Verde y Azul

La producción mundial de alimentos puede caer un tercio por el cambio climático

Los efectos de cambio climático dentro de este siglo: reducción de la producción mundial de alimentos hasta en un tercio, aumento de los desiertos en otros cuatro millones de kilómetros cuadrados, desaparición total de las tundras árticas y fuerte reducción de los bosques boreales del planeta. Es la advertencia de un grupo de científicos publicada en ‘One Earth’.

Una nueva investigación dirigida por la Universidad de Aalto (Finlandia), ha evaluado cómo se verá afectada la producción mundial de alimentos si no se reducen las emisiones de gases de efecto invernadero y ha concluido que el cambio climático amenaza hasta un tercio de la producción mundial de alimentos.

Sus estimaciones muestran que si los gases de efecto invernadero continúan creciendo al ritmo actual, grandes regiones corren el riesgo de verse empujadas a condiciones climáticas en las que no se puedan cultivar alimentos, según publica la revista One Earth.

«Nuestra investigación muestra que un crecimiento rápido y descontrolado de las emisiones de gases de efecto invernadero puede llevar, a finales de siglo, a que más de un tercio de la actual producción mundial de alimentos caiga bajo condiciones en las que no se pueden producir alimentos, es decir, fuera del espacio climático seguro», explica Matti Kummu, profesor de cuestiones globales de agua y alimentos de la Universidad Aalto.

Según el estudio, este escenario es probable que se produzca si las emisiones de dióxido de carbono siguen creciendo al ritmo actual. En el estudio, los investigadores definen el concepto de espacio climático seguro como aquellas zonas en las que actualmente se produce el 95% de los cultivos, gracias a la combinación de tres factores climáticos: las lluvias, la temperatura y la aridez.

Escena de sequía en América Latina. Foto: Agencias

«La buena noticia es que sólo una fracción de la producción de alimentos estaría amenazada si reducimos colectivamente las emisiones, de manera que el calentamiento se limite a 1,5 o 2 grados centígrados», afirma Kummu.

Esta situación variará en intensidad según la región de planeta que se analice. Los cambios en las precipitaciones y la aridez, así como el calentamiento del clima, amenazan especialmente la producción de alimentos en el sur y el sudeste de Asia, así como en la región africana del Sahel. También son zonas que carecen de capacidad para adaptarse a las condiciones cambiantes.

La producción de alimentos, tal y como la conocemos, se desarrolló bajo un clima bastante estable, durante un periodo de lento calentamiento que siguió a la última edad de hielo. El continuo aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero puede crear nuevas condiciones, y la producción de alimentos y de ganado no tendrá tiempo suficiente para adaptarse«, afirma el doctorando Matías Heino, el otro autor principal de la publicación.

En el estudio se utilizaron dos escenarios futuros de cambio climático: uno en el que las emisiones de dióxido de carbono se reducen radicalmente, limitando el calentamiento global a 1,5-2ºC (que es el objetivo del Acuerdo de París), y otro en el que las emisiones siguen creciendo sin parar.

Terreno afectado por la falta de lluvias en Valencia. Foto: AP

Los investigadores evaluaron cómo afectaría el cambio climático a 27 de los cultivos alimentarios más importantes y a siete tipos de ganado, teniendo en cuenta las distintas capacidades de las sociedades para adaptarse a los cambios.

Los resultados muestran que las amenazas afectan a los países y continentes de forma diferente; en 52 de los 177 países estudiados, toda la producción de alimentos se mantendría en el espacio climático seguro en el futuro. Entre ellos se encuentran la mayoría de los países europeos.

En cambio, países vulnerables como Camboya, Ghana, Guinea-Bissau, Guyana y Surinam se verán muy afectados si no se producen cambios; hasta el 95% de la producción alimentaria actual quedaría fuera del espacio climático seguro.

Estas naciones, además, tienen también una capacidad mucho menor para adaptarse a los cambios provocados por el cambio climático en comparación con los países ricos de Occidente. En total, el 20% de la producción agrícola mundial y el 18% de la producción ganadera amenazada se encuentran en países con poca capacidad de adaptación a los cambios.

Menos bosques boreales, más desierto

Si se controlan las emisiones de dióxido de carbono, las investigadoras calculan que la mayor zona climática del mundo en la actualidad –el bosque boreal, que se extiende por el norte de América del Norte, Rusia y Europa- se reduciría de sus 18 millones de km2 actuales a 14,8 millones de km² en 2100.

Si no somos capaces de reducir las emisiones, sólo quedarán unos 8 millones de km² de este vasto bosque a largo plazo. El cambio sería aún más drástico en América del Norte: en el año 2000, la zona cubría aproximadamente 6,7 millones de km², pero en 2090 podría reducirse a un tercio.

La tundra ártica se vería aún más perjudicada: se estima que desaparecerá por completo si no se frena el cambio climático. Al mismo tiempo, se estima que el bosque seco tropical y las zonas desérticas tropicales crecerán.

«Si dejamos que las emisiones crezcan, el aumento de las zonas desérticas es especialmente preocupante, porque en estas condiciones apenas puede crecer nada sin riego. Para finales de este siglo, podríamos ver más de 4 millones de km² de nuevos desiertos en todo el planeta», afirma Matti Kummu.

Aunque el estudio es el primero que analiza las condiciones climáticas en las que se cultivan los alimentos hoy en día y cómo el cambio climático afectará a estas zonas en las próximas décadas, su mensaje no es el único: el mundo necesita medidas urgentes.

«Tenemos que mitigar el cambio climático y, al mismo tiempo, aumentar la resiliencia de nuestros sistemas alimentarios y sociedades; no podemos dejar atrás a los más vulnerables. La producción de alimentos debe ser sostenible», afirma Matías Heino.

Artículo de referencia: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S2590332221002360

Te puede interesar: Así afectará el cambio climático a los cultivos y la ganadería de España

 

Joan Lluís Ferrer