Verde y Azul

La ciencia avisa: habrá pandemias aún peores por motivos ambientales

Los científicos aseguran que vivimos la “era de las pandemias”. Y que no ha hecho más que empezar: habrá crisis peores. “Las pandemias surgirán en el futuro con más frecuencia, se propagarán más rápidamente, tendrán mayor impacto en la economía mundial y podrían matar a más personas que el covid-19”. Detrás habrá, muy a menudo, motivos ambientales.

Es el negro augurio lanzado por un grupo internacional de 22 expertos, que han alertado a los Estados para que adopten medidas para minimizar los factores de riesgo, en especial la deforestación y el comercio de vida silvestre.

El covid-19 es la sexta pandemia global desde la de gripe de 1918, y aunque tiene su origen en microbios transportados por animales –como todas las pandemias– su aparición ha sido impulsada “enteramente por actividades humanas”, señala el informe científico elaborado en un taller sobre biodiversidad y pandemias convocado por la Plataforma Intergubernamental Científico-Normativa sobre Diversidad Biológica y Servicios de los Ecosistemas (IPBES), organismo independiente con representantes de 137 naciones.

El “problema” es que se estima que existen 1,7 millones de virus aún «no descubiertos» en mamíferos y aves, de los cuales hasta 827.000 podrían tener la capacidad de infectar a los seres humanos.

Los científicos aseguran que para escapar de esta “era de las pandemias” se hace necesario “un cambio transformador en el enfoque global para hacer frente a las enfermedades infecciosas: pasar de la reacción a la prevención”.

Un mercado de comida en China. Foto: Pixabay

“No hay gran misterio sobre la causa de la pandemia de covid-19 o de cualquier pandemia moderna. Las mismas actividades humanas que impulsan el cambio climático y la pérdida de biodiversidad también generan riesgos de pandemia a través de sus impactos en nuestro medio ambiente”, apuntó el Peter Daszak, presidente de EcoHealth Alliance y director del taller.

“Los cambios en la forma en que usamos el suelo, la expansión e intensificación de la agricultura, y el comercio, la producción y el consumo insostenibles perturban la naturaleza y aumentan el contacto entre la vida silvestre, el ganado, los patógenos y las personas. Este es el camino que conduce hacia las pandemias», añadióDaszak.

Por pasiva, el riesgo de pandemias puede disminuir “significativamente” si se reducen las actividades humanas que impulsan la pérdida de biodiversidad, mediante “una mayor conservación de las áreas protegidas” y “con medidas que reduzcan la explotación insostenible de las regiones de alta biodiversidad”. Se reducirá así el contacto entre la vida silvestre, el ganado y los humanos, lo que “ayudará a prevenir la propagación de nuevas enfermedades”, recoge el informe.

Pese a que la ciencia tiene una capacidad “cada vez mayor” de prevenir pandemias, “ahora mismo la forma en que las estamos abordando la ignora en gran medida. Nuestro enfoque se ha estancado: todavía dependemos de los intentos de contener y controlar las enfermedades después de que surgen, a través de vacunas y tratamientos”, resaltó Daszak, que abogó por incidir en la prevención.

El tráfico global de animales constituye un peligro. Foto: Pixabay

El informe indica que depender de las respuestas a las enfermedades después de su aparición, con medidas de salud pública y soluciones tecnológicas, en particular el diseño y la distribución rápidos de nuevas vacunas y terapias, es “un camino lento e incierto”.

Los expertos calculan que el costo de reducir los riesgos para prevenir las pandemias es 100 veces menor que el de reaccionar ante ellas. El informe señala opciones que ayudarían a reducir y abordar el riesgo de pandemias:

­-La creación de un Consejo Intergubernamental para la Prevención de Pandemias para ofrecer a los dirigentes políticos los mejores conocimientos científicos y evidencias sobre enfermedades emergentes; predecir áreas de alto riesgo; evaluar el impacto económico de potenciales pandemias y destacar los vacíos en la investigación.

Establecer metas u objetivos en el marco de un acuerdo o tratado internacional.

-Institucionalizar el enfoque de ‘Una sola salud’ (concepto lanzado por la Organización Mundial de Salud Animal, que señala que la salud humana y animal son interdependientes y están ligadas a los ecosistemas) para crear planes de preparación contra pandemias, mejorar los programas de prevención e investigar y controlar los brotes.

-Desarrollar e incorporar evaluaciones sobre el impacto sobre la salud de los riesgos de enfermedades emergentes y pandémicas en los principales proyectos de desarrollo y uso del suelo.

­-Garantizar que el coste económico de las pandemias se tenga en cuenta en el consumo, la producción y las políticas y estrategias gubernamentales.

­-Promover cambios para reducir los tipos de consumo, la expansión agrícola globalizada y el comercio que han dado lugar a pandemias. Por ejemplo, aplicando impuestos o gravámenes sobre el consumo de carne, la producción ganadera y otras formas de actividades de alto riesgo pandémico.

­-Reducir los riesgos de enfermedades zoonóticas en el comercio internacional de vida silvestre a través de una nueva asociación intergubernamental de «salud y comercio; reducir o eliminar del comercio de vida silvestre especies de alto riesgo de enfermedades.

Mejorar la aplicación de las leyes en todos los aspectos del comercio ilegal de vida silvestre y mejorar la educación comunitaria sobre los riesgos para la salud del comercio de vida silvestre.

­-Valorar la participación y el conocimiento de los pueblos indígenas y las comunidades locales en los programas de prevención de pandemias, para lograr una mayor seguridad alimentaria y reducir el consumo de especies silvestres.

Mejorar el entendimiento de la relación entre la degradación y restauración de ecosistemas, la estructura de paisaje y el riesgo de aparición de enfermedades.

El informe tiene una sólida base científica: ha sido elaborado por expertos en campos tan diversos como epidemiología, zoología, salud pública, ecología de enfermedades, patología comparada, medicina veterinaria, farmacología, salud de la fauna silvestre, modelización matemática, economía, derecho y políticas públicas. Entre ellos figura el español Unai Pascual, investigador del Basque Center for Climate Change (BC3).

El informe del taller de la IPBES sobre biodiversidad y pandemias: https://ipbes.net/sites/default/files/2020-12/IPBES%20Workshop%20on%20Biodiversity%20and%20Pandemics%20Report_0.pdf

Te puede interesar: Covid-19: el precio de violar la naturaleza

 

Ramón Díaz

Ramón Díaz Alonso (Llanes, Asturias; 1962). Trabaja desde 1990 en La Nueva España, primero como corresponsal en la comarca oriental de Asturias, después como responsable de la edición del oriente de Asturias y desde 2017 en la sección de Asturias, especializado en información política, de infraestructuras y ambiental. Colabora desde enero de 2021 con Verde y Azul, el canal de medio ambiente de Prensa Ibérica y Grupo Zeta. Es coautor de varias publicaciones de la Asociación Asturiana de Periodistas y Escritores de Turismo (ASPET).