Verde y Azul

Los aviones contra incendios Canadair cumplen 50 años en España

Son los ‘héroes del aire’ que extinguen los incendios forestales, a menudo con grave riesgo para la vida de sus pilotos. Este año se cumple medio siglo de su llegada a nuestro país. Mientras, los expertos alertan de que la temporada de incendios de 2021 se prevé especialmente complicada.

El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO) celebra esta semana el quincuagésimo aniversario de la llegada a España de los dos primeros aviones anfibios Canadair CL-215 para la lucha contra incendios forestales. Fueron unos aparatos que supusieron entonces una auténtica revolución en las labores de extinción de incendios. Hoy, 50 años después, continúan siendo un instrumento esencial en todo el mundo para la extinción de incendios forestales.

Fue el 8 de febrero de 1971 cuando llegaron a España esos dos primeros aviones. Los aparatos, fruto de una década de investigaciones en Canadá, fueron adquiridos por el Ministerio de Agricultura, que entonces tenía las competencias en materia forestal y en la gestión del operativo nacional de extinción de incendios forestales.

Para hacerlos operativos, la Dirección General de Montes gestionó un acuerdo con el Ejército del Aire y desde entonces los miembros del actual 43 Grupo de Fuerzas Aéreas del Ejército del Aire, tienen esta flota bajo su responsabilidad.

Dos de los primeros aparatos en España. Foto: Ejército del Aire

En total, el 43 Grupo ha contado con 30 aviones de los modelos CL215 y CL215T y 4 aparatos del tipo CL415, todos fabricados por Canadair. Actualmente, la unidad mantiene 14 aviones CL215T y 4 unidades CL415. Los aviones de Canadair acumulan un total de 185.000 horas de vuelo, de las cuales más de 86.000 corresponden a misiones reales.

El Canadair CL-215 fue el primer modelo de una serie de aviones construidos por Canadair (posteriormente adquirida por Bombardier) en 1967 para hacer frente a la extinción de incendios. Este avión anfibio opera en diferentes países y aunque principalmente es utilizado para la extinción de incendios forestales, puede ser usado en otras funciones como la vigilancia aduanera, la búsqueda y salvamento o la lucha contra vertidos de hidrocarburos en el mar.

Apodado Scooper, este avión puede cargar agua en sus depósitos aterrizando previamente en tierra o directamente en el mar, lagos o ríos.

El Miteco aporta una serie de medios contra incendios que no pueden ser asumidos por las comunidades autónomas y que el Ministerio despliega estratégicamente en todo el territorio nacional. Entre ellos se encuentran los aviones anfibios operados por el 43 Grupo de Fuerzas Aéreas, que se coordinan con los medios aéreos propios que tienen las diferentes autonomías.

“Nuestro país tiene una larga experiencia en la gestión de los incendios forestales y aunque las comunidades autónomas son las competentes en la materia, el Miteco tiene entre sus responsabilidades servir de refuerzo y apoyo a las administraciones autonómicas”, señaló el Ministerio en un comunicado con motivo de esta efemérides.

“España cuenta con uno de los mejores dispositivos de lucha contra incendios forestales en el ámbito internacional, contando con los mejores recursos materiales, humanos y tecnológicos para dar servicio en todo el territorio nacional, prestando incluso apoyo internacional”, añade la nota.

2021: un año preocupante en materia de incendios

Por otra parte, la Asociación de Sociedades Españolas Contra el Fuego ha alertado de que este año el riesgo de incendio forestal se va a incrementar si no se hace frente desde ya a las tareas de retirada de los restos de ramas y troncos que ha dejado la borrasca Filomena. Este cúmulo de biomasa combustible pone a los bosques en una situación de alto riesgo si no se actúa con rapidez.

Los especialistas reclaman actuaciones inmediatas. El Colegio de Ingenieros Técnicos Forestales propone que los montes afectados por la borrasca sean declarados Zona de Actuación Urgente y que se disponga del presupuesto suficiente para realizar las actuaciones necesarias lo antes posible. Por ello, alerta de que «la prioridad es limpiar las pistas para poder transitar y facilitar la prevención y defensa contra incendios forestales. En los bosques en los que se pueda entrar habrá que retirar cientos de árboles muertos. El elevado número de árboles tumbados y su concentración en algunos puntos puede ser peligroso, ya que se incrementa la combustibilidad de dicho espacio y puede ser foco de plagas forestales», agrega esta entidad colegial.

Incendio forestal en Galicia. Foto: Efe

Si el cúmulo de biomasa es este año extraordinario, el cambio climático aumenta además su capacidad de ignición. El análisis y estudio de los expertos demuestran que hay una relación directa entre el calentamiento global y el aumento de la superficie quemada en la Europa mediterránea.

En este sentido, los expertos consideran que las administraciones públicas deben aumentar las dotaciones económicas destinadas a la prevención, y poner en marcha cuanto antes la limpieza del monte y de las zonas de interfaz urbano-forestal; implementar los planes de autoprotección, ayudando a los pequeños municipios a la implantación de los mismos; crear nuevos cortafuegos y reforzar los presupuestos para la adquisición de material de extinción en general.

También te puede interesar: El abandono del bosque y la sequía convierten a España en un polvorín

 

Hacer un comentario

Your Header Sidebar area is currently empty. Hurry up and add some widgets.