Verde y Azul

¿Se está recuperando la foca monje en el Mediterráneo?

La foca monje del Mediterráneo (Monachus monachus), o más conocido en Catalunya y Baleares como ‘Vell marí’ y como ‘lobo’ o ‘vaca marina’ en otros puntos del litoral español, es una especie en peligro de extinción, de la que se cree que quedan menos de 600 individuos en todo el mundo.

En Mallorca, hace más de 60 años que el Vell Marí desapareció de las aguas, aunque en 2008 se pudo ver y documentar una foca, aparentemente perdida, en la reserva marina de la isla del Toro, en esta isla balear.

‘Spot the monk’, que se podría traducir por ‘localizar la foca monje’, es un proyecto de investigación europeo, liderado por un grupo de científicos italianos, con el apoyo del Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados (Imedea), que pretende actualizar la situación de esta emblemática especie.

El aumento de observaciones de foca monje en Italia y en el Mediterráneo central hicieron pensar a los investigadores que la población podría haber aumentado, tanto en el Atlántico como en la cuenca del Mediterráneo.

Por este motivo, la profesora italiana Elena Valsecchi puso en marcha el proyecto ‘Spot the monk’, para constatar su presencia en Mallorca.

En concreto, se está actuando en el Parque Natural del islote de sa Dragonera, al oeste de Mallorca, donde se han recogido muestras en aquellas cuevas donde se sabe que antiguamente hubo ejemplares de foca monje.

Recogida de muestras en sa Dragonera. Foto: Imedea

Valsecchi ha desarrollado una técnica nueva para ver rastros de ADN del Vell marí en el medio marino más cercano y todo apunta a que los primeros resultados obtenidos han sido muy prometedores.

El islote de sa Dragonera es uno de los puntos donde se han recogido muestras de agua para analizar trazas de ADN de la foca monje. Los investigadores, acompañados por los guardas-vigilantes del parque, han tomado diferentes muestras, con el objetivo de tratar de confirmar la presencia en esta zona.

En recientes declaraciones a los medios, la vicepresidenta y consejera de Sostenibilidad y Medio Ambiente de Mallorca, Aurora Ribot, afirmó: «Seguiremos colaborando con todo aquel proyecto de investigación que pueda servir para conservar, proteger y recuperar especies amenazadas como ésta. Realmente sería muy emocionante constatar la presencia del Vell marí en aguas de la isla de la Dragonera».

Foto: alfagundes

«Poder ofrecer el parque a los investigadores de todo el mundo nos permite participar en proyectos de protección y conservación tan interesantes como éste y, sobre todo, mostrar la riqueza de la biodiversidad de la Dragonera», añadió.

La foca monje, una especie emblemática

Es el único representante europeo del género Monachus. Anteriormente compartía género con la foca monje de Hawai (Neomonachus schauinslandi) y la extinta foca monje del Caribe (Neomonachus tropicalis). Se ha sugerido la existencia de diferencias morfológicas entre las focas monje del Atlántico y del Mediterráneo occidental, según el Ministerio para la Transición Ecológica.

En relación a la contracción de su área en España, se sabe que era localmente abundante, al menos en Baleares, sureste peninsular y Canarias orientales. Fue disminuyendo dramáticamente a lo largo del siglo XX, hasta extinguirse hacia mediados del siglo de las costas mediterráneas y de Canarias, quedando sólo en las islas Chafarinas (Melilla).

Durante la Edad Media, los exploradores europeos y los colonizadores las capturaban, principalmente en las islas Canarias (S. XIV y XV), por el alto valor de su piel y grasa, lo que condujo a la desaparición de las colonias establecidas en playas.

Hasta el siglo XX fue perseguida, principalmente por pescadores al causar daños en las artes de pesca y por ser, supuestamente, responsable de la disminución de la pesca costera. A principios del siglo XX se fomentaba oficialmente su muerte y se pagaban recompensas por ello.

De este modo, la muerte accidental (en artes de pesca) o deliberada de focas fue posiblemente la fuente más importante de mortalidad. Así, la persecución directa ha sido factor clave en la extinción de la especie en España.

En la actualidad, la contaminación por organoclorados y PCB’s en el Mediterráneo, así como las interacciones con pescadores son importantes amenazas a las escasas poblaciones de foca monje.

Ficha oficial de la foca monje (Ministerio para la Transición Ecológica): https://www.miteco.gob.es/es/biodiversidad/temas/conservacion-de-especies/monachusmonachusfocamonje_tcm30-478459.pdf

Te puede interesar: Matan de un arponazo a la foca monje más emblemática del Mediterráneo

Joan Lluís Ferrer

Joan Lluís Ferrer Colomar (Ibiza, 1967) es licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco (UPV-EHU). Desde 1988 ha ejercido el periodismo en prensa, radio y televisión en Bilbao, Catalunya y Baleares. Especializado en información ambiental, desde 2019 coordina la sección Crisis Climática en los periódicos de Prensa Ibérica. Desde 2020 dirige Verde y Azul, el canal de medio ambiente de Prensa Ibérica y Grupo Zeta.

Hacer un comentario