Verde y Azul
polución y demencia

Un estudio demuestra la relación entre polución del aire y demencia

Un estudio científico de larga duración, iniciado varias décadas atrás, ha demostrado la existencia de vínculos entre la aparición de la demencia en las personas y la contaminación del aire. De este modo, la polución no solo causa efectos respiratorios y cardíacos, sino también neurodegenerativos, algo que hasta ahora no estaba confirmado.

El trabajo, desarrollado por la Universidad de Washington, iniciado en 1994, ha revelado que bastó un pequeño aumento en los niveles de contaminación por partículas finas PM 2.5 (el hollín que expulsan muchos sistemas industriales y de combustión) en el área de Seattle para que aumentara el riesgo de demencia en las personas que vivían en esa región.

«Encontramos que un aumento de 1 microgramo por metro cúbico de exposición equivalía a un riesgo de demencia un 16% mayor. Había una relación similar para la demencia tipo Alzheimer», explica la autora principal Rachel Shaffer, quien realizó la investigación como estudiante de doctorado en el Departamento de Ciencias Ambientales y de Salud Ocupacional de la Universidad de Washington.

«El Estudio Adult Changes in Thought (ACT) está comprometido con el avance de la investigación sobre la demencia al compartir sus datos y recursos, y estamos agradecidos con los voluntarios que han dedicado años de sus vidas a apoyar nuestros esfuerzos, incluyendo su participación entusiasta en esta importante investigación sobre la contaminación del aire», dijo el Eric Larson, investigador principal fundador de ACT.

El estudio, publicado esta misma semana en la revista Environmental Health Perspectives, analizó a más de 4.000 residentes del área de Seattle inscritos en el estudio Adult Changes in Thought (ACT) realizado por Kaiser Permanente Washington Health Research Institute, en colaboración con la Universidad de Washington. De esos residentes, los investigadores identificaron a más de 1.000 personas que habían sido diagnosticadas con demencia en algún momento desde que comenzó el Estudio ACT, en 1994.

Una vez que se identificó a un paciente con demencia, los investigadores compararon la exposición promedio a la contaminación de cada participante con la edad a la cual que se le diagnosticó la demencia. Por ejemplo, si a una persona se le diagnosticó demencia a los 72 años, los investigadores compararon el nivel de exposición a la contaminación de otros participantes durante la década anterior.

En estos análisis, los investigadores también tuvieron que tener en cuenta los diferentes años en que estos individuos fueron inscritos en el estudio, ya que la polución del aire ha disminuido drásticamente en las décadas desde que comenzó el estudio ACT.

Un 16% más de incidencia de la demencia

En su análisis final, los investigadores encontraron que solo una diferencia de 1 microgramo por metro cúbico se asoció con un 16% más de incidencia de demencia. Para poner esa diferencia en perspectiva, dijo Shaffer, en 2019 hubo aproximadamente 1 microgramo por metro cúbico de diferencia en la polución por PM2.5 entre Pike Street Market en el centro de Seattle y las áreas residenciales alrededor de Discovery Park.

Contaminación atmosférica. Fuente: meteored

«Sabemos que la demencia se desarrolla durante un largo período de tiempo. Se necesitan años, incluso décadas, para que estas patologías se desarrollen en el cerebro, por lo que necesitábamos observar las exposiciones que cubrieron ese período prolongado», dijo Shaffer.

Y, debido a los esfuerzos a largo plazo de muchos profesores de la Universidad de Washington y otros para crear bases de datos detalladas de la contaminación del aire en nuestra región, «conseguimos la capacidad de estimar las exposiciones durante 40 años en esta región. Eso no tiene precedentes en esta área de investigación y es un aspecto de nuestro estudio».

Si bien hay muchos factores como la dieta, el ejercicio y la genética asociados con el mayor riesgo de desarrollar demencia, ahora se reconoce que la contaminación del aire se encuentra entre los factores de riesgo clave, pero que son potencialmente modificables.

Los nuevos resultados obtenidos por la Universidad de Washington se suman a este cuerpo de evidencia que sugiere que la contaminación del aire tiene efectos neurodegenerativos y que la reducción de la exposición de las personas a la contaminación del aire podría ayudar a reducir la carga de la demencia.

«La forma en que hemos entendido el papel de la exposición a la contaminación del aire en la salud ha evolucionado desde creer que se limitaba prácticamente a problemas respiratorios. Luego se supo que también tiene efectos cardiovasculares, y ahora hay evidencia de sus efectos en el cerebro«, dijo Sheppard, quien este año fue galardonado con la Cátedra de Ciencias de la Salud Pública de Rohm & Haas.

«En una ciudad, una gran cantidad de personas están expuestas. Por lo tanto, incluso un pequeño cambio en el riesgo relativo termina siendo importante a escala poblacional», dijo Shaffer.

«Hay algunas cosas que las personas pueden hacer, como el uso de máscaras, que ahora se está normalizando más debido a COVID. Pero no es justo poner la carga solo en las personas. Estos datos pueden respaldar la adopción de más acciones políticas a nivel local y nivel nacional para controlar las fuentes de contaminación del aire por partículas «, concluyó.

Estudio de referencia: Environmental Health Perspectives, 2021; 129 (8): 087001 DOI: 10.1289/EHP9018

Te puede interesar: ¿Cuáles son las ciudades españolas con más muertes por contaminación?

Joan Lluís Ferrer

Joan Lluís Ferrer Colomar (Ibiza, 1967) es licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco (UPV-EHU). Desde 1988 ha ejercido el periodismo en prensa, radio y televisión en Bilbao, Catalunya y Baleares. Especializado en información ambiental, desde 2019 coordina la sección Crisis Climática en los periódicos de Prensa Ibérica. Desde 2020 dirige Verde y Azul, el canal de medio ambiente de Prensa Ibérica y Grupo Zeta.

Hacer un comentario