Verde y Azul

¿Pueden los animales predecir los terremotos?

Horas antes de una tormenta, las hormigas se mueven a toda prisa aparentemente sin rumbo y después regresan en fila a su hormiguero; cuando se acercan masas de aire frío, aves como el grajo empiezan a volar a ras de tierra; si la lluvia está al caer, las vacas se agrupan y se tumban en el suelo… Los seres vivos son –somos– sensibles a los cambios de temperatura, presión atmosférica, viento y humedad. Agricultores y ganaderos llevan siglos aprovechando los ‘mensajes’ de los animales para pronosticar el tiempo y prepararse para lo que está por venir. Los científicos, por su lado, se preguntan si los animales pueden también ‘predecir’ los terremotos. Aunque sí parece que algunos animales son sensibles a la actividad presísmica, no hay unanimidad. La respuesta sigue en el aire.

El número de citas sobre comportamientos inusuales de los animales justo antes de un movimiento sísmico es incontable. Perros que emiten sin cesar aullidos lastimeros, gatos que se refugian de pronto sin motivo aparente en sus camas, pájaros que dejan de cantar, caballos que se mueven de un lado para otro aterrorizados… Pero no hay unanimidad entre los científicos a la hora de determinar si estas reacciones de miedo, ansiedad o angustia  tienen que ver con los terremotos.

El estudio más reciente, de 2020, con Martin Wikelski, del Instituto Max Planck de Comportamiento Animal alemán como investigador principal, analizó un hecho constatado: un grupo de animales domésticos (vacas, ovejas y perros) mostró repetidamente niveles de actividad inusualmente altos antes de varios terremotos, con tiempos de anticipación (de 1 a 20 horas) y una relación inversamente proporcional a la distancia de los epicentros (de 5 a 28 km).

Los perros, los más sensibles

La conclusión es que sí existen “patrones estadísticamente confiables de actividad presísmica” en animales que podrían generar “información valiosa para la predicción de terremotos a corto plazo”.

Los perros fueron los más sensibles, seguidos por las vacas, mientras que la actividad de las ovejas apenas cambió. Además, también los patrones reactivos difieren entre las especies. Mientras que los perros se volvieron hiperactivos como respuesta a los terremotos, las vacas inicialmente se volvieron atípicamente tranquilas, pero luego aumentaron su actividad en respuesta a la actividad de los perros.

Los investigadores señalan que hacen falta más estudios porque la actividad animal en una sola granja no puede identificar de antemano con seguridad el tiempo y la distancia de un futuro terremoto. De hecho aparecieron datos muy similares cuando iba a ocurrir un terremoto a una distancia mayor de la granja pero pronto, y cuando iba a ocurrirá cerca pero no tan pronto.

De tal manera que para estimar el tiempo y la ubicación de un futuro terremoto, según los científicos, se necesitaría “un sistema de triangulación para pronosticar el epicentro más probable dentro de un entorno de aproximadamente 20 o 30 kilómetros” y observar “el comportamiento de muchos animales en diferentes lugares durante un largo período y en entornos muy controlados”, señala el estudio. Pero estos investigadores están convencidos de que es posible hacerlo.

Las vacas producen menos leche antes de un terremoto

Un estudio realizado en 2011 en Japón, encabezado por Hiroyuki Yamauchi, de la Universidad Kyushu, llegó a conclusiones sorprendentes. Los investigadores analizaron los comportamientos inusuales de varios animales y los cambios en la producción de las vacas lecheras antes de un terremoto registrado en la costa del Pacífico de Tohoku. Conclusión: el número de comportamientos inusuales disminuyó a medida que la distancia al epicentro aumentaba. Y la inquietud de los animales fue mucho mayor justo antes de aquel gran terremoto.

Más: la producción de leche disminuyó de cuatro a seis días antes del terremoto en la instalación más cercana al epicentro (a 340 kilómetros). Los autores del estudio indicaron en sus conclusiones que estos dos fenómenos podrían contribuir a la predicción de los terremotos, pero admiten que serían necesarios estudios más profundos y detallados.

Efectos del terremoto de L’Aquila (Italia), ocurrido en 2009. Foto: pixabay

Por contra, un informe publicado en 2018, titulado ‘Revisión: ¿Pueden los animales predecir los terremotos?’ concluye que existen “fuertes debilidades” o incluso “déficits» en muchos de los informes publicados sobre posibles comportamientos animales anormales. Apunta que para mejorar la investigación haría falta evaluar para asegurar la calidad de tales afirmaciones.

“En la percepción pública, se asume ampliamente que el comportamiento anormal de los animales es un precursor potencial de un terremoto, en fuerte contraste con el punto de vista de las ciencias naturales”, recoge el estudio, capitaneado por Heiko Woith, del Centro Alemán de Investigaciones de Geociencias.

Quienes defienden que los animales sí predicen los terremotos afirman que estos sienten y reaccionan de manera anormal a pequeños cambios en los parámetros ambientales y físico-químicos relacionados con el proceso de preparación del movimiento sísmico. Pero en sismología, por el contrario, “la evidencia observacional de cambios en los parámetros físicos antes de los terremotos es muy débil”.

Datos anecdóticos, sin valor científico

El estudio revisó 180 publicaciones sobre el comportamiento anormal de animales antes de los terremotos. También más de 700 citas relacionadas con 160 terremotos con comportamiento inusual de más de 130 especies animales.

El tiempo de las supuestas premoniciones varía de meses a segundos antes de los terremotos, y las distancias de unos pocos a cientos de kilómetros. Apenas se publicaron series de tiempo, pues casi todos los registros son observaciones únicas.

Otra dificultad importante para un análisis sistemático y estadístico es la gran diversidad de datos. También que a menudo son solo anecdóticos y retrospectivos, lo que puede haber llevado a los relatores a interpretar erróneamente lo ocurrido. Carecerían, por tanto, de valor científico.

Otro estudio más, capitaneado por Gabriele M. Berberich, de la Universidad Técnica de Dormunt, concluyó que también las hormigas modifican su comportamiento antes de un terremoto. Entre 2009 y 2012, los investigadores monitorearon con cámaras de alta resolución, 24 horas al día, 7 días a la semana, dos montículos de hormigas de madera roja (grupo Formica rufa ), ubicados en la cuenca Neuwied (Eifel, Alemania) sísmicamente activa

Los primeros resultados mostraron que las hormigas tienen una rutina diaria estándar bien identificable. A continuación quedaron reflejados importantes cambios en el comportamiento de las hormigas horas antes del terremoto. La fase de descanso nocturno y la actividad diaria se suprimíann, y la rutina diaria estándar no se reanudaba hasta el día siguiente.

Web de referencia: https://onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1111/eth.13078

Te puede interesa: Desde el 1 de diciembre ha habido en Granada 281 terremotos, y es probable que haya más ¿Por qué?

Ramón Díaz

Ramón Díaz Alonso (Llanes, Asturias; 1962). Trabaja desde 1990 en La Nueva España, primero como corresponsal en la comarca oriental de Asturias, después como responsable de la edición del oriente de Asturias y desde 2017 en la sección de Asturias, especializado en información política, de infraestructuras y ambiental. Colabora desde enero de 2021 con Verde y Azul, el canal de medio ambiente de Prensa Ibérica y Grupo Zeta. Es coautor de varias publicaciones de la Asociación Asturiana de Periodistas y Escritores de Turismo (ASPET).

Hacer un comentario