Verde y Azul

Objetivo: salvar la posidonia para salvar el clima

LAS PRADERAS SUBMARINAS DE POSIDONIA OCEÁNICA (QUE SOLO VIVE EN EL MEDITERRÁNEO) SON UNO DE LOS GRANDES ‘SECUESTRADORES’ DE CO2 DE LA ATMÓSFERA. Y, SIN EMBARGO, ESTÁN EN DECLIVE.

Los bosques capturan CO2 de la atmósfera y juegan un papel fundamental en la lucha contra el calentamiento global. Y, sin embargo, no solo son las grandes masas forestales las que desempeñan tan decisiva función. También lo hacen, y con más eficacia aún, los fondos de los mares. Allí vive una planta submarina llamada Posidonia oceanica, que se extiende a lo largo de amplias praderas ondulantes y que constituyen, directamente, verdaderos bosques sumergidos. No en vano, esas praderas son el hogar de numerosas especies de peces, moluscos y otros organismos que tienen allí su refugio y su lugar de cría y alimento.

La eficacia de la posidonia a la hora de capturar CO2 de la atmósfera es tal que incluso supera a la del propio Amazonas. El oceanógrafo Carlos Duarte ha definido a esta planta como «campeona el secuestro de CO2», puesto que una sola hectárea de posidonia «puede secuestrar tanto carbono como 15 hectáreas de bosque amazónico y, además, no se quema», afirma en alusión a los graves incendios que amenazan esta selva tropical.

Se trata de una planta que en todo el planeta solo crece en el Mar Mediterráneo. Es, pues, un endemismo de este mar. Las mayores acumulaciones pueden encontrarse en lugares como Chipre, Sicilia y, sobre todo, el levante español. Concretamente, frente a Campello (Alicante) o entre Ibiza y Formentera se hallan las praderas más extensas de toda la cuenca mediterránea. En total, existen en este mar unos 50.000 kilómetros cuadrados de posidonia.

Hojas secas de posidonia en la orilla de una playa en Ibiza. Foto: ZOWY VOETEN / Diario de Ibiza

Otro experto que conoce bien este organismo, el biólogo marino Manu San Félix, considera que «si no existiera, las playas serían diferentes, porque la arena está formada por los esqueletos de los millones de organismos que viven dentro de ella, igual que los arrecifes de coral forman la arena de las playas coralinas».

«Pero, además, hay que tener en cuenta que la posidonia aporta entre el 50 y el 70 por ciento del oxígeno que respiramos en el planeta. En el Mediterráneo, actúa como un enorme pulmón, debido a que es el sistema más eficiente secuestrando CO2, algo que la convierte, junto a los arrecifes, en un gran aliado contra el cambio climático. También conforma el hábitat de muchísimas especies. No quiero ni imaginar cómo sería un futuro sin posidonia, porque sería dramático, pero, si no actuamos ya, puede ocurrir», explica en la revista Ethic.

Pero incluso muerta, la posidonia sigue generando beneficios para el ecosistema. Cuando las hojas se despreden, flotan y van a parar a la orilla, forman grandes acumulaciones en las playas, tapando la arena. Aunque la industria turística se queja por ello, en realidad estos montones de ‘algas’ están salvando la playa, pues evitan que el oleaje se lleve la arena.

Además, incluso entonces la posidonia sigue siendo refugio de numerosos microorganismos de gran valor ambiental, según han revelado las últimas investigaciones.

Ataques contra un tesoro

Pero este excepcional patrimonio, que debería ser cuidado con singular esmero, está siendo destruido a marchas forzadas. Tanto Duarte como San Félix y otros científicos han señalado básicamente tres amenazas.

En primer lugar, los fondeos de barcos recreativos, que lanzan sus anclas sobre praderas de posidonia, creando así grandes ‘calvas’ en las mismas y produciendo una deforestación submarina con los mismos efectos que tendría en un bosque. Sin embargo, la diferencia radica en que, así como un bosque puede recuperarse con relativa rapidez, la posidonia puede tardar siglos en regenerarse.

El segundo impacto es el de los vertidos contaminantes desde estaciones depuradoras que no funcionan correctamente, desde embarcaciones en alta mar e instalaciones industriales. Abundan las imágenes de praderas de posidonia literalmente sepultadas por una especie de ‘moco’ filamentoso que recubre toda la planta, asfixiándola y matándola debido a esa contaminación. National Geographic afirma que casi la mitad de las zonas urbanas costeras de 23 países del Mediterráneo carece de plantas depuradoras de agua residual.

El mar se calienta

Y, finalmente, el cambio climático está acorralando esta fábrica de salud ecológica. El calentamiento del Mar Mediterráneo es abrumador. Este mismo año se han medido temperaturas de hasta 29 grados en las aguas de Alicante en los primeros días de noviembre, un hecho inédito que revela que el Mediterráneo está alcanzando ya temperaturas propias del Mar Caribe.

