto que China, el gran contaminador mundial, siga aumentando sus emisiones hasta el año 2030, debido a que gran parte de su industria sigue basándose en el carbón. De hecho, y a pesar de que se están cerrando muchas centrales alimentadas con este combustible fósil, continúan abriéndose otras nuevas. Todo ha de cambiar a partir de 2030, cuando este elemento deje de entrar en escena. En realidad, el papel del carbón sobre el total energético chino ha descendido de un 70% a un 56,8% en los últimos diez años.

Llamamiento desesperado de la ONU

El secretario general de la ONU, António Guterres, ha alertado de la precaria situación en la que se encuentra la salud climática del planeta y ha emplazado a los líderes mundiales a actuar, porque “la madre naturaleza no espera”. Fue durante su intervención en la Cumbre de Líderes sobre el Clima, que reúne a representantes de más de 40 naciones, que representan el 80 por ciento de las emisiones mundiales.

Guterres resaltó que la década pasada fue la más calurosa de la historia, que los gases de efecto invernadero han alcanzado niveles no vistos en tres millones de años y que la temperatura global ya ha aumentado en 1,2 grados centígrados, una combinación que acerca al planeta “al umbral de la catástrofe”.

Porque, como apuntó, al “aumento constante del nivel del mar” se une que cada vez se registran más “temperaturas extremas, ciclones tropicales devastadores e incendios forestales épicos”. En su opinión, hace falta “un planeta verde, pero el mundo está en alerta roja. Estamos al borde del abismo. Debemos asegurarnos de que el próximo paso sea en la dirección correcta”, añadió.

El secretario general de la ONU instó a los líderes mundiales a construir una “coalición mundial” para lograr las cero emisiones netas a mediados de siglo y atraducir los compromisos ya adquiridos en acciones concretas e inmediatas. Y a trabajar sobre cuatro ejes: fijar un precio al carbono, trasladando la fiscalidad de los ingresos al carbono; acabar con las subvenciones a los combustibles fósiles; aumentar las inversiones en energías renovables e infraestructuras verdes; y detener la financiación del carbón y la construcción de nuevas centrales eléctricas de carbón.

Durante su intervención, el titular de la ONU aplaudió el anuncio realizado en la Cumbre por el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero entre un 50 y un 52 por ciento por debajo de los niveles de 2005.

De forma irresponsable, saqueamos los recursos del planeta, mermamos sus especies silvestres y tratamos el aire, la tierra y los mares como vertederos. Hay ecosistemas y cadenas alimentarias cruciales que se están viendo al borde del colapso. Esa es una actitud suicida”, alertó Guterres.

Para revertir esta actitud, el máximo dirigente de la ONU propuso impulsar una “acción climática ambiciosa” para la reducción de emisiones, limitar el aumento de la temperatura global a 1,5 °C como máximo, adaptarse a los cambios que se producirán en el futuro, adoptar medidas más contundentes para proteger la biodiversidad y reducir la contaminación creando economías circulares que posibiliten generen menos desechos.

El titular de la ONU indicó que la suma de esas medidas servirá para proteger al planeta y, además,permitirá crear millones de empleos.“La recuperación de la pandemia de covid ofrece una oportunidad de que el mundo emprenda un camino más limpio, ecológico y sostenible”, apuntó Guterres quien pidió un compromiso mundial para “restaurar nuestro planeta y hacer las paces con la naturaleza”.

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, resaltó con motivo del inicio de la Cumbre los “grandes logros” del país y su “compromiso inquebrantable” en la lucha contra la emergencia climática. “Debemos acelerar nuestra transición hacia un futuro descarbonizado”, apuntó Sánchez, quien matizó que ese objetivo debe ir acompañado de medidas sociales y de recuperación tras la pandemia de coronavirus.

También intervino en la Cumbre la ministra de Defensa, Margarita Robles, quien subrayó que el “negacionismo” climático queda “desmentido por la realidad” y es “una grave irresponsabilidad”, más aún si quien lo defiende es un gobernante. “El cambio climático es una de las amenazas más acuciantes para la seguridad”, añadió Robles, quien destaco el compromiso de España para alcanzar el objetivo de neutralidad climática en 2050.

Te puede interesar: ¿Quién es Xiye Bastida, la nueva Greta Thunberg hispana?