Verde y Azul

Siete claves para unas navidades sostenibles

Las navidades son fechas propicias para encontrarnos con amigos y familiares y hacernos regalos. De hecho, será durante los próximos días cuando se desate la habitual fiebre consumista que caracteriza a unas fiestas que teóricamente son para otra cosa, totalmente diferente. Si quieres disfrutar de estas navidades, hacer regalos y al mismo tiempo respetar el planeta, sigue estos consejos.

  1. El árbol de Navidad, que no sea artificial

    Este elemento indispensable en los hogares no ha de convertirse en un residuo cuando terminan las pocas semanas que duran estas celebraciones. Lo más importante es no comprar árboles de plástico, pues no se biodegradan, no siempre se reciclan adecuadamente y, además, su propia fabricación ya es contaminante. Si quieres tener un árbol, puedes optar por comprar uno natural en viveros, y si te aseguras de que tiene raíces luego podrás replantarlo y durarte muchos años. Ahora bien, la mejor opción es ser creativo y construir tu propio árbol: con madera, con metal, con elementos reciclados… hay un sinfín de posibilidades para decorar y no perjudicar el entorno.

  2. Huye siempre del plástico y del exceso de embalajes

    En su afán por dar mayor realce a los regalos, los comercios abusan a menudo del embalaje. Pide a tu establecimiento que lo reduzca al máximo y se limite a lo necesario. Desde luego, evita siempre los regalos de plástico, especialmente si es de un solo uso, pues con tu regalo estarás generando al mismo tiempo un residuo de muy difícil erradicación. Opta por regalos naturales y sostenibles, elaborados con materiales lo más ecológicos posible. Para ello, lo más probable es que tengas que huir de los tradicionales grandes almacenes y acudir a comercios más artesanales y de proximidad. Piensa que, de cada objeto fabricado de forma insostenible, siempre hay un equivalente sostenible.

  3. Compra en tiendas de Comercio Justo

    Una de las fuentes de regalos más aconsejables son las tiendas y puntos de venta de Comercio Justo, es decir, el comercio cuyos artículos se han elaborado respetando los derechos humanos, la justicia social y el medio ambiente, todo ello correspondientemente certificado. En España hay cada vez más tiendas de Comercio Justo, basta consultar en internet y encontrarás la más próxima a tu casa. Allí tendrás desde artículos de baño, ropa o libros hasta alimentación y objetos de decoración. Si no tienes estos locales a mano, al menos compra en comercio local y de proximidad, sobre todo si se trata de alimentación.

  4. Evita el derroche alimentario

    Las navidades son las fechas de derroche alimentario por excelencia. Se trata de un problema mundial que afecta a todos los países occidentales y se produce por la actuación de todos y cada uno de nosotros. Basta planificar adecuadamente nuestras comidas y cenas familiares o con amigos. También hay que recordar algo tan elemental como que la comida no dura solo un día, habitualmente, y que se puede guardar para mañana. En restaurantes, hay que pedir que nos guarden lo que sobra.

  5. Apuesta por los regalos intangibles

    Los regalos no tienen por qué consistir siempre en objetos físicos. También puedes regalar experiencias u otros obsequios intangibles, pero que llegarán al corazón de tus amigos y familiares aún más directamente. Una entrada para el teatro o una estancia en un hotel rural son ejemplos de regalos alternativos a los tradicionales.

  6. Vigila el consumo de energía

    La Navidad es una temporada de gran consumo de energía, tanto por imperativos estacionales (hace más frío), como por las celebraciones y fiestas en casa. Reduce o evita los adornos navideños con luz, asegúrate de que no usas más calefacción de la necesaria y, en general, adapta el consumo energético a tus necesidades reales.

  7. Piensa en los demás

    Parece un tópico, pero no lo es. Mientras para muchos estos días son motivo de celebración, alegría y confort, para millones de personas (algunas, cerca de tu casa) significa un recrudecimiento de su sufrimiento. El hambre, la exclusión social y la enfermedad no tienen treguas navideñas. Por eso, aprovecha estas fiestas para hacerte socio de alguna ONG dedicada a la solidaridad, el medio ambiente o los más desfavorecidos.

Joan Lluis Ferrer

Hacer un comentario

Your Header Sidebar area is currently empty. Hurry up and add some widgets.