Esto mata a la posidonia, puesto que, como afirma Duarte, cuando la temperatura del agua sobrepasa los 28,5º C, las tasas de mortalidad de la posidonia se disparan. En cambio, desde 2015 ya se han observado largos periodos en los que, entre 15 y 20 metros de profundidad, la temperatura no baja de 29 grados.

Foto: SHUTTERSTOCK

El declive de la posidonia ya ha empezado y se puede medir claramente. Según un estudio del Institut Mediterrani d’Estudis Avançats (Imedea), en el Mediterráneo occidental la extensión de praderas submarinas de esta especie se ha reducido entre un 13% y un 38% desde 1960. Pero hay zonas concretas donde su superficie se ha reducido un 40%. Las consecuencias de este hecho se sucederán en cadena sobre el ecosistema.

El futuro no pinta bien, teniendo en cuenta además que la temperatura global sigue en ascenso e incluso cumpliendo los objetivos del Acuerdo de París será inevitable afrontar daños irreparables. De ahí la necesidad, recalcan los expertos, de actuar con más rapidez, valentía y ambición si sequieren evitar los daños más graves e irreversibles.

Todos los informes señalan que, justamente, el Mediterráneo será una de las zonas más afectadas por el calentamiento global, lo que demuestra la urgencia de adoptar medidas más eficaces que las tomadas hasta ahora.

 


Xavier Roig

«La posidonia seca de la orilla no es un residuo; es un escudo para la playa»

Incluso muerta, la posidonia sigue cumpliendo una función: sus hojas secas evitan que las playas desaparezcan.

El doctor en Geología y en Geografía Francesc Xavier Roig i Munar realizó hace dos años un estudio sobre la retirada de posidonia seca de las playas y demostró los graves daños que supone tratar a este elemento natural como si fuera un simple residuo. La retirada mediante maquinaria pesada, de forma indiscriminada a lo largo de todo el año, puede acabar con la propia playa.

¿Qué beneficios supone la presencia de las mal llamadas ‘algas’ secas sobre la orilla de las playas?

En primer lugar, son un indicador de calidad de las aguas. Si hay ‘algas’, la calidad del agua es buena. Esas acumulaciones defienden la playa frente a los temporales de baja intensidad. Además, aportan arena hacia la playa y hacia las dunas. También aportan materia orgánica hacia la vegetación dunar y, en definitiva, estructuran gran parte de las playas del Mediterráneo. Estas acumulaciones de posidonia actúan en las playas como si fueran una barrera o escudo frente a los temporales. No pueden aguantar los temporales fuertes, pero sí los medios y bajos.

¿Qué consecuencias acarrea retirar estas acumulaciones de posidonia seca de la orilla?

Los perjuicios, durante muchas décadas, han consistido sobre todo en que, cuando se retira esta posidonia, también se está retirando arena. Retirar la posidonia de la orilla de la playa lleva implícita una pérdida de volumen y de superficie de esa playa.

¿Hay formas correctas de retirar esa posidonia para contentar al turismo y preservar las playas al mismo tiempo?.

Actualmente, la mejor gestión en la retirada de la posidonia seca que se realiza en el Mediterráneo es la que se hace en Ibiza y Formentera. Lo que hacen es recoger la posidonia de la playa antes del verano, la almacenan en un sitio y, cuando termina la temporada, vuelven a ponerla en su lugar. Esto es lo adecuado. De este modo, se asume un grado de erosión de la playa durante el periodo estival, pero esa erosión la compensas en invierno. Es una forma de compaginar el uso turístico con la conservación del medio.

¿Cómo ve la actitud de gran parte de la industria turística, que ve la posidonia de la orilla prácticamente como si fuera un residuo? 

Se ve como un residuo y no hay conciencia. Los hoteleros la desprecian, pero es el mismo desprecio que muestran en el Caribe hacia la Thalassia testedinum, que es como la posidonia de allí, o también hacia el zargazo, que están totalmente criminalizados. La posidonia está criminalizada y nunca se ha querido reconocer su valor como elemento importante para las playas. Y no es por falta de conocimiento o de información, pues hay mucha. Si uno busca por internet se encuentra muchísima información al respecto. Pero la demanda de retirar esa posidonia viene más por el sector de la restauración y los hoteleros que por parte de los usuarios de las playas, aunque, efectivamente, a veces se quejan también.


Joan Lluís Ferrer

Joan Lluís Ferrer Colomar (Ibiza, 1967) es licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco (UPV-EHU). Desde 1988 ha ejercido el periodismo en prensa, radio y televisión en Bilbao, Catalunya y Baleares. Especializado en información ambiental, desde 2019 coordina la sección Crisis Climática en los periódicos de Prensa Ibérica. Desde 2020 dirige Verde y Azul, el canal de medio ambiente de Prensa Ibérica y Grupo Zeta.

Hacer un comentario