Verde y Azul

España, paraíso del geoturismo: 20 destinos naturales de inusitada belleza paisajística

El Ilustre Colegio Oficial de Geólogos (ICOG) ha propuesto un viaje geológico por España a través de algunas de las maravillas naturales que ofrece la orografía, con el objetivo de fomentar el geoturismo. La ruta muestra 20 destinos geológicos de inusitada belleza paisajística. Desde parajes recónditos, minas abandonadas o litorales de ensueño hasta montañas de sal, restos extraterrestres y valles de espectaculares formas o volcanes inactivos que asombrarán a los visitantes.

Lago del Valle, en Somiedo (Asturias). Foto: callejeandoporelmundo.com
  1. Parque natural de Somiedo (Asturias)

Muestra una gran diversidad litológica y la presencia de morfologías glaciares, entre las que destacan los Lagos de Saliencia y el Lago del Valle. Ofrece un alto valor científico y didáctico, con la presencia de afloramientos paleontológicos y de mineralizaciones, algunas con aprovechamiento minero, así como la formación de los lagos en distintos tipos de sustratos.

  1. Karst litoral del oriente de Asturias

Paisaje de alto valor geomorfológico con singulares formaciones kárstico-marinos como los bufones (orificios naturales por los que surgen columnas de agua marina pulverizada que pueden alcanzar más de 10 metros de altura). Presenta un alto valor didáctico de la relación entre la geología los usos del territorio así como la existencia de tipos de rocas con comportamientos hidrológicos muy marcados.

  1. Volcán montaña de La Arena en La Oliva (Fuerteventura)       

Es el volcán más reciente de Fuerteventura, con unos 10.000 años de antigüedad, y se pueden observar todo tipo de elementos volcánicos como lavas, bloques y escorias. Surgió en un amplio valle existente. Su cono está formado por piroclastos de color negro y surgen en la base del centro varias coladas que fluyen radialmente.

Parque natural de Teno en Buenavista (Tenerife).
  1. Parque natural de Teno en Buenavista (Tenerife)

El macizo de Teno se encuentra en el extremo noroeste de la isla de Tenerife. Es un estratovolcán en escudo. Sufrió dos grandes colapsos de ladera que dieron lugar al acantilado de los Gigantes y al Valle del Palmar. Es una zona con grandes barrancos y vegetación. Se deben visitar también lugares emblemáticos como el pueblo de Masca, Teno Alto o El Palmar.

  1. Tramo de costa en Cabo Menor y la desembocadura del río Pas (Cantabria)

En una sucesión de hermosos y agrestes acantilados se encuentran calas y playas como la de la Arnía, de singular encanto. El conjunto representa un valor geomorfológico de modelado costero en interferencia con el fluvial. Se observan meandros o desembocaduras de arroyos en cascada.

  1. Fuente Dé (Cantabria)

Un contraste paisajístico de imponente piedra caliza que permite adentrarse en el centro de los Picos de Europa a través de una subida en funicular. Destaca el contraste topográfico existente entre dos grandes cuerpos sedimentarios: el superior calizo y el inferior silíceo. La erosión diferencial de unos y otros, así como la superficie de fractura que los separa, ha conducido a la morfología de este gran anfiteatro.

  1. Volcán Cerro Gordo (Ciudad Real)

Es el primer volcán visitable de la Península. Se puede visitar por dentro para descubrir los secretos geológicos de la Tierra. Está emplazado en el Campo de Calatrava con 330 edificios volcánicos que permiten observar la estructura interna de un volcán y su dinámica.

  1. Barrancas de Burujón (Toledo)

Un paisaje inesperado, bañado por el río Tajo que recuerda al Gran Cañón del Colorado y ofrece uno de los atardeceres más impresionantes del país. Se puede observar los efectos de la erosión de las arcillas y conglomerados del Terciario en forma de acarcavamientos que realzan el paisaje en colores rojizos.

  1. Mina romana de Las Médulas (León)

Es la mayor mina a cielo abierto del Imperio Romano. Las labores de explotación han dado lugar a un impresionante entorno paisajístico. Se puede observar la secuencia estratigráfica formada a finales del Mioceno que dio lugar al yacimiento aurífero, donde los procesos erosivos de las montañas circundantes produjeron el desprendimiento de las partículas de oro, que junto con otros materiales (cantos rodados, gravas y arenas) fueron transportados y sedimentados en Las Médulas por abanicos aluviales.

