Verde y Azul
2050 clima

El mundo debe abandonar gas, petróleo y carbón en 2050 para salvar el clima

Casi el 60% del petróleo y el gas metano fósil y casi el 90% del carbón deben permanecer en el suelo, sin explotar industrialmente, para 2050 si se quiere tener un 50% de posibilidades de mantener el calentamiento global por debajo de un aumento de 1,5° C y así poder salvar el clima, según un estudio de investigadores de la University College London (UCL).

Según los investigadores, la producción mundial de petróleo y gas debe disminuir en un 3% anual hasta 2050 para alcanzar este objetivo. Pero la cantidad de iniciativas actuales de extracción de combustibles fósiles, tanto existentes como en proyecto, no permitirán cumplir los límites establecidos internacionalmente sobre el calentamiento global por el Acuerdo Climático de París en 2015.

Por lo tanto, un número significativo de regiones ya ha alcanzado el pico de producción de combustibles fósiles, y cualquier aumento que se produzca en una región debe compensarse con una mayor disminución de la producción en otros lugares, señalan los investigadores.

El estudio, publicado en Nature, solo se basa en lo que debería hacerse para tener una probabilidad del 50% para limitar el calentamiento a 1,5° C este siglo, pero si se quiere aumentar la probabilidad de alcanzar este objetivo se necesitaría una disminución aún más rápida en la producción y una mayor cantidad de combustibles fósiles sin ser extraídos del subsuelo.

Central térmica en China. Foto: Efe

Los investigadores utilizaron un modelo de sistema energético global para evaluar la cantidad de combustibles fósiles que deberían dejarse sin extraer a nivel regional y mundial.

Recortes «drásticos» antes de 2050

Las reservas que no deberían ser extraídas se calculan como un porcentaje del total de reservas existentes en 2018. Esa cantidad que habría que dejar intacta debe ser del 58% para el petróleo, el 59% para el gas metano fósil y el 89% para el carbón, todo ello antes de 2050.

El autor principal Dan Welsby (Instituto de Recursos Sostenibles de la UCL) ha manifestado que «en 2015, 196 partes firmaron el Acuerdo Climático de París, con el objetivo de mantener el aumento de la temperatura global promedio muy por debajo de 2° C, con 1,5° C como objetivo deseado”.

Desde entonces , el Informe especial del panel científico IPCC, los sucesivos informes de producción y el Informe Net Zero de la IEA indican que se requieren “recortes drásticos” en la producción de combustibles fósiles, y además de inmediato, para avanzar hacia las emisiones netas cero.

Pero las líneas de producción de los combutibles fósiles no están yendo en la dirección adecuada para ello; por el contrario, parecen ir en la dirección equivocada.

«Nuestro nuevo artículo da más peso a la investigación reciente, lo que indica que la producción mundial de petróleo y gas metano fósil ya ha alcanzado su punto máximo. Desde una perspectiva regional, nuestros resultados demuestran la necesidad de una transición para los grandes productores de combustibles fósiles. La producción de petróleo en el Medio Oriente, por ejemplo, deberá ser la mitad entre 2020 y 2050, lo que supone implantar una diversificación de la economía para apartarla de los hidrocarburos «, añadió.

El trabajo se basa en investigaciones anteriores de 2015, que encontraron que para limitar el calentamiento a 2° C, un tercio de las reservas de petróleo, casi la mitad de las reservas de gas metano fósil (49%) y más del 80% de las reservas de carbón deberían permanecer en el suelo.

Foto: Agencias

Los investigadores utilizaron el Modelo de Evaluación Integrada TIMES en UCL (TIAM-UCL). El modelo monitorea las fuentes de energía primaria (petróleo, gas metano fósil, carbón, nuclear, biomasa y energías renovables) desde la producción hasta su transformación (como la producción de electricidad, hidrógeno y biocombustible o refinación de petróleo) y también la distribución para satisfacer el conjunto de demanda en cada sector.

Los países del mundo están distribuidos en el estudio en 16 regiones, lo que permite una caracterización detallada de los sectores energéticos regionales. El modelo evaluó diferentes escenarios, incluidas demandas más bajas en sectores clave intensivos en carbono (aviación y productos químicos) y la incertidumbre en torno a la disponibilidad y el despliegue de tecnologías clave de captura, utilización y almacenamiento de carbono (CCUS) y emisiones negativas (NET).

