Verde y Azul
sequía campo

La sequía pone en situación de alarma el campo español

La situación empieza a ser preocupante en el campo español, porque ni ha llovido lo que debía desde que empezó el año ni parece que lo vaya a hacer como corresponde en lo que queda de él. La falta de agua es especialmente preocupante en las cuencas del Guadiana y el Guadalquivir. Por si fuera poco, un estudio internacional apunta a España como uno de los países más perjudicados por la sequía a partir de ahora, por el calentamiento global.

Ni Filomena a primeros de año ni los recientes episodios tormentosos con la llegada del otoño han conseguido terminar con el episodio de sequía que sufre España: la ausencia de precipitaciones suficientes como para recargar los acuíferos afecta “de forma alarmante” al sector primario en algunas regiones, según informa Efe tras consultar varias fuentes.

Así, el comunicador científico y meteorólogo José Miguel Viñas ha certificado que 2021 no ha resuelto hasta el momento los problemas de agua y ha lamentado que, si bien “no se puede hacer una predicción de lluvias a largo plazo”, las proyecciones climáticas apunten a “sequías más largas e intensas en el futuro”.

El año en curso “venía arrastrando desde la primavera, incluso en parte del invierno, una cifra de precipitaciones por debajo de lo normal”, a consecuencia de lo cual el otoño está siendo “más seco de lo habitual”, como ya adelantaron las predicciones estacionales para octubre y noviembre, y ello supone un dato “malo, dada la situación de donde partimos”, ha añadido.

Foto: Shutterstock

Respecto a la situación de las cuencas hidrológicas en España “en este momento es preocupante”, ya que registran un déficit, más acusado en las cuencas del Guadalquivir y el Guadiana, respecto a la media de los últimos diez años.

Un estudio alerta sobre el futuro de las sequías en España

Un estudio científico publicado en la revista digital ‘Frontiers in Water’ por investigadores de la Universidad Ludwig-Maximilian de Munich (Alemania) indica que España, junto a Francia y las áreas de los Alpes y el Mediterráneo como “puntos calientes” de sequías en un futuro.

La investigación advierte de que para finales del siglo XXI los episodios de sequía meteorológica como consecuencia del aumento de temperaturas podrían alargarse en la península ibérica más allá de verano, con una “tendencia a la desecación durante todo el año” y un “porcentaje decreciente de sequías estivales compensadas por inviernos húmedos”.

El panorama resulta especialmente gravoso para los trabajadores del campo en comunidades autónomas como Andalucía, donde “encaramos dos años de carencias hídricas significativas” y unas perspectivas que “para nada son positivas”, según el secretario regional de la Unión de Pequeños Agricultores (UPA), Cristóbal Cano, quien ha destacado que los datos facilitados por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir son “los peores en los últimos 25 años”.

Todas las provincias andaluzas sufren los efectos de esta sequía, aunque su incidencia está siendo mayor en la zona oriental, especialmente en Granada y Almería donde según cuenta Cano “el proceso de desertificación, además, está avanzando de una forma importante”.

Foto: Efe

Otra zona muy castigada en este sentido está siendo la Región de Murcia y, en este caso, las comarcas más afectadas hasta el momento son el Altiplano y el Noroeste, según la información en poder del secretario regional de UPA en esta comunidad autónoma, Antonio Moreno.

Aunque el invierno y la primavera han descargado algunas precipitaciones en el campo murciano, “lo que ha permitido aprovechar mejor las cosechas”, el verano “ha sido seco” y las previsiones para lo que resta de 2021 siguen siendo escasas en lluvias, ha explicado Moreno.

Una apreciación planteada tanto por Viñas como por Cano y Moreno es que la disminución en la frecuencia de las precipitaciones no ha impedido que éstas registren una intensidad más elevada respecto a años anteriores.

Esto se traduce en grandes tormentas que descargan decenas de litros en pocos minutos, lo que provoca un incremento de la escorrentía: esa es la causa de que gran cantidad de este agua no termine en las reservas y se escurra hacia el mar sin llegar a ser aprovechada, ni para los acuíferos ni para los cultivos, lo que resulta perjudicial.

Foto principal: Efe

Te puede interesar: Documentan 3.500 sequías en 650 años gracias a rogativas religiosas

Joan Lluís Ferrer

Joan Lluís Ferrer Colomar (Ibiza, 1967) es licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco (UPV-EHU). Desde 1988 ha ejercido el periodismo en prensa, radio y televisión en Bilbao, Catalunya y Baleares. Especializado en información ambiental, desde 2019 coordina la sección Crisis Climática en los periódicos de Prensa Ibérica. Desde 2020 dirige Verde y Azul, el canal de medio ambiente de Prensa Ibérica y Grupo Zeta.

1 comentario