Arribes del Duero (Castilla y León).
  1. Arribes del Duero (Zamora y Salamanca)

El río Duero hace frontera con Portugal y forma los cañones más extensos y profundos de la Península. Es un espacio privilegiado donde se puede contemplar la belleza de su paisaje granítico y sus espectaculares cascadas. Geológicamente destaca por el contraste entre la penillanura y el profundo encajamiento del Duero que da lugar a gargantas de paredes subverticales que alcanzan centenares de metros de profundidad.

  1. Montaña de Sal de Cardona (Barcelona)

El valle salino y la montaña de sal de Cardona son un fenómeno natural único en el mundo, que se ha explotado como recurso desde el Neolítico. El 2003 se inauguró como Parque Cultural de la Montaña de Sal. Es una de las maravillas del Geoparque de la Catalunya Central. El diapiro salino que ha creado la montaña de sal crece cada año. Los afloramientos de sal son los depósitos evaporíticos que se sedimentaron en la cuenca del Ebro durante el Eoceno superior.

  1. Carrilet de Estany Gento (Lleida)

Se encuentra al norte del Geoparque Orígens en el Pirineo catalán, dentro de la zona periférica del parque nacional de Aigües Tortes i Estany de Sant Maurici y es un ejemplo de geomorfología glaciar. Dispone de una georuta que transcurre por la antigua vía donde se pueden observar modelados glaciares imponentes con lagos, cretas y circos.

  1. Capa Negra de Agost (Alicante)

Afloramiento estratigráfico donde una secuencia de margas y arcillas muestran los cambios del tránsito del Cretácico al Paleoceno. Destacan los restos de elementos químicos como el iridio, de origen extraterrestre, que atestiguan que un meteorito acabó con los dinosaurios hace 66 millones de años.

  1. Cuevas de San José en Vall d’Uixó (Castellón)

Sistema de cavidades kársticas desarrolladas en calizas. La cueva principal es navegable y alberga uno de los ríos subterráneos más largos de Europa. Tiene un alto valor estético. Su atractivo principal es que permite realizar un recorrido fluvial subterráneo por la cueva.

  1. Geoparque del Courel (Lugo)

Visitando este parque se pueden observar los procesos geológicos que dieron lugar a la formación de Galicia. Es un viaje directo al Paleozoico inferior y medio, testigo del choque entre dos continentes y la evolución de los glaciares en la formación del territorio.

Playa de las Catedrales (Lugo). Foto: Google
  1. Playa de las Catedrales (Lugo)

La geología y el clima han conformado construcciones naturales de extrema belleza. El contraste entre los niveles rocosos de naturaleza cuarcítica y las pizarras, su diferente comportamiento mecánico, la acción erosiva del mar y el clima configuran un paisaje único.

  1. Futuro Geoparque de Huellas de Dinosaurio (La Rioja)

Alberga un amplio patrimonio geológico y paleontológico, que se presenta en su estado original. El futuro Geoparque cuenta con más de 11.000 huellas de dinosaurio, más que ningún lugar de interés paleontológico en Europa. Está integrado en parte dentro de la Reserva de la Biosfera de La Rioja.

  1. Peñalara y La Pedriza (Madrid)

En los glaciares cuaternarios de Peñalara se pueden apreciar las morfologías del glaciar (circos, umbrales, pullido y estrías) así como su depósito (morrenas). Por su parte, en el macizo rocoso de La Pedriza las rocas ígneas hacen referencia a su formación en el interior de la Tierra. Irrumpen en la superficie formando curiosas morfologías de rocas con cristales observables a simple vista, generadas por un proceso de enfriamiento lento.

Ermita de San Telmo, en el geoparque de la costa vasca.
  1. Geoparque de la Costa Vasca

Territorio reconocido por la Unesco por sus diferentes secciones continuas en el Flysch. Ofrece una panorámica amplia de la gran geodiversidad del País Vasco y permite disfrutar de playas increíbles en Mutriku, Deba y Zumaia, además de paseos en barco.

  1. Flysch de Bizkaia

Flysch espectacular y afectado en gran medida por diferentes movimientos tectónicos y estructurales, así como una serie de ejemplares fosilíferos de gran interés y varios episodios de vulcanismo. Desde Getxo hasta Bakio se aprecian diversos lugares de interés geológico que pueden recorrerse en bicicleta o a pie.

Web del Ilustre Colegio Oficial de Geólogos: https://cgeologos.es/

Te puede interesar: La reserva de Urdaibai, en Vizcaya, en la Carta Europea de Turismo Sostenible

Hacer un comentario