Verde y Azul
animales calentamiento global

¿Sobrevivirán las especies animales al calentamiento global?

¿Qué sucederá con las especies animales en un escenario de cambio climático avanzado? ¿Podrán adaptarse o por el contrario desaparecerán por la modificación de su hábitat? Un grupo de científicos ha descubierto, a través de experimentos con varias especies de ratones, que los animales utilizan no una, sino varias vías para adaptarse a estos cambios, lo cual supone una esperanza para su continuidad.

A medida que el cambio climático continúa provocando el aumento de la temperatura, aumenta las condiciones más secas y cambia los patrones de precipitación. Por ello, la adaptación a las nuevas condiciones será fundamental para la supervivencia a largo plazo de la mayoría de las especies.

Investigadores de la Universidad de New Hampshire descubrieron que para vivir en un entorno más cálido y desértico, y existir sin agua, hay más de un mecanismo genético que permite que los animales se adapten.

Esto es importante no solo para su supervivencia, sino que también puede proporcionar una base biomédica importante para desarrollar terapias genéticas para tratar enfermedades humanas relacionadas con la deshidratación, como la enfermedad renal.

«Para usar una frase familiar, vemos que hay más de una forma de hornear un pastel», dijo Jocelyn Colella, investigadora postdoctoral en biología evolutiva.

«En otras palabras, hay varias formas en que los animales se adaptan a las condiciones del desierto y el descubrimiento de esta flexibilidad genética es una buena noticia para todas las especies que se verán cada vez más obligadas a aclimatarse a entornos más cálidos y secos».

Ejemplar de oso panda. Foto: AFP

En su estudio, publicado recientemente en el Journal of Heredity, los investigadores compararon los mecanismos genéticos de tres especies de ratones que se encuentran en áreas cálidas y secas; los ratones cactus y de cañón, que se encuentran predominantemente en hábitats desérticos, y el ratón ciervo de América del Norte, que también se puede encontrar en climas más fríos y húmedos del norte de los Estados Unidos.

Los investigadores plantearon la hipótesis de que genes similares en cada especie serían fundamentales para sobrevivir en entornos desérticos. Lo que encontraron fue que cada especie usaba un mecanismo diferente, es decir, diferentes genes y funciones que permiten la misma adaptación.

Mientras que una especie se adaptó a través de cambios genéticos mutacionales a lo largo del tiempo, otra usó cambios en la expresión génica que pueden ocurrir más rápidamente y pueden ser la ruta evolutiva más eficiente.

«Estábamos entusiasmados con los hallazgos, porque si nuestra investigación solo hubiera encontrado un gen que fuera crítico para adaptarse a condiciones más cálidas y secas, ello supondría un desafío para otros animales a la hora de responder al cambio climático, pero nuestro trabajo demuestra que hay múltiples opciones evolutivas que permiten la supervivencia en el desierto», dijo Colella.

Los hallazgos también podrían proporcionar información fundamental para la investigación biomédica en el desarrollo de terapias genéticas para la enfermedad renal humana. El calentamiento global puede incrementar este tipo de dolencias, derivadas de una mayor deshidratación.

«Debido a que los ratones son fisiológicamente similares a los humanos, este tipo de trabajo evolutivo ofrece importantes primeros pasos para identificar y comprender los genes que controlan rasgos complejos como la deshidratación, que pueden comprometer los riñones humanos y causar daños irreparables de por vida», dijo Matt MacManes, profesor asociado de genoma biología habilitada.

Cada año, millones de personas mueren por enfermedades relacionadas con la deshidratación en todo el mundo. Los expertos dicen que incluso una deshidratación menor puede comprometer los riñones y causar problemas de por vida.

Artículo de referencia: https://academic.oup.com/jhered/advance-article/doi/10.1093/jhered/esab009/6158454

Te puede interesar: Catalunya: las aves acuáticas caen un 22% en solo un año

Joan Lluís Ferrer

Hacer un comentario