Verde y Azul

España, con los negacionistas: rechaza proteger la Gran Barrera de Coral

Decepción monumental en el movimiento ecologista. El Comité de Patrimonio Mundial de la Unesco ha decidido no incluir de momento la Gran Barrera de Coral, un tesoro natural situado en la costa noreste de Australia, en la Lista de Patrimonio Mundial en Peligro. España se alineó con los países “negacionistas” y votó en contra de la protección del sistema de arrecifes más emblemático del mundo, designado Patrimonio de la Humanidad por el “valor universal excepcional” y que se encuentra en peligro debido al cambio climático.

La decisión de la Unesco ha provocado fuertes críticas por parte de las principales organizaciones conservacionistas del Planeta, que como WWF lamenta “la ocasión perdida” de proteger la Gran Barrera.

El acuerdo de la Unesco ha provocado asimismo un enfrentamiento interno en el seno del Gobierno de España: el Ministerio para la transición Ecológica ha afeado al de Exteriores (representante del país en el Comité) su veto a la inclusión de la Gran Barrera en la Lista de Patrimonio Mundial en Peligro, que reúne sitios afectados por conflictos armados, catástrofes naturales o destrucción medioambiental.

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) había indicado en diciembre pasado que la Gran Barrera ha pasado de estar en situación de “preocupación significante” a “crítica”, la peor calificación de conservación.

Gran Barrera de Coral. Foto: WWF

El informe de la UICN, que se publica cada tres años, resalta que los blanqueos de corales ocurridos en 2016, 2017 y 2020 no tienen precedente por la “gravedad, frecuencia e impacto” y que han causado pérdidas de coral en dos terceras partes de la Gran Barrera.

Sin embargo, el Comité reconoció los esfuerzos australianos para mejorar la situación de ese singular paraje, respaldó la petición de ese país y acordó no incluir el lugar en la Lista de Patrimonio Mundial en Peligro.

El Gobierno español, con los países “negacionistas”

La representación de Australia, según WWF «uno de los países con más emisiones de CO2 per cápita del mundo y claramente posicionado en contra de la lucha del cambio climático», presentó una enmienda y consiguió convencer al suficiente número de delegados para no aprobar en esta sesión la inclusión de la Gran Barrera en la lista.

No obstante, se acordó reconsiderar la inclusión en el año 2022, aunque el gobierno australiano ya ha anunciado que intentará dilatar una nueva revisión sobre este espacio hasta 2023.

El voto de España ha recibido sonoras críticas por parte de numerosas ONG internacionales. En primer lugar, causó sorpresa al alinearse Asuntos Exteriores con países “negacionistas” en materia de protección del medio ambiente, y en particular de áreas marinas.

WWF, citando fuentes cercanas a las negociaciones, ha señalado que la “decisión unilateral” del Ministerio podría estar relacionada “con un posible trueque en negociaciones que España tiene en curso, lo que sería aún más grave e injustificable”.

Gran Barrera de Coral, en Australia. Foto: unsplash

“Se trata de un posicionamiento sorprendente e insólito por parte del Gobierno de España, que ha hecho de la transición ecológica y de la lucha contra el cambio climático una de sus principales banderas internacionales”, subraya WWF.

“Sin embargo, ahora se alinea con quienes niegan esta amenaza y no asumen su parte de responsabilidad a la hora de adoptar medidas para poner freno a una amenaza global, que nos afecta a todos”, critica la ONG.

Uno de los hábitats oceánicos más biodiversos del Planeta

La Gran Barrera de Coral en uno de los hábitats oceánicos más biodiversos del Planeta y el sistema de barrera de coral más grande del mundo.

En el gigantesco arrecife habitan miles de diferentes clases de plantas y animales, incluyendo praderas submarinas, corales, crustáceos y peces. También es el hogar de especies de tiburones, rayas, tortugas marinas y ballenas en peligro.

El aumento de las temperaturas, consecuencia del cambio climático, está ocasionando el calentamiento de las aguas y provocando episodios cada vez más continuos de muerte de los corales (los llamados blanqueamientos).

Además, la Unesco y la UICN han constatado que la calidad de las aguas continúa empeorando, motivo por el cual presentaron la propuesta para que la Gran Barrera de Coral fuera incluida en la Lista de Patrimonio Mundial en peligro.

Parecía que la iniciativa saldría adelante, pero Australia logró el apoyo de un bloque de 12 países, con España a la cabeza, en el que también figuraron Hungría, Rusia, Bahréin, Arabia Saudí o Nigeria, entre otros.

Tortuga marina en la Gran Barrera de Coral. Foto: unsplash

 

WWF ha demandado a Exteriores y al Gobierno de Pedro Sánchez una “rectificación urgente”  y que abandone “el grupo de países negacionistas y apoye la propuesta de la Unesco y de los países más avanzados”.

Juan Carlos del Olmo, secretario general de WWF, ha señalado: “España no puede estar en esta foto con los países negacionistas. Es muy grave. La Gran Barrera de Coral está gravemente amenazada. Si no actuamos ahora, el mundo perderá uno de sus grandes iconos naturales para siempre”, ha alertado.

La imagen de liderazgo ambiental de España, en peligro

“Es totalmente inaceptable que el Ministerio de Asuntos Exteriores se haya alineado con los países negacionistas para bloquear y descafeinar la propuesta de la Unesco, suponemos que en un intercambio de favores, poniendo en entredicho la imagen de liderazgo ambiental de España y del Gobierno de Pedro Sánchez. No lo podemos consentir”, ha concluido.

El informe de WWF “La Gran Barrera de Coral amenazada”, publicado en 2015, ya adviertía de que ese paraje, uno de los hábitats oceánicos más ricos del Planeta, se estaba convirtiendo en “un vertedero”.

“La irresponsable industrialización en la Gran Barrera de Coral podría causar daños severos a uno de los sistemas naturales más importantes del mundo”, alerta WWF, que exige proteger el arrecife y salvaguardar los 69.000 empleos que proporciona.

Una reciente investigación científica ha concluidode que si no se frena de inmediato el calentamiento global los arrecifes de coral desaparecerán entre 2050 y 2100.

Resumen del informe de WWF sobre la Gran Barrera de Coral: https://wwfes.awsassets.panda.org/downloads/wwf_gbr_under_threat_findings_esp.pdf?39787/Informe-La-Gran-Barrera-de-Coral-bajo-amenaza-resumen

Te puede interesar: El tiempo se acaba para salvar los arrecifes de coral

Ramón Díaz

Ramón Díaz Alonso (Llanes, Asturias; 1962). Trabaja desde 1990 en La Nueva España, primero como corresponsal en la comarca oriental de Asturias, después como responsable de la edición del oriente de Asturias y desde 2017 en la sección de Asturias, especializado en información política, de infraestructuras y ambiental. Colabora desde enero de 2021 con Verde y Azul, el canal de medio ambiente de Prensa Ibérica y Grupo Zeta. Es coautor de varias publicaciones de la Asociación Asturiana de Periodistas y Escritores de Turismo (ASPET).