Verde y Azul
Race to zero

‘Race to zero’: una alianza mundial hacia las emisiones cero

No sobrepasar en 1,5ºC la temperatura del planeta respecto a la época preindustrial, tal como lo establece el Acuerdo de París, es el objetivo de la campaña internacional de la ONU Race to Zero (Carrera hacia el cero), la mayor alianza creada en la historia para afrontar la emergencia climática. Forman parte de este colectivo 2.162 empresas, 708 ciudades, 571 universidades, 23 regiones y 127 inversores, que representan más del 15% de la economía mundial y que se han unido a 120 países para frenar el calentamiento global.

Para alcanzar esa meta los miembros de Race to Zero se han comprometido a reducir individualmente a la mitad las emisiones de gases de efecto invernadero para 2030, y a lograr emisiones netas cero tan pronto como sea posible y, como muy tarde, en 2050.

A la vez, se proponen impulsar el cambio hacia una economía descarbonizada antes de la 26ª Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26), que se celebrará en noviembre en Glasgow y donde los gobiernos deben fortalecer sus contribuciones al Acuerdo de París.

La idea es enviar a los gobiernos desde Race to Zero una señal contundente de que las empresas, las ciudades, las regiones y los inversores están unidos para cumplir los objetivos de París y crear una economía más inclusiva y resistente.

La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (UNFCCC por sus siglas en inglés) calcula que el paso a un futuro con cero emisiones de carbono creará en esta década 35 millones de puestos de trabajo más y 26.000 millones de dólares más en beneficios económicos, en comparación con un regreso al statu quo de altas emisiones de carbono.

La campaña internacional Race to Zero fue oficializada el 5 de junio de 2020, en el marco del Día Mundial del Medio Ambiente, con la idea de propiciar tras la pandemia de coronavirus “una recuperación saludable, resiliente y sin emisiones de carbono, que cree puestos de trabajo, desbloquee el crecimiento inclusivo y sostenible y reduzca el riesgo de futuras conmociones”, según la UNFCCC.

Los compromisos asumidos en el marco de la campaña Race to Zero abarcan ya al menos dos tercios de la economía mundial. Las acciones prácticas de la campaña de la ONU se pueden agrupar en tres sectores:

1.Energía

Son acciones que persiguen reemplazar el carbón, el gas y el petróleo como fuentes generadoras de las centrales eléctricas por energía renovables, como la solar, la eólica y el hidrógeno verde, que no solo son más limpias sino que, según los expertos, tenderán a abaratarse con el tiempo y podrán competir cada vez con mayor fuerza con los combustibles fósiles.

2.Transporte

El objetivo de estas acciones es propiciar la electromovilidad. Los vehículos eléctricos no son emisores de gases de efecto invernadero y cada vez se están volviendo más competitivos con los tradicionales. Algunos países ya han presentado cronogramas para la transición de automóviles propulsados por combustibles fósiles hacia el transporte basado en energías renovables.

3.Agricultura y ganadería

Se plantean acciones para concienciar a la ciudadanía de la conveniencia de reducir la ingesta de carne y sustituirla por alimentos de origen vegetal, lo que ayudaría en la lucha contra el cambio climático, ya que las emisiones de la agricultura y la ganadería tienen un importante impacto en el incremento del efecto invernadero y, en consecuencia, en el calentamiento global, según los especialistas.

Uno de los últimos éxitos de Race to Zero fue, hace una semana, la confirmación de que un tercio de los operadores móviles por ingresos de que han cumplido con los rigurosos criterios establecidos por la campaña de la ONU y se han comprometido a alcanzar las cero emisiones netas, a más tardar, en 2050.

El compromiso ha sido rubricado por Telefónica, Vodafone Group, EE, Telus, T-Mobile US, Verizon Wireless, Swisscom y Orange Group. Entre todos cubren el 50% de las conexiones móviles y el 65% de los ingresos de la industria a nivel mundial.

La industria de la telefonía móvil es responsable de 220 millones de toneladas de dióxido de carbono equivalente (Mt CO2e) por año, aproximadamente el 0,4% de las emisiones globales de carbono totales. Pero, al margen de eliminar sus emisiones, los operadores creen que su mayor contribución será ayudar a otros sectores de la economía a reducir sus emisiones de carbono a través de la digitalización.

El del sector móvil ha sido el primer paso: Race to Zero tiene como objetivo alcanzar esa “ambición revolucionaria” de cero emisiones netas antes de 2050 para, al menos, 10 sectores industriales antes de la COP26.

Race to Zero está liderado por Nigel Topping y Gonzalo Muñoz, que han sido designados High Level Climate Champions (campeones climáticos de alto nivel). Su función es facilitar la colaboración entre los gobiernos y las ciudades, regiones, empresas e inversores que deben actuar sobre el cambio climático.

El chileno Gonzalo Muñoz reinventó la industria del reciclaje de su país para marcar el comienzo de un futuro sin desperdicios. Es un emprendedor empresarial y creador de cambios sociales a la vanguardia de la innovación ambiental en Chile.

El británico Nigel Topping fue hasta diciembre de 2019 director ejecutivo de We Mean Business, donde impulsó una colaboración radical para la acción climática entre las ONG que trabajan con las empresas más influyentes del mundo.

Página de referencia:https://unfccc.int/es/news/la-carrera-hacia-el-cero-toma-impulso

Te puede interesar: Cómo salvar la Tierra en esta década, según la ONU

Hacer un comentario