Verde y Azul

Descubren los cinco tipos de relación entre gatos y dueños: ¿cuál es la tuya?

Dependientes, amistosos, informales, distantes, independientes… ¿cómo son los gatos en realidad con relación a sus dueños? Un nuevo estudio ha examinado el comportamiento de los gatos domésticos para comprender los tipos de relación que establecen con su dueño. El resultado es que se trata de relaciones que siempre funcionan en ambas direcciones, y se han identificado cinco tipos diferentes.

La investigación ‘Mi gato y yo: un estudio de las percepciones de los dueños de gatos sobre su vínculo y relación’, realizada por académicos de la Universidad de Lincoln, Reino Unido, involucró a casi 4.000 propietarios que respondieron a una serie de cuestiones sobre su propio comportamiento y el de sus mascotas.

Además de la investigación, la Universidad de Lincoln ha lanzado un nuevo cuestionario interactivo en su sitio web para que los dueños de gatos puedan averiguar qué tipo de relación tienen con sus compañeros felinos.

A pesar de la popularidad del gato como mascota, se sabe poco sobre su vínculo y relación con los dueños.

El estudio identifica y caracteriza los diferentes tipos de relación que los gatos pueden establecer con sus dueños mediante el uso de teorías sobre apego humano y apoyo emocional.

El cuestionario que se ha utilizado fue desarrollado para recopilar información sobre diferentes elementos emocionales. Éstos incluían la percepción del gato por parte del dueño como elemento de su hogar, el nivel de compromiso que mantiene el dueño con el gato, su sensibilidad respecto a las necesidades del gato y la consistencia de las interacciones del dueño con el gato.

De este modo, se identificaron cinco formas distintas de relación gato-dueño. Estas relaciones se pueden categorizar como: ‘Relación abierta’, ‘Asociación remota’, ‘Relación informal’, ‘Co-dependencia’ y ‘Amistad’.

El profesor Daniel Mills, especialista en comportamiento animal de la Universidad de Lincoln, afirmó: «Los gatos forman estrechas relaciones emocionales con los humanos, pero en realidad se sabe poco sobre esto. Como ocurre con cualquier relación social compleja, el tipo de vínculo entre el gato y el dueño es producto de la dinámica que se establece entre los dos individuos involucrados, junto con sus ciertos rasgos de personalidad”.

«Si bien muchos gatos pueden ser distantes, parece que esto no es tan común como se podría creer. La sociabilidad del gato y las propias expectativas del dueño pueden ser importantes, así como el nivel de inversión emocional que el dueño deposite en el animal parecen ser particularmente importantes para discriminar qué tipo de relación establecen ambos», añadió.

Estos son los tipos de relación descubiertos por los investigadores entre el dueño y el gato:

1.Relación co-dependiente:

En este caso, el gato a menudo ha llegado a depender de un dueño muy involucrado emocionalmente (el gato es muy importante para el dueño, posiblemente visto como familia o como un gran amigo).

El dueño suele jugar con regularidad con el gato y es visto como parte del mismo grupo social.

El gato no se relaciona bien con los demás (incluso es probable que se esconda cuando, por ejemplo, alguien llega a la casa). Este gato ha aprendido que las cosas buenas vienen cuando el dueño está cerca y, por lo tanto, hace un esfuerzo considerable para mantener la proximidad física con él. Esta relación es común entre los gatos que viven en un hogar de una sola persona sin acceso al aire libre.

2.La amistad

El dueño está implicado emocionalmente con el gato (se preocupa por él, lo ve como un buen amigo o como parte de la familia) y, a menudo, encontrará tiempo para jugar con él. El gato, a su vez, es muy cariñoso y amigable con el dueño (a menudo se sienta en su regazo). El dueño es visto por el gato no solo como parte del mismo grupo social, sino también como una base segura (alguien en quien buscar consuelo cuando el gato está preocupado).

El gato se relaciona bien con los demás (saluda o inspecciona a los visitantes que llegan a la casa y quizá visite algunos vecinos). Junto a la relación amistosa y cariñosa, el gato y el dueño pueden funcionar satisfactoriamente de forma independiente. A este gato le gusta estar cerca del dueño, pero no siente la necesidad de mantener la proximidad física con él. Incluso puede que la separación entre ambos no sea problemática para él.

3.Relación abierta

Los gastos de este tipo de relación reflejan la típica visión del gato como animal solitario e independiente. Estos gatos se relacionan bien con otras personas (son propensos a saludar a los visitantes o a visitar a los vecinos) y tienen alguna relación con el dueño, pero tienen poca necesidad de estar junto a él. Sí conviene que tengan acceso al exterior. Por ello, pueden ser vistos como indiferentes (posiblemente no se va a sentar sobre el dueño ni le lamerá las manos o el rostro).

4.Amistad remota

Los gatos de este tipo admiten cuidados del dueño, pero normalmente no lo considera un amigo cercano o parte de la familia. Puede que no sean muy cercanos emocionalmente, aunque el comportamiento del gato hacia el dueño puede ser bastante amistoso.

Estos gatos prefieren mantener la distancia de las personas (dueño y otros), posiblemente porque carecen de confianza. No lamerán las manos y la cara del dueño, ni buscarán al dueño aunque estén preocupados.

5.Relación informal

Estos gatos siempre han preferido la vida al aire libre a la vida en sus ajetreados hogares. A menudo visitarán varias casas en su territorio (posiblemente tengan más de una casa, incluso) y pueden llegar a estar fuera durante días.

A pesar de que estos gatos se comportan de forma amistosa con el dueño, no intentarán permanecer cerca de su cuidador (de hecho, es probable que hagan un esfuerzo por poner cierta distancia con él).

Estudio de referencia y cuestionario: DOI: 10.3390/ani11061601

Te puede interesar: Día Mundial del Gato: descubre el origen silvestre de esta mascota

 

Joan Lluís Ferrer

2 comentarios