Verde y Azul
C-40 club ciudades

¿Cómo funciona el C-40, el club de ciudades que luchan para salvar el clima?

Existe en el mundo una especie de club de ciudades dedicadas a promover medidas concretas para luchar contra el cambio climático. Es el llamado C-40, del que forman parte Madrid y Barcelona y otras 95 más, las mayores del planeta. Las ciudades son la clave de la sostenibilidad y por ello lo que hagan o dejen de hacer resultará fundamental para el futuro colectivo.

El año 2020 presentó desafíos sin precedentes para el mundo. La pandemia de coronavirus, la recesión más profunda desde antes de la Segunda Guerra Mundial… Estas crisis traspasaron fronteras y cambiaron la vida del ser humano. Y se vieron agravadas por los impactos de la emergencia climática. Incendios forestales devastadores, sequías severas, huracanes y tifones cada vez más intensos plantean un creciente amenaza para la salud, el bienestar y la seguridad en todo el planeta. Todo ello refuerza la urgente necesidad de proteger y restaurar el medio natural.

Sobre la base de que adaptarse al cambio climático y reducir las emisiones de carbono son los grandes desafíos del mundo moderno nació hace ya 16 años C40 Cities, una red que conecta a 97 de las mayores megaciudades del mundo, cuyos dirigentes lideran el camino hacia un futuro más saludable y sostenible.

Los alcaldes de las ciudades C40, que representan a más de 700 millones de ciudadanos y una cuarta parte de la economía mundial, se han comprometido a cumplir los objetivos más ambiciosos del Acuerdo de París a nivel local. El grupo tiene dos miembros españoles: Madrid y Barcelona.

Pero el colectivo C40 Cities sigue siendo un gran desconocido para la mayor parte de la ciudadanía. ¿Qué es y qué hace esta asociación de ciudades? Un resumen telegráfico podría ser: conectar a los profesionales y a los alcaldes de todo el mundo para posibilitar acciones climáticas colectivas, con el objetivo de construir comunidades saludables, equitativas y resilientes.

C40 ha creado diferentes redes, a través de las cuales profesionales de todo el mundo se asesoran y aprenden unos de otros sobre los éxitos y desafíos de implementar la acción climática.

En la actualidad C40 cuenta con 16 redes que ayudan a las ciudades a replicar, mejorar y acelerar la acción climática. Los cuatro ejes sobre los que giran esas redes son:

-Conectar a los funcionarios de las ciudades con sus colegas de todo el mundo para ayudar a ofrecer soluciones a los desafíos climáticos.

-Inspirar la innovación, mostrando las ideas y soluciones de las principales ciudades del mundo.

-Asesorar a los colegas de otras ciudades sobre la base de la experiencia con proyectos y políticas similares.

-Influir en las agendas políticas nacionales e internacionales e impulsar el mercado aprovechando la voz colectiva de las ciudades.

Entre las redes de C40 destacan las que inciden en mejorar la calidad del aire, evitar las inundaciones urbanas, propiciar la construcción de edificios eficientes, planificar el uso del suelo o gestionar la movilidad.

Barcelona es una de las ciudades integrantes de esta red

Cada año, C40 Cities premia a aquellas ciudades que más se destacan en la lucha contra la emergencia climática. La pandemia obligó a suspender los premios el año pasado. En la edición de 2019 habían resultado galardonadas:

Londres, por la creación de una zona de emisiones ultrabajas en la que solo pueden circular vehículos cero emisiones.

Accra (Ghana), por la integración de los recolectores de desechos informales (personas que buscan en la basura) en el sistema oficial de gestión de la ciudad.

Medellín (Colombia), por la creación de 30 corredores verdes.

Calcuta (India), por su esfuerzo para electrificar su transporte público.

San Francisco (EEUU), por un programa que brinda a los residentes, incluidos los negocios, la opción de comprar su electricidad a precio competitivo de fuentes de energía renovables y bajas en carbono.

Seúl (Corea del Sur), por un proyecto para extender el uso de la energía solar en la ciudad, tanto en edificios púbicos como privados y en los negocios.

Guangzhou (China), por la conversión de toda su flota de autobuses (11.220 vehículos) a modelos que funcionan únicamente con electricidad y la instalación de 4.000 estaciones de carga.

Calcuta, en India, ha visto reconocidos sus esfuerzos por el clima

Entre los finalistas de 2019 figuraba Barcelona, por su hoja de ruta hacia la neutralidad de carbono y la “justicia climática”, que tiene en cuenta que el calor no afecta a todas las personas por igual y que la “renaturalizacion” de la ciudad debe comenzar por los barrios más vulnerables.

Este ambicioso plan persigue la neutralidad en carbono en 2050 e incluye medidas relacionadas con todos los grandes problemas ambientales, con cinco ejes estratégicos, 242 acciones concretas y 100 indicadores de seguimiento.

La última declaración de C40 Cities ocurrió hace solo unos días, con motivo del Día de la Tierra y la cumbre de líderes por el cambio climático. El director ejecutivo de C40 Cities, Mark Watts, resaltó que por fin se presencia “un cambio” entre los dirigentes nacionales, que reconocen la emergencia climática y la urgente necesidad de evitar los impactos catastróficos que el calentamiento global podría provocar en el planeta.

“La ciencia es clara: las emisiones globales deben reducirse en un 50% en la próxima década si queremos evitar el colapso climático”, subrayó Watts, quien resaltó que el cambio ya está en marcha en las ciudades C40.

Por ejemplo, con el compromiso de Los Ángeles de proporcionar una combinación de energía libre de carbono del 97% para 2030, los objetivos de carbono de Oslo ya consagrados en el presupuesto de la ciudad, o la creación de la flota de autobuses eléctricos más grande del mundo, 16.000, en Shenzhen.

“Al impulsar una recuperación ecológica y justa del covid-19, las ciudades están demostrando cómo los gobiernos en todos los niveles pueden enfrentar la escala del desafío y crear comunidades prósperas, saludables y prósperas para todos”, añadió Watts.

Watts destacó el compromiso adquirido por el Reino Unido para reducir las emisiones un 78% en 2035 y el 50% en 2030. También aplaudió al presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, al anunciar una reducción de emisiones de entre el 50% y el 52% para 2030 en relación con las que se emitían en 2005, lo que supone casi duplicar el compromiso adquirido en 2015.

Medellín (Colombia)

Asimismo, más de 125 alcaldes de 31 países se comprometieron la semana pasada a adoptar las medidas urgentes necesarias para abordar la crisis climática.

Las ciudades involucradas, entre las que figuran Madrid y Barcelona, se comprometieron a implementar acciones inmediatas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a la mitad en la próxima década y alcanzar emisiones netas de carbono cero a nivel mundial para 2050.

Las promesas de las ciudades fueron reveladas por el alcalde de Los Ángeles y presidente de C40 Cities, Eric Garcetti, durante una reunión con el secretario general de la ONU, António Guterres, convocada para discutir el papel vital de las ciudades en la reducción de las emisiones, asegurar una recuperación verde y justa de la crisis del covid-19 y demostrar lo que los líderes políticos comprometidos en todos los niveles de gobierno pueden hacer para “aumentar la ambición climática creíble y la acción futura”.

Página de referencia: https://www.c40.org/

Te puede interesar: ¿De dónde saldrá el dinero para hacer sostenibles las ciudades?