Verde y Azul
erupciones volcánicas

Las grandes erupciones volcánicas serán aún mayores por el cambio climático

Cuando se producen erupciones volcánicas, la columna de humo y cenizas que emite bloquea la luz del sol y ello provoca un efecto de enfriamiento del aire situado debajo de esta humareda. Los investigadores han demostrado ahora que el cambio climático causado por el hombre puede hacer que las grandes erupciones sean en el futuro aún más violentas y aumenten así sus efectos de enfriamiento.

En 1991 el volcán Pinatubo, en Luzón (Filipinas), sufrió una fuerte erupción. Dos años después, en 1993, todos los registros mundiales de temperatura sufrieron un enfriamiento debido a las millones de partículas de  polvo, cenizas y dióxido de azufre que arrojó a la estratosfera y que bloquearon en parte la llegada de la luz solar a la superficie terrestre.

En un futuro, en el escenario de cambio climático más adverso, una erupción similar a la que sufrió el Pinatubo a principios de los 90 podría revertir parcialmente las altas temperaturas provocadas por el calentamiento global, dado que, en ese nuevo clima, los volcanes tendrían capacidad de enfriar la atmósfera hasta un 15% más que cuando estalló el Pinatubo.

Son las conclusiones de un reciente estudio, liderado por la Universidad de Cambridge, que deja entrever que en un futuro climático extremo, las erupciones de los grandes volcanes pueden ser más violentas y sumir a la Tierra en una gran nube de polvo que no deje pasar la luz del sol.

Y es que los volcanes siempre han sido grandes actores climáticos. A largo plazo, sus emisiones de dióxido de carbono contribuyen al calentamiento del planeta, pero a corto plazo, sus gases de azufre a menudo reaccionan con el agua para formar partículas altamente reflectantes llamadas sulfatos, lo que desencadena períodos de enfriamiento global.

Este nuevo estudio, liderado por Thomas Aubry, geofísico de la Universidad de Cambridge, llega a la conclusión de que la disminución de la capa de hielo puede desencadenar erupciones más frecuentes cerca de los polos, en Islandia y en otros lugares del planeta.

Y un océano cada vez más estratificado (donde no se mezclen sus diferentes capas) permitirá que el mayor enfriamiento inducido por los volcanes permanezca en la superficie de la Tierra.

El aumento de los gases de efecto invernadero que se produciría entonces ayudaría a que las columnas de grandes erupciones alcancen mayor altura, se propaguen más rápido y reflejen más luz solar, lo que provocará un enfriamiento aún más abrupto y extremo que el que se vivió en 1993.

Erupción volcánica. Foto: Pixabay

No todas las erupciones podrían lograr tal hito. En promedio, solo una o dos erupciones volcánicas de envergadura media llegan cada siglo hasta la estratosfera (donde las partículas expulsadas pueden instalarse y reflejar el sol). Si la troposfera se calienta, se hará más alta, y dejará a la estratosfera fuera del alcance de las pequeñas erupciones.

Las que podrían cambiar esa situación son las erupciones más masivas, como la que ocurrió en el volcán Pinatubo en 1991. En un mundo que se podría calentar, en el peor de los escenarios, hasta 6 grados a final de siglo, la troposfera crecería 1,5 kilómetros de altura, pero las erupciones ultramasivas aún podrían atravesarla.

Volcán del Monte Santa Elena. Foto: Pixabay

Con el calentamiento, sus gases tendrían capacidad para llegar más alto y viajarían más rápido que en el estado climático actual, por lo que podrían aumentar su efecto de enfriamiento hasta en un 15%.

Esto ocurre porque, a medida que los gases de efecto invernadero atrapan el calor cerca de la superficie de la Tierra, las capas altas de la estratosfera se enfriarán, lo que permitirá al aire mezclarse más fácilmente. Para 2100, esta mezcla podría ayudar a que las columnas volcánicas puedan viajar mucho más alto, alrededor de 1,5 kilómetros más.

El calentamiento también hará que el viento de la estratosfera sople más fuerte, provocando que las partículas volcánicas reflectantes se propaguen más rápidamente por la atmósfera superior hacia los polos.

El próximo paso de estos científicos será probar cómo funcionan estas tendencias bajo niveles de calentamiento futuro más realistas y en otros modelos climáticos. Los investigadores también esperan integrar otras tendencias, incluido el aumento de las erupciones que se espera que tengan lugar a medida que los glaciares se derritan en algunos volcanes polares y la creciente estratificación del océano, lo que permite que persista más enfriamiento volcánico en la superficie del agua, enfriando la atmósfera.

«Ojalá nunca calentemos el planeta lo suficiente como para influir en los volcanes», expresa Aubry que, sin embargo, admite que conseguir ese deseo “se está convirtiendo en un camino realmente estrecho».

Artículo de referencia: https://www.nature.com/articles/s41467-021-24943-7

Te puede interesar: 1883: el desastre del volcán Krakatoa que benefició al sureste español

Verónica Pavés

2 comentarios

  • ¿De verdad nadie se da cuenta de la tomadura de pelo de los calentologos (profetas del calentamiento global -ahira en horas bajas-) que han transformado el discurso en «cambio climático»?
    Todo son engaños para restringir derechos y sacar el dinero a la gente a base de crear chirngutos inútiles llenos de enchufados…..y la luz subiendo mientras esa gentuza vive del cuento. El cambio climático va implícito ven la evolución del planeta. Punto.

  • Si todos ponemos nuestro granito de arena y cuidamos el planeta🌍 no habría cambió climático se nada tenemos que ser uno con con la tierra🌎 y ver el daño que le hacemos destrullendo sus bosques rios perforando calentando la atmósfera haciendo daño a la atmósfera y creando un agujero en la capa que protegen a al planeta y a nosotros es un bello planeta 🌍 es un paraíso que tenemos en nuestro 🌏 playas mares océano islas paradisíacas vida abundante para comer la gente y lo estamos arruinando y destruyendo cuidemos nuestro mundo🌏 y nuestro hogar merece la pena