Verde y Azul

Posimed: la red de seguimiento de la posidonia más grande de España

El programa POSIMED que desarrolla el Instituto de Ecología Litoral de El Campello (Alicante), con el apoyo de la Diputación provincial, se ha convertido, con un total de 73 estaciones de muestreo, en la red de seguimiento del estado de conservación de praderas de posidonia oceánica más extensa del litoral español. Opera a lo largo de gran parte del litoral de la Comunidad Valenciana.

El Instituto, que se ha sumado este año la conmemoración del Día Internacional de los Océanos (8 de junio), lleva a cabo, además del control de las praderas de posidonia en el litoral alicantino, otros programas en praderas cercanas a piscifactorías, así como seguimientos de la Red Natura 2000 de competencia autonómica en el resto de la Comunitat Valenciana.  Además, este año, como novedad, incluye también un estudio pionero sobre la acumulación y papel de las praderas en la retención de microplásticos en nuestras costas.

En concreto, el programa POSIMED surgió en el año 2001 y es una de las redes de seguimiento más antiguas a nivel nacional, con estaciones que superan los 20 años de observaciones y registros.

Un submarinista monitorizando la posidonia. Foto: Jaime Izquierdo

Desde entonces, ha ido extendiéndose por numerosas localidades hasta alcanzar las 73 estaciones actuales. El programa cuenta con la colaboración de la Diputación de Alicante, que brinda la información obtenida a los ayuntamientos costeros como apoyo para la solicitud de banderas azules, galardón del que el litoral alicantino es líder nacional.

Este proyecto del Instituto de Ecología Litoral sirvió para constituir la red POSIMED, en la que colaboran el resto de comunidades autónomas que tienen este tipo de praderas, sirviendo, por tanto, como punto de encuentro y coordinación del resto de redes de estudio de las praderas de Posidonia oceánica, culminando en 2015 con la edición del Atlas de las praderas marinas de España, en colaboración con el Instituto Español de Oceanografía y la UICN.

Los resultados anuales de los seguimientos del programa POSIMED son transmitidos a los gestores de la Generalitat Valenciana, favoreciendo el denominado Flujo de Datos entre Administraciones para dar cumplimiento a los objetivos fijados en las Estrategias Marinas y objetivos de la Red Natura 2000.

El proyecto POSIMED, además de enfocarse desde un punto de vista científico, aborda la participación pública a través de un programa de ‘Ciencia Ciudadana’, con voluntarios que reciben una formación específica.

A lo largo de estos veinte años, han pasado cerca de un millar. En la actualidad, debido a las condiciones impuestas por la pandemia, la participación de los voluntarios se ha visto reducida a los colaboradores más cercanos.

Pradera de posidonia. Foto: Agencias

En esta edición, POSIMED aborda un estudio pionero centrado en la detección y cuantificación de los microplásticos acumulados en las praderas de Posidonia del litoral para valorar el potencial efecto que estas pueden tener en la captura de este tipo de materiales, evitando así su entrada en la cadena trófica.

Como acción complementaria y con objeto de concienciar a la población sobre el grave problema que suponen los plásticos en mares y océanos, se ha diseñado la exposición ‘¿+Mar o+Plástico?’, que podrá visitarse próximamente en distintos puntos del litoral alicantino.

La posidonia forma praderas submarinas en fondos de la zona litoral en profundidades que oscilan desde la superficie hasta los 35-40 metros, llegando excepcionalmente, en zonas de aguas muy transparentes, a profundidades cercanas al centenar de metros. Las praderas de Posidonia constituyen un ecosistema sumergido de gran importancia ecológica, que sirve de criadero a gran variedad de fauna y flora.

Sobre todo, las praderas de esta planta submarina son importantes porque tienen una gran capacidad para capturar CO2 de la atmósfera, en una proporción mayor incluso que la propia selva amazónica, según han desvelado los estudios científicos.

Dada su heterogeneidad es utilizada como zona de cría o protección de jóvenes de numerosas especies de peces litorales, y además, estas praderas son excelentes indicadoras de la calidad ambiental de su litoral sumergido.

Las praderas de posidonia están distribuidas a lo largo del Mediterráneo, pues es una planta endémica de este mar, y en el litoral levantino balear se encuentran algunas de las acumulaciones más importantes. Aparte de las que crecen frente a Alicante, Valencia o Catalunya, en 1999 fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad las praderas submarinas que hay entre Ibiza y Formentera.

Te puede interesar: La posidonia puede capturar y extraer microplásticos del mar

Te puede interesar: «La posidonia en la orilla no es un residuo, es un escudo que protege a la playa»

 

Hacer un comentario