Verde y Azul
lince españa

Día mundial del lince: España debe llegar a los 3.500 ejemplares para salvarlo

Este domingo, día 12, se celebra el Día Mundial del Lince, una de las especies más emblemáticas de España. La organización ecologista WWF ha señalado, con tal motivo, que para alcanzar el estado de conservación “favorable” del lince ibérico hay que triplicar la población actual, que se sitúa en más de 1.100 ejemplares en toda la península, según el último censo.

WWF ha recordado, a través de un comunicado, que la población se ha multiplicado por doce, superando ya los mil ejemplares en 20 años, pasando de apenas 94 en el 2002 a esos más de 1.100 en el 2020.

Cómo llegar a salvar la especie es un reto que se ha propuesto resolver WWF, con el apoyo de la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, con el proyecto ‘20Lince40’.

WWF ha recordado que, a pesar del incremento del número de linces, hay que seguir trabajando para alcanzar una población totalmente viable y fuera de peligro, y para lograrlo es “imprescindible llegar al menos a 3.000-3.500 individuos, de los cuales 750 deberían ser hembras reproductoras”.

Cachorros de lince ibérico. Foto: Efe

Si se alcanzaran estas cifras en el 2040, se habría cumplido el principal de los objetivos del proyecto que está desarrollando la organización con el apoyo de la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

Para poder llegar a este número la organización considera necesario optimizar las actuaciones de conservación del lince y es justo lo que pretende ‘20Lince40’.

El seguimiento de la especie se realiza mediante fototrampeo, identificando manualmente cada individuo gracias a su patrón de pelaje único, lo que implica un trabajo muy meticuloso. Por ello se está trabajando en aplicar inteligencia artificial para realizar dicha identificación.

Por otro lado, se busca optimizar y abaratar las actuaciones de fomento de las poblaciones de conejo, la presa principal del lince, sin la cual no es capaz de reproducirse.

Al mismo tiempo, WWF aprovecha este día mundial para alertar sobre las principales amenazas que aún se ciernen sobre el lince ibérico.

La principal causa de mortalidad, a día de hoy, continúan siendo los atropellos, con más de 40 muertes el año pasado, y el furtivismo.

El lince ibérico es uno de los mamíferos más característicos de nuestro país y, sin embargo, estuvo a punto de desaparecer a principios de siglo, debido a la caza furtiva, los atropellos y la degradación de su medio natural.

Las políticas de conservación de este pequeño ‘gran felino’ de unos 40 centímetros de alto ha permitido que, dos décadas después, haya aumentado ostensiblemente su número en Andalucía, Extremadura y Castilla La Mancha, así como el sur de Portugal.

Los ejemplares de lince ibérico ya sobrepasan los 1.000, lo que supone que se han multiplicado por 10 en los últimos 25 años. Al haber logrado esta recuperación tan efectiva, el caso del lince ibérico se ha convertido en un verdadero ejemplo de conservación mundial.

Lince recién liberado. Foto: Efe

“Pocas especies son capaces de escapar de una situación tan crítica como ha estado el lince ibérico”, señala la entidad sin ánimo de lucro, WWF, quien afirma que ello solo ha sido posible gracias al “trabajo continuo” y la “colaboración” de más de 20 administraciones y organizaciones, además de muchos particulares.

Su trabajo ha consistido, desde finales de los 90 actuar in extremis directamente sobre el terreno en el que se encontraban los últimos reductos poblacionales de esta especie: Sierra Morena, los Montes de Toledo y Doñana. A través de acuerdos de custodia con las fincas cinegéticas, se ha logrado cambiar radicalmente la deriva de este animal.

Pero no es suficiente. A pesar de todo, el lince ibérico continúa en peligro de extinción –antes se encuadraba en las especies en peligro crítico de extinción– y las hembras reproductoras son, sin lugar a dudas, la salvación de este animal.

Como explican desde la asociación, “los números totales son importantes”, pero el número de hembras que puedan reproducirse constituirá “la cifra que marcará la viabilidad de la especie”.

Foto principal: Pinterest

Te puede interesar: Así es el lince ibérico: un maravilloso gato de 14 kilos

Joan Lluís Ferrer

Joan Lluís Ferrer Colomar (Ibiza, 1967) es licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco (UPV-EHU). Desde 1988 ha ejercido el periodismo en prensa, radio y televisión en Bilbao, Catalunya y Baleares. Especializado en información ambiental, desde 2019 coordina la sección Crisis Climática en los periódicos de Prensa Ibérica. Desde 2020 dirige Verde y Azul, el canal de medio ambiente de Prensa Ibérica y Grupo Zeta.

Hacer un comentario