Verde y Azul
lobby petróleo

Denuncian la presencia de 503 personas del ‘lobby’ del petróleo en la COP26

Gracias a la publicación de la lista de asistentes a la COP26 por parte de la ONU ha sido posible saber que la delegación más numerosa no corresponde a ningún país, por muy importante que éste sea, sino a la industria de los combustibles fósiles: petróleo, gas y carbón. Y es que el lobby desplazado a Glasgow por estas empresas incluye a 503 personas, según ha dado a conocer la organización conservacionista Global Witness.

Esta entidad sospecha que las 503 personas de la industria del petróleo, el gas y el carbón acreditadas en la cumbre tendrían como principal objetivo presionar a favor de los intereses de estas empresas, por lo que consideran que debería estar prohibida su presencia en esta reunión mundial.

“La industria de los combustibles fósiles ha pasado décadas negando la crisis climática y retrasando acciones reales para detener sus efectos, razón por la cual esto se ha convertido en un problema tan grande”, señaló el portavoz de Global Witness, Murray Worthy.

Este activista añadió que la influencia de este lobby del petróleo “es una de las principales razones por las que 25 años de conversaciones sobre el clima en el seno de la ONU no han llevado a recortes reales de las emisiones globales”, recoge la BBC.

Extracción de petróleo. Foto: Reuters

Ni siquiera Brasil, que es uno de los países con más asistentes acreditados (479) iguala a la delegación desplazadas por las empresas de los combustibles fósiles. Gran Bretaña, que organiza el evento en Glasgow, tiene inscritos 230 delegados.

Para definir a alguien como miembro del lobby de esta industria las entidades Global Witness, Corporate Accountability y otras ONG afirman que juegan este papel todas las personas que forman parte de una delegación comercial o de un grupo que representa los intereses de las empresas de petróleo y gas.

Bajo este criterio, identificaron en el listado oficial de asistentes a la cumbre a un total de 503 personas relacionadas con estos intereses.

Además, descubrieron que los lobistas forman parte de las delegaciones de 27 países, incluidas Canadá y Rusia.

Paradójicamente, el lobby de los combustibles fósiles en la COP26 es más numerosos que la suma de las delegaciones de los ocho países más afectados por el cambio climático en los últimos 20 años.

Más de 100 empresas de combustibles fósiles están representadas en la cumbre, con 30 asociaciones comerciales y organizaciones relacionadas con el sector, según estas entidades.

Foto: Efe

Uno de los mayores grupos identificados ha sido la Asociación Internacional de Comercio de Emisiones (IETA), que ha desplazado a la COP26 un total de 103 delegados, incluyendo a tres personas de British Petroleum (BP).

“Se trata de una asociación que tienen un número enorme de empresas de combustibles fósiles entre sus miembros. Su agenda está impulsada por las empresas de combustibles fósiles y sirve a los intereses de las empresas del sector”, explicó Worthy.

“Estamos viendo la presentación de soluciones falsas que parecen ser una acción climática, pero que en realidad están preservando el status quo e impiden adoptar acciones claras y sencillas para dejar de extraer combustibles fósiles, que sabemos que es la solución real para la crisis del clima”, añadió.

La industria justifica su presencia en la cumbre

En cambio, IETA alega que su razón de ser es la de encontrar los medios más eficientes del mercado para reducir emisiones. Aseguran que entre sus miembros se encuentran empresas de combustibles fósiles, pero también una gran variedad de otros sectores.

“Tenemos bufetes de abogados, desarrolladores de proyectos, gente que está instalando tecnologías limpias en todo el mundo… también son miembros de nuestra asociación”, manifestó Alessandro Vitelli, portavoz de IETA.

Foto: Efe

Para este portavoz, “no se trata de que todo vaya a parar de la noche a la mañana y, de repente, un día ya no haya emisiones por la combustión de combustibles fósiles. Hay un proceso de transición en marcha y los mercados de carbono son la mejor manera de garantizar que esto se lleve a cabo”, explicó.

Las entidades conservacionistas recuerdan, a modo de precedente, que la Organización Mundial de la Salud (OMS) no se tomó en serio la prohibición del tabaco hasta que todos los representantes de la industria tabaquera fueron excluidos de los reuniones de la OMS. Por ello, piden que ahora se haga lo mismo con el lobby de las empresas de petróleo, gas y carbón en la COP.

Te puede interesar: La ONU abronca a los países por sus planes climáticos poco claros

Joan Lluís Ferrer

Joan Lluís Ferrer Colomar (Ibiza, 1967) es licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco (UPV-EHU). Desde 1988 ha ejercido el periodismo en prensa, radio y televisión en Bilbao, Catalunya y Baleares. Especializado en información ambiental, desde 2019 coordina la sección Crisis Climática en los periódicos de Prensa Ibérica. Desde 2020 dirige Verde y Azul, el canal de medio ambiente de Prensa Ibérica y Grupo Zeta.

1 comentario