Verde y Azul
aves tendidos

Castilla y León: 13,7 millones para evitar la muerte de aves en tendidos eléctricos

Las comunidades autónomas continúan tramitando las ayudas recibidas desde el Gobierno español para adaptar los tendidos eléctricos con sistemas que eviten la colisión y electrocución de aves. Castilla y León, por ejemplo, está ya elaborando el listado de instalaciones que deben ser adaptadas y para ello ofrece las ayudas correspondientes, que en este caso superan los 13 millones de euros.

La Junta de Castilla y León ha abierto un plazo que culminará el próximo 30 de noviembre para que las empresas titulares de líneas eléctricas que atraviesan la Comunidad notifiquen aquellas instalaciones que no se adecúan a la normativa actual para prevenir daños contra la avifauna. Cada año mueren miles de aves por colisiones o electrocución en los tendidos eléctricos, lo que se ha convertido ya en la principal amenaza para numerosas especies protegidas. Castilla y León recibe 13,7 millones de euros de los 60 millones destinados por el Gobierno central a toda España para mejorar las líneas eléctricas.

El Boletín Oficial de Castila y León publicó el miércoles el referido anuncio de la Dirección General de Patrimonio Natural y Política Forestal, para determinar las líneas eléctricas afectadas por el Real Decreto 1432/2008, de 29 de agosto, por el que se establecen medidas para la protección de las aves contra la colisión y la electrocución en líneas eléctricas de alta tensión.

Se trata de uno de los primeros pasos ya anunciados el pasado día 27 de abril por parte de la Junta de Castilla y León en una jornada específica sobre la problemática de los tendidos eléctricos y la mortalidad de avifauna por colisión y electrocución en esta comunidad autónoma.

El objetivo de esta jornada era dar a conocer a los titulares de tendidos eléctricos y a otras empresas y colectivos relacionados las ayudas y actuaciones que ha previsto la Junta de Castilla y León para reducir el riesgo de accidentes de aves en estas infraestructuras, en el marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia.

Ejemplar de buitre leonado muerto en un tendido. Foto: Agencias

De esta forma, con el listado que ahora se empezará a elaborar se tendrá conocimiento de aquellos tendidos que precisan apoyo financiero para adoptar las medidas necesarias para evitar afección a la avifauna.

En este sentido, se ha habilitado una nueva financiación para continuar con el proceso de adaptación de líneas eléctricas a la necesaria protección de la avifauna de la Comunidad, ha añadido la Junta.

En el marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, la Conferencia Sectorial de Medio Ambiente del pasado 14 de abril acordó la distribución territorial de créditos, asignándose a Castilla y León un importe de 13,7 millones de euros, de los 60 millones aprobados a nivel nacional, para realizar todas aquellas actuaciones necesarias para la corrección de tendidos eléctricos.

Con el fin de ejecutar las correcciones objeto de estos fondos antes del 31 de mayo de 2026 y conseguir una corrección de 4.591 apoyos en instalaciones eléctricas, se prevé ampliar el inventario de líneas eléctricas que no se ajusta a las prescripciones técnicas publicado mediante la Resolución de 17 de febrero de 2012 de la Dirección General de Energía y Minas.

Bosque de torres eléctricas en la Península. Foto: Agencias

Esta nueva publicación, que pretende abarcar no sólo las empresas de distribución sino también tendidos eléctricos de propiedad particular, está prevista que vea la luz a finales de este año 2021 lo que permitirá articular una primera concesión en el primer semestre del año 2022.

Se prevé igualmente hacer una segunda actualización de líneas que no se adecúan al Real Decreto 1432/2008, de 29 de agosto, en el primer semestre del año 2023 para proceder a una nueva concesión a finales del año 2023, que posibilite llegar al hito de ejecución marcado por la Conferencia Sectorial de Medio Ambiente, del 50 % de los fondos otorgados.

Un estudio realizado por la Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirdLife), financiado por la Fundación MAVA y BirdLife International, sobre el impacto de la colisión de aves en líneas eléctricas apunta a que podrían estar muriendo al menos cinco millones de aves anualmente en España. Este fenómeno es considerado actualmente como una de las mayores amenazas que sufren las aves en Europa y, de hecho, es su primera causa de muerte.

El análisis se ha realizado a lo largo de las principales rutas migratorias de las aves en nuestro país y contempla también la valoración de la eficacia de las medidas que se están implementando para evitar las colisiones.

Te puede interesar: 60 millones de euros para prevenir la muerte masiva de aves en tendidos eléctricos

Joan Lluís Ferrer

Joan Lluís Ferrer Colomar (Ibiza, 1967) es licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco (UPV-EHU). Desde 1988 ha ejercido el periodismo en prensa, radio y televisión en Bilbao, Catalunya y Baleares. Especializado en información ambiental, desde 2019 coordina la sección Crisis Climática en los periódicos de Prensa Ibérica. Desde 2020 dirige Verde y Azul, el canal de medio ambiente de Prensa Ibérica y Grupo Zeta.

Hacer un comentario