En términos de la distribución regional de las reservas inextraíbles de combustibles fósiles, los investigadores señalan que Oriente Medio debe dejar sin explotar alrededor del 60% de las reservas de petróleo y gas, lo que, dado el gran tamaño de su base de reservas, también representará enormes volúmenes absolutos.

Además, las regiones con altas concentraciones de depósitos de petróleo de un coste relativamente alto y con elevado contenido de carbono también presentan proporciones altas de hidrocarburo que no debe extraerse, incluidas las arenas petrolíferas en Canadá (83%) y el petróleo ultrapesado en América Central y del Sur (73%).

Las diferencias regionales en la proporción de combustibles fósiles que deben permanecer sin extraer se deben a una combinación de factores que incluyen los costos de extracción, la intensidad de carbono de la producción y los costos de las tecnologías alternativas a los combustibles fósiles.

Welsby añadió: «Nuestras estimaciones de reservas inextraíbles y tasas de disminución de la producción probablemente estén subestimadas, dado que trabajamos usando solo un 50% de probabilidad de alcanzar 1,5° C y con una enorme incertidumbre sobre el despliegue de tecnologías de emisiones negativas. Sin embargo, si hay una voluntad política para cumplir con los compromisos asumidos en París, las reducciones en combustibles fósiles sugeridas en nuestro trabajo son totalmente factibles «.

Estudio de referencia: DOI: 10.1038/s41586-021-03821-8

Te puede interesar: Las refinerías de petróleo amenazan los objetivos del Acuerdo de París

Joan Lluís Ferrer

Joan Lluís Ferrer Colomar (Ibiza, 1967) es licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco (UPV-EHU). Desde 1988 ha ejercido el periodismo en prensa, radio y televisión en Bilbao, Catalunya y Baleares. Especializado en información ambiental, desde 2019 coordina la sección Crisis Climática en los periódicos de Prensa Ibérica. Desde 2020 dirige Verde y Azul, el canal de medio ambiente de Prensa Ibérica y Grupo Zeta.

4 comentarios

  • Me encantan estos artículos donde se inventan porcentajes sin ton ni son… aunque después los justifican con sesudos y carísimos estudios (que casualmente incluyen muchos viajes en avión para «investigar» o «reuniones»). Y todo para llegar a un 50% de probabilidad. ¿Me lo creo o no?

  • Nada más lejos de la realidad, les importa bastante poco la ecología, la naturaleza y la población a las multinacionales, no van a dejar nada en el subsuelo, por mejorar el planeta, lo van a dejar, porque ya no es rentable extraerlo a ciertas profundidades y además ya no es de una calidad óptima para fabricar Diésel, desde hace varios años las petroleras, están perdiendo miles de millones anuales que están saliendo de los impuestos, para mantener el circo, el petróleo barato es el que se termina.
    El 90 %de la energía primaria del mundo es fósil y se está agotando el barato, después el carbón, seguido del gas y el uranio también ha hecho tope y sólo podemos electrificar un 20% de nuestra sociedad y los ineptos de nuestros políticos, cortoplacistas no tienen ningún plan.
    No la ecología y todas estas gaitas, bastante le interesara a las multinacionales el midió ambiente, el dinero, ese si que les interesa

  • Nada más lejos de la realidad, les importa bastante poco la ecología, la naturaleza y la población a las multinacionales, no van a dejar nada en el subsuelo, por mejorar el planeta, lo van a dejar, porque ya no es rentable extraerlo a ciertas profundidades y además ya no es de una calidad óptima para fabricar Diésel, desde hace varios años las petroleras, están perdiendo miles de millones anuales que están saliendo de los impuestos, para mantener el circo, el petróleo barato es el que se termina.
    El 90 %de la energía primaria del mundo es fósil y se está agotando el barato, después el carbón, seguido del gas y el uranio también ha hecho tope y sólo podemos electrificar un 20% de nuestra sociedad y los ineptos de nuestros políticos, cortoplacistas no tienen ningún plan.
    No la ecología y todas estas gaitas, bastante le interesara a las multinacionales el medió ambiente, el dinero, ese si que les interesa