Verde y Azul
energía solar Catalunya

Aumento exponencial de la energía solar doméstica en Catalunya

Despegue acelerado de la instalación de energía solar en viviendas. Los paneles fotovoltaicos de autoconsumo (es decir, de implantación doméstica) viven un verdadero auge en Catalunya desde octubre de 2018, cuando se anunció la derogación del llamado ‘impuesto al sol’, un crecimiento exponencial que ha llevado a que actualmente la comunidad sume un total de 13.296 instalaciones de este tipo.

La eliminación del citado impuesto (que creó el Gobierno del PP), junto con los exagerados precios del recibo de la luz que vive el país desde hace meses parecen ser decisivos en el despegue de la energía solar en casas particulares y pequeñas empresas.

Una muestra del incremento vertiginoso es que solo en la primera parte de este año se han dado de alta 5.071 instalaciones, casi tantas como en todo 2020, cuando Cataluña sumó un total de 5.866, según datos del Institut Català d’Energia (Icaen), dados a conocer por Efe.

El autoconsumo de energía eléctrica consiste en la producción de electricidad para el consumo propio y se hace mediante instalaciones de energía solar fotovoltaica que transforman directamente la radiación solar en electricidad.

Las instalaciones de este tipo pueden ser individuales, como las instaladas en viviendas, o colectivas, como en un polideportivo o en un edificio público, por ejemplo.

De 259 en 2017 a más de 5.000 en lo que va de 2021

Los datos del Icaen ponen de manifiesto que la pandemia no ha frenado, ni de lejos, el ‘boom’ del autoconsumo de energía solar en Catalunya.

Si hasta 2017 apenas había 259 instalaciones de este tipo en Catalunya -contando las 141 de ese año y las registradas en años anteriores-, en 2018 se dieron de alta 422; en 2019 se añadieron 1.678; se registraron 5.866 el año pasado, marcado por la pandemia, y solo en el primer semestre del año se han instalado 5.071 más.

El crecimiento año a año arroja porcentajes de incremento espectaculares, todo ello gracias a la eliminación del llamado ‘impuesto al sol’, un cargo transitorio que se imponía a los autoconsumidores por la energía generada y consumida en la propia instalación.

Es previsible que en los próximos años continúen creciendo sustancialmente las placas solares para el autoconsumo, ya que al interés de los usuarios por rebajar la factura de la luz se une el de las administraciones por estimularlas.

En esta línea, la Generalitat anunció recientemente subvenciones por importe de 35 millones de euros para la instalación de placas fotovoltaicas en comunidades de vecinos.

Menos de 5 kilovatios de potencia

El 76 % de las instalaciones de autoconsumo de energía solar dadas de alta en Catalunya tiene menos de 5 kW de potencia, lo que se asocia a consumos principalmente de carácter doméstico.

Así pues, aunque hay instalaciones de autoconsumo de mayor potencia (entre 5 y 25 kW (19,18 %), entre 25 y 100 kW (4,23 %) y de más de 100 kW (0,5 %), la potencia conjunta de todo el autoconsumo fotovoltaico en Catalunya apenas superaba los 100 MW al cierre del primer trimestre de este 2021.

Ello supone, también con datos de 2020, que el autoconsumo con energía solar solo suponía el 0,26 % de la generación bruta de electricidad en Catalunya, y el 1,32 % de la generación de electricidad con fuentes renovables, frente al 54,9 % del total de la energía que aportan las nucleares.

En este sentido, el último informe elaborado por el Observatorio de las Energías Renovables de Cataluña sostiene que el repunte del autoconsumo y de la biomasa térmica son prácticamente los únicos aspectos positivos de la situación de las renovables en Catalunya al cierre de 2020.

Y es que Catalunya solo puso en servicio en 2020 un total de 4,09 MW de renovables, todos ellos de fotovoltaica, por lo que este tipo de energía suma una potencia instalada de 3.985,26 MW, de los que 1.271 MW corresponden a eólica y 273 MW a fotovoltaica.

Lejos del objetivo

Catalunya, pues, está realmente lejos de cumplir los objetivos de implantación de renovables marcados para 2030, puesto que necesita poner en servicio 4.000 megavatios de eólica y unos 6.000 MW de solar fotovoltaica hasta ese año, lo que supone entre 400 y 600 MW de cada una al año.

El Observatorio, integrado por APPA Renovables, la Asociación de Productores y Usuarios de Energía Eléctrica (Apuee), Cecot, el Clúster de la Bioenergía de Cataluña, el Clúster de la Energía Eficiente de Cataluña, el Clúster Solar Solartys, Eoliccat, el Instituto de Investigación de Energía de Cataluña (Irec), Pimec y Unefcat, también alertaba de las consecuencias que puede tener la modificación del decreto de renovables que prepara el Govern.

La consellera de Acción Climática, Teresa Jordà, ya anunció a principios de julio que los promotores de renovables necesitarán el acuerdo explícito de propietarios de terrenos y de ayuntamientos para poner en servicio instalaciones de energía renovable.

Te puede interesar: Autoconsumo energético: ¿qué opciones hay para poner una instalación en casa?

1 comentario

  • Desde luego la energía limpia y verde es lo mejor.
    Pero desde luego la seguridad que nos enseña la fotografía me encanta!! Donde esta la línea de vida, los epis, arnés