Verde y Azul
países ricos

Los pa√≠ses ricos acuerdan no pasar de 1,5¬ļ C de calentamiento

La cumbre de Glasgow arrancar√° desayun√°ndose con el acuerdo alcanzado este mismo domingo por los pa√≠ses del G-20 en Roma. All√≠ han decidido comprometerse a no ir m√°s all√° de 1,5¬ļ C de aumento de la temperatura para final de siglo, lo que supone apostar por el margen m√°s exigente de la horquilla aprobada en el Acuerdo de Par√≠s, que iba de los 1,5¬ļ C a los 2¬ļ C. Esta √ļltima posibilidad ya es vista como totalmente indeseable para el futuro del planeta, a la luz de los m√°s recientes informes cient√≠ficos.

El hecho de comprometerse a no pasar de un grado y medio de calentamiento a√Īadido para final de siglo constituye una cierta victoria que fue anunciada con satisfacci√≥n por los l√≠deres del G-20. De hecho, este acuerdo no pudo alcanzarse en la reuni√≥n previa de ministros de Medio Ambiente que se celebr√≥ hace unos meses en N√°poles.

Se trata, seg√ļn todos los analistas, de un acuerdo de m√≠nimos que permite inaugurar hoy la cumbre de Glasgow con cierta esperanza, aunque te√Īida de un inequ√≠voco desencanto, pues la situaci√≥n del planeta exige actuaciones m√°s efectivas. As√≠ lo declaraba ayer mismo el secretario general de la ONU, Antonio Guterres.

Guterres se√Īal√≥: ‚ÄúAunque doy la bienvenida al compromiso del G-20 para soluciones globales, me voy de Roma con mis esperanzas insatisfechas, pero al menos no enterradas‚ÄĚ.

Reunión del G20 en Roma. Foto: G20

Hay motivos que avalan el escepticismo del secretario general de la ONU. Y es que para conseguir que algunos pa√≠ses firmaran el compromiso alcanzado, el resto tuvo que aceptar un matiz relevante, que consiste en que se objetivo de 1,5¬ļ C queda supeditado a ‚Äúlas diferentes responsabilidades y respectivas capacidades, a la luz de las distintas circunstancias nacionales‚ÄĚ.

Ese margen de maniobra hab√≠a sido exigido por China y Rusia, alegando este √ļltimo la situaci√≥n de emergencia sanitaria en que se halla su pa√≠s. Ambos pa√≠ses, adem√°s, se suman al objetivo de emisiones cero para mediados de siglo, pero no para 2050, como quer√≠an los dem√°s, sino para 2060.

Igualmente, se hace constar la necesidad de cumplir con el compromiso alcanzado en anteriores cumbres de destinar 100.000 millones de d√≥lares cada a√Īo a los pa√≠ses en v√≠as de desarrollo para que puedan adaptarse al cambio clim√°tico y adoptar medidas contra el calentamiento.

A partir de hoy, los países volverán a verse las caras en Glasgow, y deberán concretar estas posturas, si bien el peso que tienen las naciones del G20 por su potencia económica (y contaminante) hace que el acuerdo de Roma ya suponga gran parte de lo que saldrá de Glasgow.

Te puede interesar: ¬ŅCu√°les son los ocho desaf√≠os que debe solucionar la cumbre de Glasgow?

 

Hacer un comentario