Verde y Azul

Recuperar el Mar Menor, prioridad del Gobierno

El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO) ha publicado el Plan para la Protección del Borde Litoral del Mar Menor y ha activado medidas para mejorar su situación. El Mar Menor, la mayor laguna salada de Europa y zona de gran biodiversidad biológica, está amenazado por todo tipo de vertidos.

El Plan, según el departamento que cabeza Teresa Ribera, es una “herramienta fundamental” para identificar las presiones que existen en este tramo de costa y establecer medidas para su protección y recuperación.

El Gobierno central ha señalado que la protección del Mar Menor es “una prioridad”. De ahí este plan, cuyo ámbito geográfico de actuación incluye el Mar Menor y el tramo de costa mediterránea que va desde el puerto de Pilar de la Horadada hasta Cabo de Palos.

El objetivo es mejorar la situación y el uso de esta franja litoral, teniendo en cuenta todos los condicionantes físicos, humanos y medioambientales del territorio.

Manifestación en favor de la recuperación del Mar Menor, en octubre de 2019. Foto: Ayuntamiento de Cartagena

El plan recoge toda una serie de estudios sobre los condicionantes ambientales, los criterios de zonificación, los efectos del cambio climático y los objetivos y principios generales de actuación.

Además, incluye la identificación de las medidas a adoptar para la mejora de la costa, su priorización y las fases de actuación a llevar a cabo por la Dirección General de la Costa y el Mar.

También se proponen como acciones prioritarias la revisión y, donde corresponda, la redefinición del dominio público marítimo terrestre y la recuperación de ocupaciones ilegales, así como las actuaciones a realizar para mejorar las condiciones de uso del dominio público marítimo terrestre.

Alegaciones “esenciales” para completar el texto final

La aprobación del plan es el resultado de un exhaustivo trabajo que ha contado con la colaboración de todos los actores interesados en la recuperación del Mar Menor, desde administraciones hasta organizaciones no gubernamentales y asociaciones de la sociedad civil.

El documento fue sometido a consulta pública durante los meses de verano de 2020 y recibió catorce alegaciones que el MITECO califica de “esenciales para completar su redacción”.

La Manga del Mar Menor, en su parte perteneciente a San Javier. Foto: Enrique Freire/Flickr

Ese proceso de participación y colaboración permitió incorporar correcciones en el texto. Las más destacadas son:

–Incorporar actuaciones de restauración dunar en la playas del Mediterráneo de la Manga.

–Considerar no idóneas las actuaciones de dragado y regeneraciones con sedimento externo al sistema o con volúmenes importantes en el interior del Mar Menor.

­–Recuperación de la línea de costa y arenales de la playa de la Caleta del Estacio (Puerto Mayor).

­–Introducción de referencias y documentación aportada por Universidades y ONGs.

La puesta en marcha del plan supone un paso más dentro de la denominada Hoja de Ruta del Mar Menor, una guía puesta en marcha en octubre de 2019 con un doble objetivo: frenar el deterioro de la laguna salada, única por su alto valor ecológico, y contribuir a la recuperación de su dinámica natural.

Pero las actuaciones en la franja litoral de la laguna son solo una parte de las medidas que las administraciones competentes deben abordar para la recuperación ambiental del Mar Menor.

Lodos en el Mar Menor Sur. Foto: Ayuntamiento de Cartagena

Porque, tal y como concluyó un informe realizado por el Instituto Español de Oceanografía (IEO), que analizó el estado actual del Mar Menor, las causas de su deterioro y las posibles soluciones, la recuperación de la laguna pasa por atajar la entrada de sedimentos y nutrientes, provenientes tanto de los centros urbanos ribereños como de la erosión de los suelos agrícolas.

Incrementar la resiliencia al cambio climático

En la redacción del plan se han tenido en cuenta las directrices de la Estrategia de Adaptación al Cambio Climático de la Costa Española elaborada por la Dirección General de la Costa y del Mar para incrementar la resiliencia de la costa española al cambio climático y a la variabilidad climática e integrar las medidas de adaptación en la planificación y gestión del litoral.

El Plan para la Protección del Borde Litoral del Mar Menor consta de:

­–Documento previo en el que se recogen los estudios y soportes técnicos, los condicionantes ambientales, los criterios de zonificación, los efectos del cambio climático, los objetivos y principios generales de actuación con sus alternativas y propuestas de actuación.

–Documento de alegaciones y consideraciones sobre las mismas.

–Plan para la Protección del litoral del Mar Menor en el que se definen las actuaciones, su priorización y las fases de actuación a llevar a cabo por la Dirección General de la Costa y el Mar en su ámbito de aplicación.

Documento de referencia: https://www.miteco.gob.es/es/costas/temas/proteccion-costa/22-417-5-001_plan-borde-litoral-mar-menor_informe_2021final002_tcm30-529506.pdf

Te puede interesar: Objetivo, salvar el mar Menor: la mayor laguna salada de Europa agoniza

Ramón Díaz

Ramón Díaz Alonso (Llanes, Asturias; 1962). Trabaja desde 1990 en La Nueva España, primero como corresponsal en la comarca oriental de Asturias, después como responsable de la edición del oriente de Asturias y desde 2017 en la sección de Asturias, especializado en información política, de infraestructuras y ambiental. Colabora desde enero de 2021 con Verde y Azul, el canal de medio ambiente de Prensa Ibérica y Grupo Zeta. Es coautor de varias publicaciones de la Asociación Asturiana de Periodistas y Escritores de Turismo (ASPET).

3 comentarios

  • Para salvar al Mar Menor hay que hacer un canal perimetral que desvíe los caudales de todo tipo hacia el Mar Mediterraneo, como se hizo con el Río Turia de Valencia cuyos caudales fueron desviados por un canal evitando así las inundaciones. De no hacerse así cada otoño cuando lleguen las tormentas el agua seguirá llevando arcilla hacia el Mar Menor.

    • ¿Y no es más sencillo abancalar toda la cuenca vertiente, como históricamente estaba, para minimizar los arrastres no sólo de arcilla sino también de fertilizantes y pesticidas?
      Las lluvias torrenciales no son el problema, siempre han existido en la zona, el problema es el cambio topográfico y el uso agroindustrial intensivo que no se preocupa de recoger sus vertidos y de evitar los arrastres de tierra y fertilizantes y pesticidas.