Verde y Azul

Basura marina: 30 países del sur se unen para luchar contra esta plaga

La basura marina representa un enorme problema para el planeta. Algunos científicos han alertado de que en 2050 la cantidad de plásticos en los océanos superará a la de peces. Una nueva iniciativa en la que participan la ONU y más de treinta países ayudará a prevenir y reducir la basura marina, en especial la plástica, en los sectores del transporte marítimo y la pesca.

GloLitterPartnerships (GLP) es un proyecto impulsado por el Gobierno de Noruega, la Organización Marítima Internacional (OMI) y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura (FAO) que tiene como objetivo reducir la basura marina y, a la vez, apoyar a los países en desarrollo, incluidos los pequeños estados insulares en desarrollo y los países menos adelantados económicamente, en la identificación de oportunidades para la prevención, reducción y contención del uso de plástico.

La iniciativa ayudará a todos los agentes implicados en el transporte marítimo y la pesca a aplicar mejores prácticas para la prevención y reducción de la basura plástica marina, incluidos los aparejos de pesca perdidos o desechados, en un intento por salvaguardar los recursos marinos costeros y globales.

También examinará la disponibilidad y la situación de las instalaciones portuarias, e intentará sensibilizar a los marineros y a los pescadores sobre el peligro que supone para el planeta la acumulación de plástico en el medio marino.

Asimismo promoverá que se marquen los utensilios utilizados para pescar y así poder rastrearlos hasta su propietario en caso de que se descarten o se pierdan en el mar.

Foto: Pixabay

En este sentido, la OMI alerta de que los artes de pesca que se desechan pueden suponer un grave riesgo para los pescadores, ya que las redes o los sedales pueden enredarse en las hélices de las embarcaciones o causar daños en el motor.

Además, también pueden tener impacto económico cuando los pescadores o las pesquerías pierden sus artes de pesca o los peces quedan atrapados las artes desechadas. Los contenedores perdidos también pueden suponer un peligro por el riesgo de colisión con los buques, añade.

El proyecto está financiado por Noruega y busca establecer un programa multianual de donantes múltiples. GloLitter se prolongará en principio durante tres años y medio, tendrá un presupuesto inicial de 3,8 millones de euros y será ejecutado por la OMI en asociación con la FAO.

Impacto devastador en el ecosistema oceánico

“La basura plástica tiene un impacto devastador en la vida marina y en la salud humana”, resalta Manuel Barange, director de Pesca y Acuicultura de la FAO. “Esta iniciativa es un paso importante para abordar el problema y ayudará a proteger el ecosistema oceánico, así como los medios de vida de quienes dependen de él”, añade.

José Matheickal, jefe del Departamento de Asociaciones y Proyectos de la OMI, subraya que la basura marina es “una plaga en los océanos y en el planeta. Me alegro mucho de que más de treinta países se hayan comprometido con esta iniciativa para abordar un problema cada vez más grave. El desarrollo de mejores prácticas servirán de modelo en todo el mundo y espero ver los resultados a medida que el proyecto avance”, añade.

El proyecto ayudará a cumplir el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) número 14 de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas, que insta a los estados a prevenir y reducir la contaminación marina y a conservar y utilizar los océanos de forma sostenible.

También se promoverá el cumplimiento de los instrumentos de la FAO, incluidas las ‘Directrices voluntarias para el marcado de artes de pesca’ y la ‘Iniciativa mundial sobre las redes fantasma’ (aquellas que son abandonadas y representan una amenaza para la vida marina).

Foto: Pixabay

Y la OMI alentará a los países a considerar las regulaciones del Convenio Internacional para la Prevención de la Contaminación que prohíben la descarga de plásticos de los buques al mar. Y las del Convenio de Londres que regulan el vertido de desechos de los barcos, permitiendo que solo se arrojen los que no son dañinos para el medio ambiente.

GloLitter incluirá asimismo iniciativas piloto con organizaciones lideradas por mujeres activas en la pesca para reducir el uso del plástico, el procesamiento y comercialización de pescado, y para el reciclaje. La meta es avanzar hacia un futuro bajo en plásticos.

¿Qué es la basura marina?

La ONU Medio Ambiente (UNEP)  define la basura marina como “cualquier material sólido, persistente, fabricado o procesado de que se descargue, evacue o abandone en el medio marino y costero”.

Estos materiales plásticos son ya omnipresentes en los mares y océanos. Se descomponen muy lentamente en el medio marino, incluso más de 400 años en algunos casos. La basura marina tiene múltiples efectos en el medio ambiente, la salud, la economía la seguridad y la cultura.

Se han detectado desechos plásticos en todas las áreas costeras de la Tierra, desde el Ecuador hasta los polos, en aguas alejadas de fuentes antropogénicas de contaminación, en aguas superficiales y profundas, en sedimentos de los océanos e incluso atrapada en el hielo marino.

La UNEP estima que el 15 por ciento de la basura marina flota en la superficie del mar, otro 15 por ciento se localiza en la columna de agua y el 70 por ciento restante permanece en el fondo marino.

Según un estudio internacional capitaneado por Marcus Eriksen, hace ya más de un lustro flotaban en los océanos del mundo 5,25 millones de partículas de plástico, que suponían un peso total de 268.940 toneladas.

Diez países han sido confirmados como “asociados principales” de GloLitter y otros veinte fueron seleccionados como “asociados” al proyecto. Los primeros asumirán un papel de liderazgo en sus regiones en el Plan de acción de la OMI contrala basura marina.

Los 10 países asociados principales son: Brasil, Costa Rica, Costa de Marfil, India, Indonesia, Jamaica, Kenia, Madagascar, Nigeria y Vanuatu. Los 20 países asociados son: Argentina, Cabo Verde, Colombia, Ecuador, Gambia, Mozambique, Nicaragua, Panamá, Perú, Filipinas, Senegal, Sri Lanka, Islas Salomón, Sudán, Tanzania, Tailandia, Timor Oriental, Togo, Tonga y Vietnam. Además, se unirán al proyecto varios países desarrollados y socios estratégicos y corporaciones del sector privado.

Página de referencia (en inglés): https://www.imo.org/en/OurWork/PartnershipsProjects/Pages/GloLitter-Partnerships-Project-.aspx

Te puede interesar: Los microplásticos dispersan bacterias resistentes por todo el mundo

Te puede interesar: Así lucha Galicia contra la  basura marina en sus costas

 

1 comentario

  • Vea el documental SeaSpiracy. Casi el 50% de la basura marina y depredación de los océanos viene de la pesca industrial. No hay cómo ser sostenible! Si no tenés acceso a la pesca artesanal, dejá de consumir pescado!!!